Menú Buscar

17A: La conspiración de Torra y Colau

El independentismo se aferra a la teoría de la conspiración sobre los ataques islamistas de hace dos años. La alcaldesa niega la inseguridad en Barcelona y reivindica sus vacaciones

17.08.2019 09:19 h.
13 min

Como una gran parte del independentismo es inasequible al desaliento maneja con una alucinante soltura la máxima de que se non è vero è ben trovato, ya se trate de balanzas fiscales, investiduras fallidas o masacres terroristas. Se cumplen este sábado dos años de los atentados islamistas de Barcelona y Cambrils y en el tránsito se ha pasado de culpar al Rey y a Rajoy de armar a los terroristas (aquellos carteles distribuidos por la ANC y Òmnium para la manifestación de repulsa) a columbrar la presunta participación del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) en la comisión de los ataques. 

¿Inverosímil? Esas buenas personas de los Comités de Defensa de la República (CDR) están convencidas de ello. Y es gente pía. Recuérdese la encuesta del Centre d'Estudis d'Opinió que resucitaba el pasado 13 de agosto Nació Digital: "El 77% de sobiranistes vol acollir més refugiats, 30 punts més que els unionistes". Y añadía: "El suport a una major acollida és clarament superior entre els contraris a l'empresonament i exili dels líders de l'1-O, els catalanoparlants, la gent d'esquerres, els més formats o els més joves, segons el CEO".

Pues una parte de esos seres de luz, algunos de los cuales pululan por las fiestas de Gràcia birra Fuck Spain en mano (ahí sigue la consejera de Agricultura, Teresa Jordà, como expresión lacerante del nivel del Govern de los Torra y las Budó) creen en la mano negra del Estado, que habría querido frenar en balde el glorioso 1-O sembrando de cadáveres las Ramblas.

Hoy mismo y en el mismo Nació Digital sale un "artículo" en ese sentido del exconsejero de ERC Josep Huguet, escrito y publicado sin empacho alguno, como quien dice que Cervantes era catalán y el Quijote, la traducción de Lo Quixot. Ahí van unas líneas: "Escriure un article perquè surti a l'entorn del 17A fa difícil no parlar del que va passar fa dos anys. N'he parlat abastament des del primer moment arriscant-me a posar dubtes sobre el paper de l'Estat en la massacre, que hauria pogut ser la més important del terrorisme si no arriba a esclatar Alcanar. Les investigacions periodístiques independents han anat aportant proves que confirmarien aquests dubtes sobre els serveis de seguretat de l'Estat. Però avui no m'entretindré en aquest aspecte brutal de la guerra de l'Estat contra la democràcia catalana. Ho faré servir de pretext per parlar dels fluxos induïts. En el cas del 17A es posa en evidència un flux de recursos ocults emprats en la desestabilització de l'objectiu polític a abatre. Sigui per la via del manteniment de confidents, sigui per la via d'augment reconegut de la plantilla del CNI treballant a Catalunya, sigui per la inversió reconeguda en control i intoxicació de les xarxes socials..." 

Y hablando de flujos, añade Huguet sin cortarse ni un poco: "És públic i notori que en els anys de plom del terrorisme d'ETA, l'expansió del tràfic d'heroïna i de drogues en general al País Basc es va disparar, enviant a la perdició a nombrosos membres de les joves generacions que haurien pogut esdevenir bases insurreccionals. El comportament territorial desigual de la droga no podia ser fruit només de l'atzar. Ens estarà passant alguna cosa semblant ara a Catalunya? El Govern de Catalunya i la seva policia haurien d'obrir els ulls més que mai i, professionalment, encarar una possible escalada de tràfic i la seva delinqüència derivada".

Gran hallazgo y brillante conclusión. Los apuñalamientos y robos en Barcelona, otra maniobra del Estado contra la "democracia catalana".

Luego sigue Huguet con el supuesto envío "masivo" de inmigrantes subsaharianos desde Andalucía a Cataluña más los flujos fiscales y el recopón de la baraja, como si la heroína no hubiera hecho estragos en Madrid, como si en Almería no hubiera temporeros o como si en Cádiz no se registraran delitos. Pim, pam, 16 muertos y más de un centenar de heridos a la sombra del Estado. Lo dice Huguet, poca broma. La teoría de flujos.

Más de tal día como hoy de hace dos años. Marcos Lamelas en El Confidencial subraya la alegría sandunguera con la que Torra y Colau jalearon las especulaciones sobre el origen de los atentados: "Aparecerán juntos y en público en un acto que se prevé sin discursos, después de haber alentado ambos teorías de la conspiración sobre la autoría intelectual del atentado. Dichas teorías, carentes de cualquier fundamento, apuntan a que el CNI y los servicios secretos españoles toleraron o, incluso, animaron a los terroristas a llevar a cabo los ataques que costaron 16 muertos y un centenar de heridos para que fracasase el intento de ruptura soberanista que tuvo lugar justo después, en octubre de 2017".

