Menú Buscar
5 min

La polémica entre Javier Cercas y Antoni Puigvert a cuenta de la conversión independentista de Xavier Rubert de Ventós me ha movido a aportar unas reflexiones sobre las razones aducidas por numerosos políticos e intelectuales catalanes que se han declarado independentistas en los últimos años.

Se pueden agrupar en dos categorías: los que provienen del nacionalismo y los que lo hacen de la izquierda. Sintetizando, el argumento central de todos los conversos se basa en aducir una supuesta situación de ahogo de Cataluña que pone en grave riesgo su prosperidad económica y la supervivencia de la lengua y la cultura catalanas. Cataluña sería un país oprimido y, por tanto, con derecho a emanciparse de un Estado opresor que amenaza su existencia.

Los independentistas conversos provenientes de la izquierda se acercaron a Mas con la decadencia socialista y, cuando este decidió dar el paso independentista, se apuntaron de forma entusiasta

De entrada, habría que decir que, si el motivo de su nueva fe fuera la "opresión de Cataluña", no se entiende su no militancia independentista durante el franquismo. No recuerdo a ninguno de estos conversos militando en organizaciones independentistas.

Con la restauración de la democracia pasaron cuarenta años al socaire del poder. La mayoría disfrutando de sueldos y cargos públicos sin que se les conociera ninguna veleidad secesionista. Sólo cuando se les acaban los coches oficiales, a los provenientes de la izquierda, o temen perderlos, Mas y los suyos, se produce la transmutación.

Los provenientes de la izquierda se acercaron a Mas con la decadencia socialista y, cuando este decidió dar el paso independentista, se apuntaron de forma entusiasta.

No es, por tanto, ninguna presunción sin fundamento decir que su conversión tiene mucho que ver con permanecer al abrigo del poder. ¿Acaso está Cataluña más oprimida hoy que hace dos años o sesenta? ¿No está Cataluña ocupada desde 1714? No parece que su caída del caballo se haya producido por un cambio en negativo de la situación de Cataluña en España.

Alcanzaron el poder gracias a su miltancia 'española' y ahora creen que la única manera de conservarlo es su fervor independentista. Precisamente cuando España pertenece a la UE y, por tanto, las principales decisiones económicas, militares y políticas escapan a los Estados, y que el sistema autonómico, aunque perfectible, goza de unas cotas de poder nada desdeñables que son las que les han permitido constituirse en un poder desleal dentro del Estado sin coste alguno, al menos de momento.

Todos cambiamos y evolucionamos, pero estas conversiones colectivas me recuerdan a las que relata con maestria Michel Houellebecq en su libro 'Sumisión'. Se trata de no perder privilegios y adecuarse a la ideología dominante. Y, para ello, uno se hace musulmán, como en 'Sumisión', o lo que haga falta. No por evolución individual, siempre respetable, sino por adecuación al ambiente, al estilo de la pelicula alemana 'La ola'. En su caso, si fuera necesario rehacer el camino, ya se alegará ignorancia, engaño u obediencia debida.

Manifestarse en contra de la independencia tiene un coste muy elevado en Cataluña, pero hacerlo a favor de ella, ninguno en el Estado

Además, el transfuguismo de unos y el silencio de otros viene reforzado por la evidencia de que manifestarse en contra de la independencia tiene un coste muy elevado en Cataluña, pero hacerlo a favor de ella, ninguno en el Estado. Como muestra, repasen los vínculos políticos de directivos y consejeros de las grandes empresas españolas en Cataluña o la presencia de periodistas y conductores de programas en las televisiones estatales. El 'miedo' está del lado de los no independentistas, que saben que manifestrse implica el ostracismo económico, cultural y social en Cataluña y ningún apoyo especial del Estado, que, al menos hasta ahora, permenece indolentemente a la expectativa.

Si a eso añadimos que los catalanes piensan, presumiblemente con razón, que haya o no independencia, el nacionalismo seguirá controlando la Generalitat y, por tanto, su apuesta está reasegurada, tendremos un cuadro completo que explica la extraordinaria proliferación de conversos y silentes.

A los que intentan no sucumbir les animaría a seguir haciéndolo, recordando aquello de que hasta el rabo todo es toro.

Artículos anteriores
¿Quién es... Francesc Moreno?
Francesc Moreno

Presidente del Consejo Editorial de CRÓNICA GLOBAL. Licenciado en Derecho. Ha sido profesor de Derecho financiero en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y de Derecho mercantil en la Universidad de Barcelona (UB). Ha sido vicepresidente de La Seda de Barcelona. Fue el editor de El Debat y Tribuna Latina.

