Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un paciente de coronavirus realiza ejercicios de rehabilitación / AMLR

Así viven los 250 pacientes con Covid persistente del Hospital de Can Ruti

La Fundación Lucha contra el Sida creó en junio una unidad para enfermos con síntomas duraderos del virus

Víctor Recacha
4 min

La Fundación Lucha contra el Sida y las Enfermedades Infecciosas ha atendido a más de 250 personas con síntomas duraderos de Covid desde la creación de un equipo especializado en junio. La función de esta Unidad de Covid Persistente es el cuidado de los pacientes que siguen sufriendo los efectos del coronavirus meses después de haberlo superado.

Las causas de este problema del que los científicos llevan tiempo alertando aún se están estudiando, pero todo apunta a los cambios que sufre el sistema inmunitario por la infección del coronavirus. Con esta unidad, la fundación creada por el doctor Bonaventura Clotet y ubicada en el Hospital Germans Trias (Can Ruti) de Badalona atiende a los pacientes a la vez que desarrolla un estudio clínico para entender mejor la enfermedad.

 

COVID-19: síntomas tras pasar la enfermedad / DW

Estudiar las causas

"Queremos entender si nos enfrentamos al síndrome posviral, como con otros virus, y encontrar tratamientos que mejoren la calidad de vida de estos pacientes", explica Marta Massanella, del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa. La investigadora es quien capitanea la unidad junto con la doctora Lourdes Mateu, médica del Germans Trias.

El problema puede deberse, según Massanella, “a procesos patológicos típicos del virus, o a una respuesta exagerada del sistema inmunitario del paciente". La fundación espera que los datos clínicos de estas más de 250 personas puedan ayudar a avanzar en la investigación de estas hipótesis.

Un paciente de Covid realiza ejercicios de rehabilitación / ERS

 

Un paciente de Covid realiza ejercicios de rehabilitación / ERS

En buenas manos

“Estoy en manos de la gente del Hospital de Can Ruti y me siento muy cuidada”, asegura Sílvia Soler, una de los 1.200 miembros que tiene en Cataluña el Colectivo de Afectados Persistentes por el Covid. Soler sufre síntomas de coronavirus desde marzo.

La paciente padeció una neumonía, disfonía, erupciones, dolores musculares y perdió el gusto y el olfato. “Sigo enferma”, expresa con voz afónica. “Tengo niebla mental, incapacidad para concentrarme y recordar las cosas más inmediatas, dolores articulares que me impiden hacer una vida normal”.

Un trabajador médico desinfecta a su compañero en un hospital / EP

 

Un trabajador médico desinfecta a su compañero en un hospital / EP

Intervención integral

Soler destaca: “Nos están haciendo rehabilitación física, aparte de la nutrición y la psicología”. El equipo médico considera que esta perspectiva global es clave para poder entender mejor la complejidad del Covid persistente a la espera de los resultados de los estudios que se están haciendo sobre la materia.

Una enfermera junto a virus de Coronavirus vistos en microscopio / FLSIDA

 

Una enfermera junto a virus de Coronavirus vistos en microscopio / FLSIDA

Los servicios de la unidad incluyen también cardiología, neumología y reumatología. “Nos están atendiendo de forma integral”, resume Soler. “Es decir, intentando ver qué nos pasa y no solo tapando los síntomas”.