Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El doctor José Nebot mira una radiografía / VITHAS

El abuso del móvil lleva cada vez a más menores al traumatólogo

La mala utilización de este tipo de dispositivos provoca patologías lumbares y cervicales que derivan en dolor de cabeza, mareos e incluso obesidad

4 min

La Asociación Española de Pediatría ha vuelto a poner énfasis en la necesidad de controlar el abuso de los dispositivos tecnológicos que hacen los menores y adolescentes porque a la larga les ocasionará problemas físicos, como patologías lumbares y cervicales. Así lo recuerda José Nebot, traumatólogo de Vithas Valencia Consuelo y Vithas Castellón. El doctor advierte que la utilización inadecuada puede ocasionar problemas musculoesqueléticos en el futuro.

“Son cada vez más los niños y jóvenes que padecen de dolor de cuello, rigidez en los dedos y cefaleas a medida que se vuelven más dependientes de los móviles y aumentan sus horas de consumo”, señala el doctor Nebot.

Tensión en hombros y cuello

La causa principal que puede originar estas lesiones son "escribir o mirar en la pantalla mientras se va caminando al no mantener el eje de alineación del cuerpo, pues el cuello va doblado. Esta situación provoca una sensación de tensión en la zona de los hombros y el cuello en la que los trapecios y la escápula se sobrecargan en exceso”, aclara.

El dolor y rigidez en las manos y los dedos son otra consecuencia negativa del mal uso de los dispositivos, puesto que “al pasar tantas horas tecleando se siente incluso un cierto hormigueo y las tendinitis son cada vez más habituales”.

Lesiones crónicas

Inclinar la cabeza continuamente para mirar el teléfono es causa habitual de las cefaleas. “El origen es un dolor en la nuca que puede empeorar y conducir a una neuralgia occipital, lo que da lugar a fuertes dolores de cabeza a modo de pinchazos cuyo dolor puede incluso puede provocar presión en los oídos y los globos oculares. Además, se puede tener sensación de mareos”, afirma el especialista.

El dolor de espalda puede llegar a ser crónico si se pasan demasiadas horas sentados frente a la pantalla de un ordenador. Es un mal cada vez más asociado a los jóvenes que se denomina síndrome del ordenador, que provoca no pocos daños. Dolor de espalda, resequedad ocular, tendinitis de palma o muñeca, problemas de visión, contracturas, obesidad, retención de líquidos y dolor de cuello son síntomas suficientes para dar la voz de alarma.

Recomendaciones

“Lo más importante es corregir y aplicar una buena higiene postural para evitar problemas futuros como hernias discales lumbares o cervicales, ya que la columna vertebral y los hombros se resienten y el cuello se ve dañado”, recomienda este especialista.

Desde su experiencia, lanza una serie de recomendaciones que pueden ayudar a paliar este tipo de lesiones. “Hay que hacer estiramientos antes y después de jugar, levantar unos centímetros la televisión o el monitor para no encorvarse y mantener la mirada en dirección recta”, enumera. “Es muy importante la prevención”, concluye el doctor José Nebot.

Destacadas en Crónica Vida