Párrafos después añade Lamelas: "Durante una semana entera, del 15 al 21 de julio, los políticos catalanes, como Carles Puigdemont, Quim Torra y diversos consellers se lanzaron en tromba a fomentar las acusaciones e insinuaciones de una supuesta implicación del Gobierno español en el ataque yihadista. Se han llegado a enviar cartas a los consulados de los países de las víctimas --muchos eran turistas-- en las que se han propuesto reuniones "a raíz de las últimas informaciones sobre este ataque terrorista". Se mezclaban así posibles negligencias policiales, que nadie niega, con un ataque a civiles inocentes organizado desde las cloacas del Estado, el cual carece de cualquier base racional y fáctica".

También en El Mundo se ahonda en el entusiasmo con el que los políticos nacionalistas difundieron la especie del Estado asesino. Es una pieza de Javier Oms: "Desde que el diario Público difundiera sin pruebas que la relación del líder de la célula y el CNI fue mucho más prolongada de lo admitido y que incluso el servicio secreto hizo un seguimiento de los terroristas antes de los atentados, la teoría de la conspiración ha sido avivada desde varios frentes. Uno de los primeros en hacerlo fue el propio president de la Generalitat, Quim Torra, quien exigió una investigación ante lo que tachó de "escándalo". También pidió al conseller de Exteriores, Alfred Bosch, que dirigiera cartas a alas embajadas recogiendo los argumentos conspiranoicos. La división en el seno del Govern --ERC se negó a secundarla-- y los desmentidos policiales y periodísticos a las informaciones del diario que inició la cadena hicieron que, poco después, el Govern rebajara el discurso. "Pedimos que se aclaren las informaciones, para evitar precisamente las posibles teorías conspiratorias" dijo su portavoz, Meritxell Budó".

El jefe de los Mossos, Eduard Sallent, concede una entrevista a La Vanguardia para explicar que de todo lo dicho por Público y difundido alegremente por TV3 y la prensa indepe no hay nada de nada de nada. Firman el interrogatorio Manel Pérez y Mayka Navarro. Ahí van tres preguntas con sus correspondientes respuestas: 

"-Ha mencionado al CNI, ¿les ocultaron información?

-En ese momento yo era precisamente el mando de Mossos que ejercía de enlace con el CNI y nunca he tenido la sensación de que nadie me estaba escondiendo información. Varios agentes del CNI se instalaron desde el primer momento en una mesa de trabajo que se organizó en el complejo de Egara. Y allí también trabajaron los mandos de información de la Guardia Civil y la Policía Nacional. La relación fue de absoluta franqueza y confianza, con un intercambio continuo de toda la información que le llegaba a cada uno. No sólo eso. Recuerde que esa misma noche nos repartimos los pisos de los sospechosos en Ripoll y las entradas las realizamos los tres cuerpos policiales.

-Con la perspectiva de estos dos años, ¿el CNI fue honesto?

-La colaboración con nosotros fue absoluta. Los Mossos sabemos perfectamente cómo se produjo el atentado porque llevamos la investigación y nada de lo que se ha especulado estos días queda acreditado en nuestras investigaciones."

Respecto a la vigencia de la amenaza escribe en La Razón J. M. Zuloaga: "Daesh tiene una cuenta pendiente con Cataluña. Al menos así lo hace ver con las continuas amenazas que lanza contra esta comunidad, en especial contra Barcelona, con la figura de la Sagrada Familia como "icono" de los carteles que inserta en las redes sociales que maneja. La cifra de las amenazas que se han producido en los últimos dos años varían según las fuentes que se consulten, ya que muchas aparecen en las webs de "fundaciones" próximas al Estado Islámico, que no tienen gran difusión. En cualquier caso, no bajan de diez".

Sigue la nota: "Las razones de esta fijación hay que buscarlas, según expertos consultados por La Razón, en la frustración que produjo en Daesh el "fracaso" del gran atentado que planeaban en la Ciudad Condal. Pretendían, en una combinación de explosiones de mochilas (y cinturones) cargadas de metralla, y coches bomba, causar una cifra de víctimas difícil de calcular pero que habría sido la más grande de los atentados cometidos en Europa en los últimos años".

Inseguridad en Barcelona. Según la alcaldesa Colau, felizmente reaparecida, todo es mentira, "hechos esporádicos". De la nota de Marina Fernàndez en El Nacional: "L'alcaldessa ha atès els mitjans just abans d'iniciar el tradicional passeig per visitar els carrers guarnits del barri (de Gràcia). Una convocatòria que ha fet amb gairebé tres hores d'antelació. Durant la compareixença, Colau ha reivindicat el seu dret a "fer vacances com qualsevol altra persona treballadora", després que des de Junts per Catalunya hagin criticat la seva absència aquests dies davant de l'augment de casos d'inseguretat a la ciutat, amb nou víctimes mortals des de principi d'estiu".

Claro que sí, Adita, vacaciones y pagadas. El dolce far niente más la extra del 18 de julio. Faltaría más.

17 de agosto, santoral: Arnulfo, Federico de Utrech, Rufilo de Forlimpopoli y Sinforosa e hijos.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información