Menú Buscar

V de vergüenza: el secuestro de la fiesta de todos

11.09.2014
10 min

Actualmente los catalanes celebramos la Diada, o fiesta señalada de nuestra Comunidad Autónoma, el Once de septiembre; incluso el último Estatuto de Autonomía así lo recoge en su articulado. El problema es que, aquellos que nos gobiernan y que nos quieren hacer renunciar a aquella orgánica hispanidad que supone nuestra propia catalanidad, utilizan desde las instituciones la fiesta de todos los catalanes como una herramienta ideológica y política de odio, choque y separación; y de eso hace más de treinta años, demasiado tiempo ya.

Los que nos gobiernan utilizan desde las instituciones la fiesta de todos los catalanes como una herramienta ideológica y política de odio, choque y separación

El resultado no es otro que, a fecha de 2014, el Once de septiembre es la fiesta de nuestra Comunidad pero, por desgracia, no es la de todos los catalanes. Pero, ¿por qué es esto así? Si acudimos a la Historia veremos que su origen lo encontramos en el decimonónico movimiento catalanista de la Renaixença, formado por autores tan importantes como Joan Maragall, Mossèn Jacint Verdaguer y Bonaventura Carles Aribau, que contribuyó a la creación de un sesgado imaginario colectivo sobre el pasado catalán, en el que el once de septiembre de 1714 se convirtió en un símbolo y un referente importante de las reivindicaciones nacionalistas secesionistas, y aún hoy, desgraciadamente, sigue sufriendo esta misma lacra.

Pero esta ideología no respondía a una certeza histórica sino sólo a la proyección del sustrato romántico del movimiento literario de la Renaixença, muy en línea con el coetáneo romanticismo que se manifestaba con fuerza en muchas otras regiones de Europa. No obstante, todo hay que decirlo, en la época sólo cuatro 'ilustrados' compartían estos delirios 'nacionales' de la Renaixença. El primer acto de conmemoración del Once de septiembre, según recoge en 2011 Joan Esculies en su artículo El origen de la Diada, fue "la misa oficiada en la barcelonesa parroquia de Santa María del Mar, junto a la Fosa de las Moreras, en honor a los mártires muertos, que se celebró el once de septiembre de 1886", lo que hace patente dos hechos: 1) que es una reinvención tardía e interesada de la Historia, perpetrada desde un movimiento más romántico que científico; y 2) que la Iglesia ya estaba incomprensiblemente contaminada con este virus nacionalista radical que tantos años hemos sufrido en Cataluña y para el cual no acaba nunca de encontrar una medicina efectiva.

Pero volvamos a 1714 y a la Historia con base científica y no romántica. El bando de la llamada a la defensa de la ciudad de Barcelona, partidaria en ese momento del Archiduque Carlos de Austria, a quien los barceloneses consideran rey legítimo de España (y no a Felipe V), fue "dado en la casa de la Excma. Ciudad, residiendo en el Portal de S. Antoni, presentes los dichos señores Excmos. y personas asociadas, a 11 de Septiembre, a las 3 de la tarde, de 1714", y recoge claramente que "dado que la deplorable infelicidad de esta ciudad, en que hoy reside la libertad de todo el Principado y de toda España [...] hecha seria reflexión del estado en que los enemigos del Rey NS, de nuestra libertad y patria, estando apostados ocupando toda las brechas, cortaduras, baluartes del Portal Nuevo, Sta. Clara, Levante y Sta. Eulalia..." llaman a las armas a todos los habitantes "a fin de derramar gloriosamente su sangre y vida, por su Rey, por su honor, por la patria y por la libertad de toda España".

¿Por qué celebrar la Diada en la fecha de una derrota en la lucha entre dos casas reales por la Corona de España y apuntalar falsamente los delirios separatistas de unos cuantos en una Historia inventada a tal fin?

Realmente, 1714 no fue más que una derrota de la ciudad de Barcelona, partidaria austracista, en plena Guerra de Sucesión, ciudad que defendía como legítimo Rey español al Archiduque Carlos de Austria y rechazaba a Felipe de Anjou, ya que ambos simultáneamente se encontraban en posesión de la misma corona de España y luchaban por conquistarla. Esta realidad y este sentimiento de pertenencia a España del Principado y de Barcelona quedan perfectamente patentes e irrefutables en el bando anterior.

La cuestión entonces es, ¿por qué celebrar como fiesta señalada de nuestra Comunidad la fecha de una derrota en la lucha entre dos casas reales por la Corona de España y apuntalar falsamente los delirios separatistas de unos cuantos en una Historia inventada a tal fin? Por mero y pueril victimismo. Triste e incomprensible pero cierto. En la época de la Reinaxença, origen de tamaña falacia, el acceso a la cultura era para unos pocos, muy pocos, en cambio hoy, afortunadamente, todos podemos acceder a libros de Historia y enciclopedias. Por eso, somos muchos los catalanes que creemos que la figura de San Jorge y el día de su celebración son bastante más adecuados como motivo y fecha para la celebración de la Diada de Cataluña por cuatro razones bien sencillas:

1) Por representatividad: hoy en día la fiesta de San Jorge tiene este espíritu festivo, entendedor y de conciliación, representa el talante de los catalanes, y es una fiesta de todos, independientemente de su ideología, una fiesta culta como los libros que se regalan y delicada como las rosas que se entregan en prenda de amor.

