Menú Buscar
Contaminación en Vietnam / EFE

Abril fue el mes con más emisiones de CO2 de la historia

Superó el récord de emisiones de dióxido de carbono de los últimos 800.000 años

3 min

El dióxido de carbono y su impacto en el cambio climático se han convertido en el principal rival a batir de gobiernos, asociaciones medioambientales y grupos ecologistas. El aumento de las emisiones de CO2 llega siempre acompañado de efectos devastadores que ponen en peligro la integridad de nuestro planeta. Por ejemplo, el aumento del nivel del mar, la temperatura terrestre, la sequía, las enfermedades, la decadencia de la biodiversidad… Y esto es solo el principio.

La situación podría ser mucho peor en unos años. Sobre todo, tras los resultados del último estudio del Instituto Scripps de Oceanografía de la Universidad de California, en Estados Unidos. Asegura que el pasado abril se alcanzó el récord de emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera de los últimos 800.000 años. Un registro que corresponde a un umbral histórico de 414 ppm, es decir, partes por millón. Una auténtica barbaridad en comparación con la cifra que inauguró esta lectura en 1958: 315 partes por millón.

Capa de contaminación que cubre Madrid / EFE

Capa de contaminación que cubre Madrid / EFE

¿Cómo hemos llegado hasta este punto? Muy sencillo, por culpa de la conducta reiterada del ser humano. Para reducir las emisiones de CO2 y gases contaminantes solo hay que limitar el uso de vehículos privados, utilizar bombillas de bajo consumo, no recurrir tanto al aire acondicionado, comprar electrodomésticos más eficientes o restringir el uso excesivo de agua. Pequeños hábitos con un gran impacto en nuestro planeta. Sin embargo, la realidad es totalmente distinta. “Seguimos quemando combustibles fósiles. El dióxido de carbono sigue acumulándose en el aire. Es tan simple como eso”, asegura Ralph Keeling, científico a cargo de la investigación.

Causa de muertes

El dióxido de carbono no solo influye en el ecosistema, también en la supervivencia del ser humano. Más de 31.000 españoles fallecieron en 2017 a causa de la contaminación atmosférica. Ese aire adulterado motiva la aparición de enfermedades cardíacas, respiratorias e, incluso, cáncer. Sin mencionar el impacto económico que supone.

Niño usando mascarilla para protegerse de la contaminación / EFE

Niño usando mascarilla para protegerse de la contaminación / EFE

Una conducta mucho más presente en jóvenes de entre 25 y 35 años, el perfil más contaminante según un estudio reciente. Este rango de edad genera, de media, 18 toneladas de dióxido de carbono al año. Nada en comparación con los adultos de entre 36 y 45 años, que emiten casi 11 toneladas; o los adolescentes, que son los que menos contaminan, con cinco toneladas anuales.