Menú Buscar

Suecia, un país cada vez con menos dinero en metálico

Un estudio indica que el país nórdico podría ser el primero del mundo en usar exclusivamente medios electrónicos de pago

17.10.2015 11:32 h.
3 min
Billetes de coronas suecas.
Redacción

El uso del dinero electrónico está especialmente extendido en Suecia desde hace años incluso para pequeños pagos, y el caso del país nórdico es frecuentemente puesto como ejemplo de sociedad que ha relegado el dinero en efectivo a un papel marginal. Y ahora un estudio lo confirma.

Según un trabajo del Instituto Sueco de Tecnología, Suecia va camino de convertirse en la primera sociedad del mundo completamente libre -o prácticamente libre- de dinero en metálico. "El dinero en metálico es aun un importante sistema de pago en los mercados de muchos países, pero eso ya no es válido para Suecia", señala el autor del estudio, Niklas Arvidsson. "Nuestro uso de efectivo es pequeño, y está decreciendo rápidamente", añade.

Cada vez menos billetes en los bancos

Arvidsson hace notar que los bancos suecos tienen un total de menos de 80.000 millones de coronas -unos 8.000 millones de euros- en papel moneda. Y que, de esa cantidad, solo entre un 40 y un 60% está realmente en circulación.

El gusto de los suecos por el dinero electrónico llega al punto de que en algunas oficinas bancarias no admiten dinero en efectivo. Y, en las que sí lo admiten, "el cliente debe explicar de donde viene el dinero", explica Arvidsson, de acuerdo con las regulaciones contra el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo.

Pagos de móvil a móvil

El último golpe al dinero en efectivo en Suecia ha sido el éxito de Swish, una aplicación para transferir dinero entre particulares a través del móvil, en tiempo real. Y también es importante

Sigue habiendo, no obstante, reticencias a una total desaparición del dinero en efectivo en el país escandinavo. Según encuestas del Riksbank, el banco central sueco, el 40% de los ciudadanos aun prefiere usar metálico para pagos inferiores a 100 coronas -unos 9 euros-, y entre los jubilados hay un porcentaje que asegura no usar jamás tarjetas de crédito o débito.

También hay resistencias entre quienes creen que la desaparición total del dinero en efectivo dejaría a los ciudadanos a merced de los gobiernos. El propio Arvidsson señaló recientemente a 'The Guardian' que, según una encuesta en la que trabajó, dos tercios de los suecos consideran que llevar efectivo es un "derecho humano", "La gente quiere saber que su dinero está ahí, aunque luego no lo usen", opinó.

¿Quiere hacer un comentario?