Menú Buscar
Un grupo de alumnos se dirige a sus aulas en barracones / EFE

20.000 alumnos catalanes empezarán el curso en barracones

La masificación de los institutos y las obras inacabadas de nuevos centros obligan a instalar módulos prefabricados

2 min

Los barracones sustituirán las aulas para 20.000 alumnos catalanes en el curso 2016-2017. Hasta 450 centros de educación infantil, primaria y secundaria contarán este año con módulos prefabricados. Los motivos: falta de espacio en los institutos y escuelas actuales y las obras inacabadas de nuevos centros.

En Barcelona, cuatro centros abrirán en barracones: tres colegios y un instituto. En total, costarán más de un millón de euros al Consorci d’Educació de Barcelona. “Las condiciones de los módulos, en general, son buenas; algunos hasta tienen aire acondicionado y los profesores lo prefieren”, aseguran fuentes del sector.

Barracones sin fin

Se trata de una solución provisional que a veces se perpetúa. Es el caso de la escuela Can Fabra, en el barrio de Sant Andreu de Barcelona. Tras siete años en barracones, sus 400 alumnos estrenarán este curso las instalaciones del nuevo centro.

En 2009, tres grupos de primero de preescolar empezaron a usar los módulos. En septiembre, empezarán cuarto de primaria. Las escuelas Entença, La Sagrera y La Llacuna, y el instituto Maria Espinalt se añaden este próximo curso a los centros educativos instalados en barracones en Barcelona.

Una cuestión de espacio

Pero no siempre que falta espacio se habilitan módulos prefabricados. Fuentes de la CGT critican que en algunas ocasiones se trasladan grupos de secundaria, los que más han crecido a raíz del boom demográfico de principios de siglo, a aulas de primaria.

Es el caso del IES Ribot i Serra, en Sabadell. “Las aulas de primara no están adaptadas a las necesidades de ESO y Formación Profesional”, afirman. Las ratios son distintas, y el espacio es escaso: en clases destinadas a un máximo de 25 alumnos se meten hasta 40 estudiantes.