Menú Buscar

Son escuela, dicen

6 min

Supongo que han oído hablar de Somescola. Se trata de uno de esos conglomerados de entidades a los que tan aficionado es el nacionalismo en su afán por demostrar que Cataluña es un paraíso sin grietas y que, claro está, el infierno es España. Somescola surgió hace algo más de tres años como reacción a las primeras sentencias del Supremo que, en aplicación del fallo del Constitucional sobre el Estatuto, mostraban a la Generalidad el camino a seguir en su política lingüística educativa.

Decir que Somescola es en buena medida Òmnium Cultural no puede considerarse en modo alguno un disparate. La entidad presidida por la inefable Muriel Casals es, sin duda, la más influyente de cuantas componen el entramado y, sobre todo, la más rica,

Fue, pues, desde su origen mismo, un movimiento insurreccional. Conviene tener presente que la aparición de Somescola coincidió con el acceso de Artur Mas a la Presidencia de la Generalidad. Y que una de las medidas inaugurales de su Gobierno —con el propio presidente a la cabeza y los flamantes consejeros de Educación y Cultura secundándole— fue, muy precisamente, reunirse y fotografiarse con algunos de los representantes de las 36 entidades que semanas más tarde iban a agruparse bajo el nombre de Somescola.cat.

Decir que Somescola es en buena medida Òmnium Cultural no puede considerarse en modo alguno un disparate. La entidad presidida por la inefable Muriel Casals es, sin duda, la más influyente de cuantas componen el entramado y, sobre todo, la más rica, pues maneja un presupuesto de varios millones de euros, en gran parte públicos. Pero, más allá de esa circunstancia, Somescola se caracteriza por constituir un conglomerado subsidiado hasta la médula y en el que todos los sectores vinculados a la enseñanza están generosamente representados: sindicatos docentes; federaciones de asociaciones de padres de alumnos; organizaciones pro enseñanza en catalán o pro catalán a secas; la academia de la lengua, esto es, el Institut d’Estudis Catalans; centros promotores del multilingüismo; organismos oficiales o no, vinculados a la infancia y la adolescencia; etc. No queda, pues, ningún vacío que cubrir, excepto el encarnado por la propia Administración. Lo cual, sobra añadirlo, no cambia para nada la cosa, dado que la Administración educativa —o sea, el Departamento de Enseñanza y, en último término, el Gobierno de la Generalidad— no sólo es copartícipe del propósito insurreccional de la plataforma autodenominada «cívica y educativa», sino que no ha cesado en ningún momento de alentarlo con sus medidas y declaraciones.

Como muestra, lo ocurrido anteayer cuando una representación de Somescola se reunió con la consejera Rigau. Cuentan las crónicas que los visitantes exigieron a la consejera «firmeza». Firmeza del Gobierno autonómico ante la implantación de la Lomce a partir del curso que viene, y firmeza también ante la ejecución de las sentencias judiciales. Para Somescola, se trata de «una cuestión de democracia y de país» —y ya se sabe lo que el nacionalismo catalán entiende por «democracia» y lo bien que acostumbra a blindarse con el sintagma «de país»—. Y cuentan también las crónicas que Rigau fue receptiva a tales requerimientos —así como a la petición de unas directrices claras con vistas al próximo año escolar— y se comprometió a mantener la «normativa catalana». Lo que equivale a decir, en suma, que bendijo la insumisión que la entidad de entidades promueve en su incesante y ya prolongada campaña.

Toda política de desmantelamiento llevará su tiempo, lo que en este caso significa sus años. Pero hay que porfiar, no queda otra. Porque no son escuela. Son sólo un quiste profundo difícil de extirpar

Admito —lo contrario sería de una ingenuidad manifiesta— que está lejos el día en que Cataluña pueda contar con un gobierno no nacionalista. O con un gobierno de coalición donde el nacionalismo, aun minoritario, no lleve, en último término, la voz cantante. Pero si tal día llegara —seamos optimistas—, el primer deber de ese gobierno sería desmantelar cuanto antes ese conglomerado. ¿Cómo? Cerrando, ante todo, el grifo de las subvenciones. Sin ese dinero, gran parte de las actividades de agitación y propaganda de Somescola quedarían sin efecto. Claro está que no bastaría con eso, tal y como ha demostrado el caso de Baleares, donde la Asamblea de Docentes contó, para su manutención durante la huelga indefinida del pasado mes de septiembre en contra de la implantación del decreto de trilingüismo y a favor, en definitiva, del mismo modelo de inmersión vigente en Cataluña, con distintas aportaciones de particulares que, unidas a un considerable trapicheo en colegios e institutos, le permitieron capear el temporal. En el fondo, toda política de desmantelamiento llevará su tiempo, lo que en este caso significa sus años. Pero hay que porfiar, no queda otra. Porque no son escuela —la escuela es otra cosa—. Son sólo un quiste profundo difícil de extirpar.

Artículos anteriores
¿Quién es... Xavier Pericay?
Títol de la imatge
Escritor y filólogo. Ha impartido clases en la Universidad Autónoma de Barcelona y en la Universidad Ramon Llull. Está considerado uno de los mejores especialistas en la vida y la obra de Josep Pla. Trabajó en el Diari de Barcelona y colabora en Abc.
¿Quiere hacer un comentario?