Menú Buscar

Un político checo proclama la independencia de una 'micronación' en la frontera entre Serbia y Croacia

Vít Jedlička asegura que el territorio no ha sido reclamado por ningún Estado anteriormente, y que era 'terra nullius'.

27.04.2015 20:46 h.
2 min
Promotores de Liberland, el día de su proclamación
Redacción

Vít Jedlička, presidente de un partido regional de la República Checa, el Partido de Ciudadanos Libres, ha saltado a la fama internacional por otro motivo: el pasado día 13 proclamó como República Libre un territorio de 7 km cuadrados en la frontera entre Serbia y Croacia, una más a la lista de 'micronaciones' reivindicadas por ciudadanos particulares, normalmente con propósitos propagandísticos.

Según informa El Confidencial, Jedlička proclamó la independencia de esta "micronación" con el nombre de República Libre de Liberland, con el inglés y el checo como lenguas oficiales, su propia bandera -dos franjas amarillas y una negra- y escudo, e incluso un proyecto de Constitución.

La proclamada micronación de Jedlička ha tenido un gran éxito en internet, hasta el punto de contar con una entrada en la Wikipedia en 31 idiomas. Jedlička argumenta que reclama este territorio, una parcela en la orilla occidental del Danubio, porque ni Croacia ni Serbia ni ningún otro Estado lo han reclamado antes, por lo que lo consideraba 'terra nullius' [tierra de nadie] y podía reclamarlo. Jedlička también anunció su intención de pedir un -más que improbable- reconocimiento internacional de Liberland como Estado independiente.

Otras micronaciones: Sealand y Redonda

Liberland se une a una larga lista de pequeños territorios auto proclamados como micronaciones independientes, y sin ningún reconocimiento oficial. La más famosa de estas "micronaciones" es el auto denominado Principado de Sealand", que reclama desde la década de 1960 una plataforma marina británica de la Segunda Guerra Mundial abandonada.

Algunas de estas "micronaciones" existen puramente como broma intelectual. El ejemplo más notable sería el Reino de Redonda, que toma el nombre de una isla deshabitada del Caribe, y cuyo 'trono' ha ido pasando de escritor a escritor. El actual 'monarca' es el español Javier Marías, que 'reina' desde 1997 con el nombre de Javier I, e incluso ha otorgado diversos 'titulos nobiliarios', siempre a artistas e intelectuales. Incluso existe una -muy civilizada y literaria- disputa sucesoria, ya que hasta tres ciudadanos británicos se consideran con mayor legitimidad que Marías para ocupar el 'trono' de Redonda.

Comentar
Antoni Ferret 25/08/2015 - 11:15h
Com que aquest diari és bàsicament nacionalista, s'entreté a donar micronotícies, que mai a la vida s'haurien de publicar, per mancades del més mínim interès.
Mateos 25/08/2015 - 11:15h
Ferret: Le sugiero que se inscriba como futuro ciudadano de ese nuevo Estado. El enlace se encuentra en el artículo citado de El Confidencial. Sus peregrinas ideas puede que allí sean bien recibidas. Le deseo todo el éxito.
Mateos 25/08/2015 - 11:15h
Ah, Ferret, ¡casi se me olvida! Si le fuera bien, no dude en recomendárselo a RS. !Os echaremos de menos!
jaumeprimer 25/08/2015 - 11:15h
Doncs és ven curiosa aquesta notícia... potser alguns alcaldes indepes tindrán la temptació de crear els seus propis microestats dins de Catalunya... potser jo i la meva familia declararem la independència unilateral de la nostra Masia de 2,5 hectàries. Aquesta nit ho sometrem a votació mentres sopem!
JDuck 25/08/2015 - 11:15h
Millor no donar idees a uns senyors estrellats que es barallen per uns metres quadrats de balconada per veure qui dels dos proclama finalment la República Independent de Casa seva, que no és seva, per molt que diguin apuntant amb el dit "la meva casa, la meva casa". Aquesta república podria ser una altra, per exemple, Starland o Wormland, al planeta Dune, on es troba ancorada l'armada invencible, preparada per conquerir tot l´univers estelat.
JDuck 25/08/2015 - 11:15h
Hay quien chochea cada vez más, pobrecito. Además va sin bastón (recuerdo la etimología de una palabra que me callo, compuesta por una partícula negativa y un nombre que suena a bacilo, báculo, o bastón), y topa con las paredes y con todos. Hay que tener paciencia con el senil viejecito. Cuando podamos atar los perros con longanizas, propongo una colecta para regalarle entre todos un perro salchicha lazarillo, pero sin pan ni salsas, no fuera que con el calor del verano se confundiera y lo pagara caro el pobre can. Pido disculpas por ser tan despiadado, con los perritos, claro.
¿Quiere hacer un comentario?