Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Técnico en el río Besòs / ACA

La ACA ve una "alteración puntual" del agua del Besòs tras el incendio de Montornès

La Agencia Catalana del Agua estudia las afectaciones en la fauna y constata una "mortandad" de peces debido a la contaminación

3 min

La Agència Catalana de l'Aigua (ACA) ha informado de que se ha constatado una "alteración puntual" de la calidad del agua del río Besòs tras el incendio en un polígono industrial de la localidad barcelonesa de Montornès del Vallès del pasado 18 de marzo.

Lo han concluido por las analíticas tomadas el día 19, tras la llegada al medio de una parte de las aguas resultantes de la extinción del fuego, según detalla en un comunicado este martes.

Contaminación

Los primeros resultados constatan que el incidente es "menor" al de diciembre de 2019, tanto en la concentración como en la cantidad de compuestos contaminantes detectados en el medio.

Hay concentraciones elevadas de compuestos volátiles (un total de 25 disolventes orgánicos), "muy por encima de lo que se puede detectar habitualmente en este tramo de río", principalmente acetonas, acetato de metilo y acetato de propilo.

Además, se observó una reducción muy importante de estos compuestos en los muestreos del día 21, "evidenciando que las concentraciones ya prácticamente estaban normalizadas salvo alguna pequeña punta" en tramos próximos a la depuradora del municipio.

"Afectación local"

"Todo indica, por tanto, que la afectación fue local" en la zona próxima al incendio (el tramo final del río Congost e inicio del Besòs), porque en las muestras tomadas aguas abajo el día 19, en Montcada i Reixac, se observaron concentraciones de disolventes orgánicos superiores a lo habitual pero en grado muy inferior, y las analíticas del 21 mostraban niveles normales.

Las lluvias del fin de semana, que doblaron el caudal habitual del río de 3 a 6 metros cúbicos por segundo, "contribuyeron a una mayor y rápida dilución".

Fauna

La ACA está impulsando varios contratos para el muestreo de peces, invertebrados y diatomeas (un tipo de alga unicelular) para evaluar el efecto del incidente sobre la comunidad biológica y el estado de la masa de agua.

"Hace falta tener en cuenta que el incidente provocó la mortandad de varios centenares de peces", ha apuntado la agencia pública.