Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una edición anterior de la iniciativa de Amics de la Gent Gran por Sant Jordi / AMICS GENT GRAN

Más de 1.500 voluntarios harán compañía a personas mayores por Sant Jordi

Amics de la Gent Gran organiza visitas, actividades y un reparto de rosas de fieltro que simbolizan el orgullo de envejecer

3 min

Más de 1.500 voluntarios de Amics de la Gent Gran harán compañía a personas mayores en la Diada de Sant Jordi de este año. La acción Sant Jordi En Compañía, organizada por esta fundación, tiene como objetivo que las personas mayores de la entidad no pasen solas esta festividad y puedan participar en ella.

Las actividades preparadas en el marco de Sant Jordi en Compañía se celebrarán en 128 municipios. "Las más de 1.500 personas que acompañamos actualmente en Cataluña recibirán el principal icono de los Sant Jordi de nuestra entidad, una Rosa Contra el Olvido", ha explicado este jueves la entidad en un comunicado.

Rosas de fieltro

Las rosas que se entregarán están hechas de fieltro y representan la lucha a favor de la gente mayor y el orgullo de envejecer. Según la entidad, los voluntarios las llevarán a casa de las personas mayores de la entidad y --siempre que la situación lo permita-- las felicitarán presencialmente para compartir un rato de conversación y compañía.

La entidad admite que se tendrá que "adaptar a las circunstancias" en la celebración de esta año, pero que se llevará a cabo "la tarea más importante: acompañar a las personas mayores y combatir su sentimiento de soledad no deseada".

Visitas, llamadas y paseos

Amics de la Gent Gran se ha dirigido a toda la ciudadanía para pedir "que este Sant Jordi piensen en las personas mayores de su entorno y les hagan sentir su calor y compañía" con una visita, una llamada o un paseo, para que se sientan acompañadas en una fecha tan señalada. Durante el pasado 2020, Amics de la Gent Gran atendió a 2.705 personas mayores gracias a los 2.689 voluntarios y 4.329 socios y donantes.

La fundación lucha, a través del voluntariado que desempeña desde 1987, contra la soledad y la marginación social de las personas mayores. Los voluntarios les dan acompañamiento emocional cada semana, una tarea que se complementa con la de sensibilizar a la sociedad.