Menú Buscar

Urkullu, a Felipe VI: "La cuestión vasca no está cerrada"

El lehendakari apela a la "voluntad del pacto" para "edificar una nueva convivencia".  "Se cierra un ciclo y se abre otro", concluye.

02.06.2014 19:09 h.
2 min
Redacción

En la avalancha de agradecimientos al Rey Juan Carlos I por su labor durante 39 años de mandato, y de manifestaciones de apoyo al futuro monarca, el Príncipe Felipe, los nacionalistas están siendo la excepción -junto con los partidarios de la república, como era de esperar-. Si por parte de CiU se ha recibido la abdicación del Rey con el aviso de que el reto independentista no se detendrá, desde sus aliados en las europeas del PNV advierten a Felipe VI que tendrá un nuevo frente en el País Vasco.

"La cuestión vasca no está cerrada", ha manifestado este lunes el lehendakari Iñigo Urkullu, en un discurso en Barakaldo (Vizcaya) en el que ha valorado la abdicación de Juan Carlos I. Aún así, el reto que plantea el político nacionalista vasco queda lejos de la ruptura que proyecta el presidente de la Generalidad, Artur Mas, y va más en la línea de buscar una nueva ensambladura territorial. Cómo ha dejado entrever Urkullu a continuación:

El Estado padece de una triple crisis institucional, territorial y económica. Y sólo con la base de la voluntad del pacto se podrá edificar una nueva convivencia que dé salida estructural a esta crisis

Urkullu, además, ha estado muy poco predispuesto a alabar la labor de Juan Carlos I durante su trayectoria como monarca, que ha calificado de "llena de luces, pero también de sombras". "Se cierra un ciclo y se abre otro", se ha limitado a valorar.

Comentar
Olegario 25/08/2015 - 11:27h
La cuestión vasca no está cerrada... ni lo estará nunca, debería haber añadido, va en ello la justificación de los nacionalistas y su "modus vivendis". A lo que se puede aspirar es a que el nacionalismo acabe en una reliquia residual si la cultura política de los españoles, y su comportamiento electoral, avanzan hacia la sabiduría. ¿Cómo olvidar la coherencia de unos señores que participaron en la redacción de la Constitución, que lograron una amnistía como condición para la normalización, que impusieron la pervivencia de unos vestigios forales más rancios que la manteca, y que, a la hora de la verdad rehusaron el compromiso constitucional?. Eso sí, se refugiaron en las instituciones que ampara el Estatuto, que a su vez se legitima por su anclaje en la Constitución. ¿Cabe mayor cinismo?. Con estas mimbres están construidos los nacionalismos vasco y catalán. Si no les entra vómito les falla la memoria.
¿Quiere hacer un comentario?