Menú Buscar
Representación de los vecinos del Raval contra la venta y consumo de drogas en el barrio / VEÏNAT RAVAL-ACCIO RAVAL

195 personas compran heroína en una hora en un piso del Raval

Vecinos del barrio confeccionan sus propias estadísticas y detallan los perfiles de los habituales compradores

31.08.2017 00:00 h.
4 min

60 días ininterrumpidos de caceroladas cada noche para reclamar la venta de drogas en el Raval, no han alcanzado para ahuyentar a narcos ni a drogadictos. “Cronometramos que entre las 12 y la 1.30 de la madrugada --un lapso de una hora y media-- entraron 195 personas a comprar heroína en un piso de la calle Roig 22”, asegura Carlos, miembro de la plataforma Veïnat del Raval, que, junto a Acció Raval, organizan cada noche a las 22 horas, desde hace dos meses, caceroladas en protesta contra los narcopisos.

Carlos --quien aclara que por común acuerdo de la asociación Veïnat del Raval y Acció Raval los vecinos dan sus nombres, pero no sus apellidos-- explica que en los perfiles de quienes suelen comprar la droga en el narcopiso de calle Roig es muy variado, ya que se trata de "miles de personas" quienes se acercan allí cada día. “Entran hombres con traje que vienen de la oficina, mujeres embarazadas, jóvenes de 15 años con su botellita de Fanta en la mano, y muchos italianos, se podría decir que un 80%, y también personas que hablan alemán”.

Heroína desde los 80’

El consumo y venta de heroína en el Raval no es nuevo. En la década de 1980 ya se detectaban casos, pero había disminuido, hasta que hubo un nuevo ‘boom’ en diciembre del año pasado.

Los reclamos organizados por las plataformas vecinales han comenzado en junio de este año, con las caceroladas cada noche y las denuncias por casos puntuales que han devenido en operativos de allanamiento de pisos por parte de los Mossos y la Guardia Urbana. El martes por la noche se cumplieron las 60 caceroladas ininterrumpidas, y los vecinos calculan que hubo unos 125 participantes. 

 

Cacerolada número 60 de los vecinos del Raval /CG 

Ejercicio de ‘fuerza ciudadana’

Pero nada de lo hecho hasta ahora ha sido suficiente, al contrario. Los vecinos han llamado a una manifestación el sábado 9 de septiembre a las 18 horas, en calle Ramallers, frente a la sede del distrito, con el fin de enseñar el poder del “ejercicio de la fuerza ciudadana”.  

Para la manifestación del día 9 tienen por objetivos juntar gente, no solo del barrio sino apoyos externos, para enviar un mensaje claro a Madrid: “queremos que el Gobierno central se de cuenta que la ley es demasiado permisiva con el tema de la okupación, no puede ser que la Guardia Urbana o los Mossos para poder abordar un proceso en un piso tengan que esperar de uno a seis años”.

Temor

Como parte integrante del colectivo, Carlos dice que no están en contra de la okupación en sí, “entendemos cuando hay una familia con hijos que no tiene dónde vivir”, lo que reclaman es la okupación con fines ilícitos.

En cuanto al clima que se vive en el barrio, el vecino del Raval revela que el pasado lunes, ha habido una pelea en la que han resultado heridos “dos yonkis que se agarraron a puñaladas”. El reclamo de los vecinos es por eso, “porque no queremos ser nosotros los próximos”.