2) Porque es el patrón de Cataluña: esto responde a la realidad histórica de nuestro antiguo reino, el de la Corona de Aragón, y la celebración del día de San Jorge todavía es hoy la fiesta de la Comunidad Autónoma de Aragón. San Jorge es el patrón de diversos territorios, entre los que se encuentran Cataluña y Aragón, y de varias naciones como Portugal, Inglaterra, Yibuti, etc. Asimismo es el santo protector de las ciudades de Alcoy, Cáceres, Génova, Venecia, Ferrara, Nápoles, Hannover, Amersfoort, Estambul, Beirut, etc.

3) Por antigüedad: En Cataluña las leyendas sobre San Jorge son antiguas y lo sitúan ficticiamente ya en batallas junto a los condes catalanes como Borrel II y Jaime I, y también en medio de las luchas junto con los almogávares. Según el Costumario Catalán de Joan Amades, San Jorge es el patrón de los caballeros de la Corona de Aragón, nuestro antiguo reino, después de que el rey Pedro I lo invocara el 1096 y ganara la batalla de Alcoraz, reconquistando Huesca de los sarracenos, y en agradecimiento el Rey lo nombró patrón de la caballería y de la nobleza de la Corona de Aragón.

4) Por tradición: Porque en Cataluña, la fiesta de San Jorge y su patronaje de Cataluña ya se menciona a principios del mismo siglo XV y además las Cortes de Barcelona establecen en 1454 la festividad de San Jorge en el Principado.

Incomprensiblemente, hoy en día, el Once de septiembre sigue siendo el día elegido como fiesta de la Comunidad por el Gobierno de la Generalidad, partiendo de una tradición romántica e ideológica incierta a la que le falta una base histórica verdadera. Este interesado error ya no puede condicionar más la fecha de celebración de la fiesta de todos los catalanes, que además no puede seguir siendo instrumentalizada para fines políticos secesionistas cuando debe ser una fiesta popular y apolítica, de unidad y concordia, que muestre el orgullo que tenemos de nuestra tierra, rica en identidades, lenguas y culturas, todas ellas desde hace siglos simbióticas y no excluyentes, como algunos nos quieren hacer creer desde el adoctrinamiento en la enseñanza, los medios de comunicación y la propaganda partidista de unas instituciones públicas que pagamos todos.

No queremos una Diada de unos pocos con una V de Vergüenza, la queremos de todos con la S de Sensatez y la C de Confraternidad. Por todo ello, muchos catalanes pensamos que la fecha del 23 de abril, día de San Jorge, debería ser nuevamente la elegida para celebrar colectivamente la fiesta de todos los catalanes y de nuestra tierra, convirtiéndose en una verdadera y entendedora Diada. No me cansaré de repetirlo: ¿qué mejor día para la Diada aquel donde se entrega una rosa en prenda de amor y un libro en señal de respeto y cultura? Cuándo, de nuevo, oh tierra amada, dejando atrás el odio y la división, todos los catalanes podremos volvernos a sentir en nuestra fiesta señalada como se sentía el poeta Joan Salvat-Papasseit cuando escribió:

"Porque has venido ahora vuelvo a amar:
diré tu nombre
                       y lo cantará la alondra"

