Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Entrada a los juzgados, donde se juzga a un hombre que intentó matar a sus vecinos / MAPS

Condenan a 21 años de cárcel a un monitor que prostituyó a cuatro menores en Reus

El acusado, de 44 años, cumplirá un máximo de nueve después de que se le aplicara el atenuante de enajenación mental al ser discapacitado

3 min

La Audiencia de Tarragona ha condenado, en un acuerdo de conformidad, a 21 años de cárcel a un monitor de deportes y entrenador de fútbol que abusó y prostituyó a cuatro menores de edad en Reus, entre el 2016 y el 2019.

La sentencia aplica el atenuante de enajenación mental, al reconocer que el hombre tiene acreditado un grado de discapacidad del 65%, y ya es firme, aunque de los 21 años de condena en la cárcel cumplirá un máximo de nueve.

La condena

La condena se desglosa en tres delitos continuados de abusos sexuales a menor de 16 años (tres años cada uno); tres de inducción a la prostitución a menor de 16 años (tres años cada uno); abusos sexuales a menor de edad (un año y medio de prisión) y corrupción de menores (otro año y medio).

Una vez cumplida la pena de cárcel, durante siete años estará en libertad vigilada, no podrá trabajar en nada relacionado con menores ni comunicarse por ningún medio con las víctimas ni acercarse a menos de 250 metros de ellas.

Ofrecía dinero

El hombre, de 44 años y discapacitado, aprovechó una visita al hospital a una niña de 10 años para tocarla, aunque la menor pudo impedir parte de los abusos y se lo contó a su madre. Sin embargo, dos años después, el hombre le ofreció dinero a cambio de sexo en varias ocasiones, a lo que la niña se negó.

La segunda víctima tenía 11 años, estaba tutelada por la Dirección General de Atención a la infancia y a la adolescencia (DGAIA) y frecuentaba el domicilio del agresor con una amiga y su novio, pariente lejano del condenado. El penado abusó de ella y entre el 2017 y el 2019, le daba entre 20 y 50 euros por mantener relaciones y le obligó a hacerle una felación un día que se negó.

En casa y en el colegio

La tercera víctima es la amiga con la que acudía al piso del agresor, a la que daba dinero a cambio de tocarla desnuda y masturbarle, tanto en su domicilio como en un colegio de Reus, al que tenía acceso como entrenador de fútbol. La cuarta víctima trabajaba como cuidadora de la madre del agresor en el piso de él y cuando tenía 15 años, se negó a mantener relaciones a cambio de dinero, pero a los 16 años, accedió en varias ocasiones.

Las familias y, posteriormente la DGAIA, denunciaron los hechos a los Mossos d'Esquadra a primeros del 2019 y el juez decretó cárcel provisional para el agresor.