Menú Buscar

Tiempo de adiós de Artur Mas

Carles Enric
5 min

Quien me haya leído estos años sabrá mi simpatía por Artur Mas es escasa. Podría esgrimir mil motivos, pero hay uno básico: alguien que miente torticeramente, y más cobrando un sueldo público, no merece un mínimo de respeto. Por suerte, Artur Mas, salvo cambio de última hora, está ya preparando su maleta, su despedida, su adiós. Tras hundir Cataluña, ahora le han hundido su barco a Ítaca.

Tras hundir Cataluña, ahora le han hundido barco a Ítaca de Mas. Y, como era de esperar, algunos ya han saltado del barco. El primero, el amigo de la ignorancia Francesc Homs

Como era de esperar, algunos ya han saltado del barco. El primero, el amigo de la ignorancia Francesc Homs. Todos sabemos el procedimiento primario de algunos animales de pelo espeso, rabo largo y cuatro patas acostumbrados a merodear basura. Volviendo a Homs, el tipo odia Madrid. Es su enemigo, ese lugar funesto... pero va a vivir allí. Personaje nefasto, incapaz de hacer una 'o' con un canuto, o peor aún, saber qué es una 'o'. Un pobre intelectual sin futuro más allá de cobrar de lo público. Ciertamente algo compartido con Artur Mas. Ambos no han juntado en su vida profesional más que cualquier lector de este medio.

Y algunos siempre hemos dicho que en la política deben estar los mejores. El dinero público es SAGRADO. Pero en Cataluña, por defecto, siempre han estado los mediocres. Aquellos que la famiglia no ha validado para sus negocios de 'extraperlo'. Personajillos en vela, propios de novelas de serie B con menos interés intelectual que un libro de Pilar Rahola. Ahora, al menos, aquel que se creyó rey, aquel con rendida y sumisa pleitesía, es abandonado. No cabe duda, el personaje Artur Mas pasará a la historia no sólo como el peor presidente de la Generalitat, sino también como el mayor travestido de la política moderna. En su último discurso ha pasado de ultraliberal a comunista. Quiso pasar de rey a camarada Mas.

¿Deberá Mas acabar en una cárcel o directamente en un sanatorio? Tristemente no se si es peor estar gobernado por un chorizo o un loco

Nunca tan pocos oscuros personajes de mano larga, mente estrecha y ego desbocado habían perjudicado tanto un territorio. Ojalá el adiós de Artur Mas sea definitivo. Ojalá ya no cubra su vida de fantasías y dinero público, sino que renuncie también a su inmunidad del cargo. Esperamos explicaciones, por ejemplo, de su DNI en Liechtenstein. Una minucia en relación a sus nuevos temas. ¿Deberá acabar en una cárcel o directamente en un sanatorio? Tristemente no se si es peor estar gobernado por un chorizo o un loco. En Cataluña creo que hemos vivido ambas opciones y, la verdad, simplemente debemos satisfacernos de que estos personajes enfermos, por avaricia o enfermedad, desaparezcan de la vida pública.

Que aquellos amigos de la interpretación no vean en mis palabras odio a Artur Mas. Simplemente una constatación de algo, cada vez, más en boga de la gente. Artur Mas no es un caso de cárcel, es más un caso de tratamiento medico. No debemos perseguirlo sino medicarle. Es triste, pero alguien enfermo jamás debería estar al mando de algo tan importante como Cataluña. Reconozco que mi duda es si Artur Mas "enfermó con el procés o si ya estaba enfermo antes". Pero de eso se encargarán los psiquiatras y la historia.

Aquí, simple y llanamente, opinamos. A algunos les gustará, a otros no. Pero, señores, por suerte no todos vivimos de la subvención ni nos prostituimos por dinero como muchos otros periodistas. Que cada uno aguante su vela. Confieso que el adiós de Artur Mas debería estar acompañado por una regeneración brutal de Cataluña. Artur Mas es un enfermo pero muchos filibusteros, que no sé qué es peor, han aprovechado su enfermedad y su debilidad para forrarse estos años. Unos y otros, en su medida, deberían dar explicaciones.

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric

Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.

Comentar
Marino 11/11/2015 - 11:23h
El problema es que si en el govern no hubiera habido chorizos a muchos les habría costado mas constatar la locura. Los que llevaron a la población a la chaladura colectiva necesitaron mediocres a su alrededor y no exigieron limpieza de sangre antifranquista porque se habrían quedado solos, y con inteligentes en su entorno no habría sido posible hacer caer a la sociedad en lo que cayó. Hoy, desmontada la locura, por mas que se empeñen muchos, solo queda hacer examen de conciencia y volver a la cordura final de Alonso Quijano. Aunque a Sancho Panza se le haya contagiado algo de las fantasías de su señor no importa, es comprensible e inevitable. Pero la realidad termina imponiéndose.
¿Quiere hacer un comentario?