Artículos anteriores
¿Quién es... Pau Guix?
Pau Guix
Autor, productor y director de escena, especializado en el mundo de la ópera aunque también trabaja en el mundo del teatro y del audiovisual.
Comentar
Pepitox 25/08/2015 - 11:24h
Aaron: sin que sean excusas, nuestro "pasotismo" era lógico: nosotros no somos nacionalistas. Nosotros no tenemos que andar reivindicando naciones día sí y día también, nosotros no tenemos que inventarnos nada que no esté ya en los libros de filosofía o de historia (historia científica, me refiero). Somos pasotas porque nuestra vida no nos iba en inventarnos nada. Pero, ay, la otra parte de tu comentario tiene toda la razón: nos han comido el terreno, el territorio, las identidades complejas y múltiples. Yo no quiero ser tan pesimista... Veremos. Al menos existen lugares como este diario, que hace unos años ni siquiera existía. Saludos.
Olegario 25/08/2015 - 11:24h
Racional y erudito texto inspirado por la mejor de las intenciones para la conllevancia y la colaboración social. "...hoy, afortunadamente, todos podemos acceder a libros de Historia y enciclopedias. .., somos muchos los catalanes que creemos que la figura de San Jorge y el día de su celebración son bastante más adecuados...". Sin embargo, también son muchos los catalanes que optan por no leer la historia, que optan por el adoctrinamiento halagador, que se creen las fantasías alimentadoras de la superioridad congénita, que no quieren valorar las consecuencias de una sociedad escindida, que creen, como aquellos déspotas totalitarios, que "todos somos iguales, pero unos más iguales que otros". Pau, enhorabuena por tus magníficos y trabajados textos. Mereces recoger sentimientos de esperanza, pero demasiadas UVES nos lo ponen difícil, quizá la peor sea la de Vocación por la ignorancia.
JoaquinM 25/08/2015 - 11:24h
Aquí va otra propuesta para ahondar en la mejor tradición catalana: el sr. Mas, ya que quiere convertirse de facto en el nuevo Conde de Barcelona y dice que tanto le gusta la tradición, desde ahora deberá presentarse así "Soy un conde de España al que llaman Conde de Barcelona", o cuando vea a Obama o a Puttin, que les diga: "Señor, yo soy un caballero de España". Eso sí que sería seguir las tradiciones catalanas registradas en las crónicas medievales. A ver si algún día sigue el ejemplo de Jaime I y tiene algún motivo para decir solemnemente: "Barones, ya podemos marcharnos; hoy al menos hemos dejado bien puesto el honor de España".
PauGuix 25/08/2015 - 11:24h
Muchas gracias Olegario por tus comentarios a mis artículos... seguiremos en lucha contra la mediatización y adoctrinamiento de la sociedad impuesto desde el "nouveau régime" nacionalista
PauGuix 25/08/2015 - 11:24h
JoaquinM así es... El señor Mas ha llevado su deliberada incultura hasta el paroxismo (por el prusés parece ser que merece la pena analfabetizarse)
PauGuix 25/08/2015 - 11:24h
Gràcies Juan. Totalment d'acord amb la teva proposta del 6.
albertfonxe 25/08/2015 - 11:24h
Para detener la propaganda y la manipulación hacen falta primero ganas, después medios y por último tiempo, bastante tiempo, al menos otros 30 años son precisos para desmontar la patraña que han montado los separatistas. El Gobierno central tiene que mover ficha de forma contundente.
Eduardo Pinzolas 25/08/2015 - 11:24h
“Fuerza de Voluntad” titula hoy a toda portada el Periódico sobre una foto aérea de la macroV, lo cual no hace falta decir que nos retrotrae, con sus connotaciones, a cosas no necesariamente antiestéticas, pero sí bastante feas, de allá para cuando el siglo XX dejaba de llevar pañales. El otro día repasaba la biografía fílmica de Hitler, basada en la célebre biografía escrita por Joachim C. Fest, que se estrenó en 1977 en Alemania causando una gran conmoción social, y no deja de producir escalofríos el número de coincidencias con lo que observamos aquí estos días. No es sólo ya la enorme V, que los alemanes colocaban en las plazas de las ciudades ocupadas, no son sólo ya los elementos estéticos, sino los conceptuales: es esa apelada Voluntad, junto a la Perseverancia y la Determinación, conceptos tan queridos en aquellas fechas y omnipresentes en los discursos del líder, son esas multitudes, esa organización y disciplina,...
Eduardo Pinzolas 25/08/2015 - 11:24h
(2)..., es esa masa obediente, acrítica y uniforme, es esa anulación o disolución de la individualidad en el magma colectivo que viene llamándose “pueblo”, es, finalmente, esa querencia estetizante de visualizar, mediante la geometría del orden (físico y mentalmente unívoco) de la multitud, la existencia y la voluntad de la “nación”. Pretender ignorar tales similitudes e incluso rasgarse las vestiduras cuando otros las ponen de manifiesto no es sino un ejercicio de ceguera o deshonestidad intelectual.
pepillo 25/08/2015 - 11:24h
Amigo Pau, en exacto tu análisis del fenómeno nacionalista en Cataluña, per, a diferencia del País Vasco, hay un fenómeno que hace de catalizador y es el papel de la burguesía catalana en todo este "pastizal", cuando nace el movimiento regionalista, leamos a Prat de la Riba, en Madrid había gobiernos liberales que querían abrir los mercados españoles a los productos del resto del mundo, ya no había colonias de América y la burguesía catalana quería un Madrid proteccionista y encontró en el movimiento regionalista una herramienta de presión en Madrid, vamos como ahora. El problema es que se termina escapando de las manos de esa burguesía que tira la piedra y esconde la mano, si no, que se lo digan a la burguesía alemana cuando, después de alimentar el nazismo, éste se les fue de las manos, ¿todo esto lo saben en el bajó Llobregat y en el Vallés, lo dudo.
1 2
¿Quiere hacer un comentario?