Comentar
JuanPerez 27/08/2015 - 23:35h
Exacte com una fotografia que no ha passat pel photoshop. Aquest ball de màscares i de disfresses ha assolit tal grau d'habitud a Catalunya que allò que podríem anomenar el camaleonisme s'ha convertit gairebé en requisit sine qua non per poder exercir com a polític al nostre hàbitat escassament democràtic. En tot cas, la paraula, camaleó (inexlicablemente no ha evolucionat fins a camalleó...)no els hi fa justícia: camaformigues, si de cas, seria més adient...
Mateos 27/08/2015 - 23:35h
Muy bueno, Francesc, muy bueno.
leborgne 27/08/2015 - 23:35h
Una lúcida descripción del proceso que ha generado tantos conversos. ¡Enhorabuena al autor por su claridad de juicio!. Y a los "caídos del caballo" vergüenza debiera darles...
Olegario 27/08/2015 - 23:35h
"Se trata de no perder privilegios y adecuarse a la ideología dominante". Buen artículo, Francesc. Que personas de relevancia social, con pretensiones de ser referentes para el colectivo, sucumban a la "dialéctica de acomodación", es realmente patético. La miseria moral de esta sociedad es evidente. La de los relevantes, por su impostura; la de los que lo asumen y entienden, por su inconsistencia; la de los que pasan, por su abandono; la de los que, pese a todo resisten, su entereza. Malos tiempos... pobres generaciones... ¿hacia dónde va una sociedad sin referentes éticos...?
Jokin 27/08/2015 - 23:35h
Un artículo lleno de obviedades, pero ya sabemos hace años que lo obvio ES REVOLUCIONARIO en Cataluña. Solamente una matización, dice Vd."(...)De entrada, habría que decir que, si el motivo de su nueva fe fuera la "opresión de Cataluña", no se entiende su no militancia independentista durante el franquismo. No recuerdo a ninguno de estos conversos miltando en organizaciones independentistas." En realidad yo que hice la militancia clandestina en la Universitat de Barcelona, no recuerdo, no solamente no ver a ningún independentista por allí, sino no ver a ningún NACIONALISTA de forma destacada (deberían estar todos en el seminario, como Carod Rovira).
gelabert 27/08/2015 - 23:35h
Mi respeto y agradecimiento por este otro admirable y necesario artículo de F. Moreno. Sin ánimo alguno de rectificar o corregir lo dicho hasta aquí, si expongo un factor, una idea (mía y reconozco que malévola): la corrupción en forma de dietas, encargos falsos o sobrepagados, subvenciones para "chiringuitos-de- asesoramiento-supuestamente-experto", privatizaciones de actividades antes públicas, etc... que tras 30 años de vivir la política (¡autonómica, sí, pero con presupuestos astronómicos!) como gestores "realistas" (entiéndase con el enfoque contenido en la frase del fallecido Botín de Banco de Santander: "Lo que no son cuentas son cuentos") les ha llevado a ser incapaces de darse cuenta del sinsentido en que entraban vendiendo frases publicitarias como ideas ("dret a decidir" per ejemplo). Porque que Más y los Pujol aumenten la apuesta hassta poner en peligro su continuidad en la Plaza Sant Jaume me parece lógico y comprensible cuando pienso que la alternativa es ir a acompañar
Jokin 27/08/2015 - 23:35h
Ah! una cosa que se me olvidaa comentar. He leido este verano la magnífica SUMISIÓN de Houellebecq y el paralelismo que señala el articulista entre la situación de esta novela y lo ocurrido en Cataluña en estos últimos años es acertadísima. Para mi el rector de la Universidad que se hace musulmán y polígamo y que vive como un marajá (no me acuerdo el nombre ahora) es sin duda alguna MASCARELL
gelabert 27/08/2015 - 23:35h
(2) a la Pantoja a una cárcel catalano-española o española de fuera de Cataluña... pero ese no es el dilema válido (quiero creer todavía, quizá ingenuamente) para la izquierda PSC/IU o municipalista. Para estos paréceme que lo que ha fallado es la cobardía intelectual, la renuncia a mantener un discurso, un relato político coherente. La renuncia a responder a las elaboraciones discursivas del pujolismo y de DRC, la sumisión ante el uso partidista de TV3, CR y la entrega al conde de Godó de RAC1 (líder en audiencia en Cataluña) han desarmado a militantes y simpatizantes honrados sin capacidad de elaborar por si mismos respuestas válidas ante falacias y mentiras que sin el menor rubor esparcen con envoltorios "democráticos-fashion" los separatistas. Y si a eso le añadimos el tancredismo de Rajoy y la satanización (construida desde hace años con involuntarias ayudas desde dentro por falta de "finessa" política) del PPC tenemos un panorama en el que resulta de la mayor URGENCIA la elabora
gelabert 27/08/2015 - 23:35h
(3) elaboración de ese discurso político que muestre un futuro JUNTOS y MEJOR. ¿Hay gente y talento suficiente para elaborarlo? ¿Seremos capaces de aprovechar esta crisis para superarla deshaciendo algunos de los problemas que hoy se muestran como fundamentales y alumbrando nuevas élites capaces de no apartar la vista de lo importante aunque no se vea una solución fácil? Espero que sea posible pero seguro no será ni fácil ni automático.
LARRA 27/08/2015 - 23:35h
F. Moreno muy bien, valiente, la historia los juzgara y los pondrá en su sitio.
¿Quiere hacer un comentario?