Menú Buscar
Un sin techo en una gran ciudad / EFE

Acoger a los sin techo reduce el gasto en sanidad y justicia

Son las conclusiones del programa de reinserción social estadounidense

18.10.2016 20:09 h.
2 min

El psicólogo estadounidense Sam Tsemberis ha defendido en Barcelona el modelo neoyorquino denominado Housing First, en el que el acceso a la vivienda resulta prioritario para mejorar la vida de las personas que viven en la calle. Este es un sistema que, además, reduce los gastos del estado en sanidad y en justicia.

Housing First promueve que las personas que hace tiempo que viven en la calle puedan acceder a un alojamiento permanente con el apoyo de un equipo multidisciplinar. Los especialistas que han elaborado el programa de inclusión social valoran, sobretodo a las personas, qué es lo que quieren, cuándo lo necesitan y cómo tratarlas.

Los sin techo rechazan instalarse en un gran edificio con otras personas que padecen trastornos mentales. Tampoco buscan la relación con los trabajadores sociales. Las personas que sufren alguna enfermedad mental o bien alguna adicción prefieren vivir solas en un entorno que les resulta más confortable. Mediante este sistema son 14 las ciudades estadounidenses que han conseguido reducir en un 36% el número de personas que son veteranos de guerra y que viven en la calle.

El programa avala a los inquilinos

El Pathways Housing First Institute se encarga de buscar viviendas en las zonas de las ciudades donde los pisos son más baratos. Así, los homeless pueden acceder a estas viviendas como inquilinos. La entidad asume riesgos ya que debe avalar a éstos inquilinos y garantizar a los propietarios que se hará cargo de los mismos.

El programa nació con la vocación de ayuda a éstas personas y, en ningún caso, pretende imponer sus condiciones. Tsemberis ha concluido que el viaje de cada persona en su proceso de recuperación es diferente.