Menú Buscar

Sociedad Civil Catalana se presenta advirtiendo de que "la independencia ni la queremos, ni nos conviene"

La entidad, impulsada por un grupo de catalanes "de orígenes personales y profesionales diversos, de diferentes ideologías y con sentimientos identitarios plurales", pretende exhortar a la sociedad civil catalana a mostrar su desacuerdo con el proyecto secesionista promovido por el presidente de la Generalidad, Artur Mas, y a "trabajar por una Cataluña que lidere una España moderna y europea; una Cataluña orgullosa de su historia y de sus tradiciones, de su riqueza cultural y lingüística, modelo de convivencia plural".

07.04.2014 11:45 h.
4 min
Sociedad Civil Catalana presenta su manifiesto fundacional
Redacción

"Llamamos a los catalanes a movilizarse por una Cataluña abierta en una España de todos". Con esta frase concluye el manifiesto fundacional de Sociedad Civil Catalana que se ha presentado este lunes en Barcelona, en cuya elaboración ha participado más de un centenar de personas.

La entidad, impulsada por un grupo de catalanes "de orígenes personales y profesionales diversos, de diferentes ideologías y con sentimientos identitarios plurales", pretende exhortar a la sociedad civil catalana a mostrar su desacuerdo con el proyecto independentista promovido por el presidente de la Generalidad, Artur Mas, y a "trabajar por una Cataluña que lidere una España moderna y europea; una Cataluña orgullosa de su historia y de sus tradiciones, de su riqueza cultural y lingüística, modelo de convivencia plural".

"Los catalanes que nos sentimos libres de espíritu proclamamos que Cataluña no está 'oprimida'. No hay ningún argumento político, económico o afectivo que justique los enormes costes sociales del 'proceso' independentista. ¡La independencia ni la queremos, ni nos conviene! ¡Los catalanes no queremos sentirnos extranjeros en nuestra tierra!", añaden.

Riesgo de fractura social

Sociedad Civil Catalana recuerda que "los catalanes hemos progresado junto al resto de españoles gracias a la unión de esfuerzos, el diálogo, la democracia y el respeto a la pluralidad" y señala que "no queremos quedarnos pasivos ante el intento secesionista de desarraigarnos del resto de españoles rompiendo los vínculos profundísimos que nos unen; o que nos aparten de este proyecto ilusionante que es Europa".

En ese sentido, advierten de que la secesión "no sólo implicaría enormes costes económicos que irían contra el bienestar de todos los catalanes sino, también, emocionales y afectivos, produciendo una fractura en la sociedad catalana cuya esencia es y ha sido siempre integradora".

El manifiesto reivindica "la Cataluña democrática, basada en el respeto al Estado de derecho, que valora la libertad individual y la convivencia", así como "una España que haga radicalmente suyas todas las lenguas y culturas; una España que haga bandera de su unión en la diversidad".

"La sociedad civil catalana tiene que despertar y hacerse oír"

"Queremos la Cataluña que siente sus lenguas catalana, castellana y aranesa como una realidad propia e inalienable, y que trata a cada una de ellas con pleno respeto y consideración, en todos los ámbitos, también naturalmente en la enseñanza", subraya la nueva entidad.

Y, tras rechazar la secesión de Cataluña, advierte sobre "el populismo", que "ha escrito las páginas más trágicas de la historia reciente".

Por todo ello, y "ante esta grave situación", consideran que "la sociedad civil catalana tiene que despertar y tiene que hacerse oír" para "resolver los problemas mediante el diálogo, sumando en lugar de restando". E insisten en que "la sociedad civil catalana tiene que demostrar al resto de España y de Europa que somos respetuosos con la ley, dialogantes y solidarios, en correspondencia con nuestro talante".

Acto público el 23 de abril

En el acto de presentación, celebrado en el Colegio de Periodistas de Cataluña, han intervenido Josep Rosiñol, presidente de la junta provisional de la entidad; Isabel Porcel, abogada y secretaria de la junta provisional; Josep Ramon Bosch, empresario, licenciado en Historia y fundador de Somatemps; Joaquim Coll, historiador, articulista y cofundador de Federalistes d'Esquerres; y Susana Beltrán, profesora de Derecho Internacional en la UAB.

La entidad ha puesto en marcha un proceso de recogida de firmas de adhesión al manifiesto a través de su página web (www.societatcivilcatalana.cat) y ha anunciado que hará un gran acto de presentación abierto al público el próximo día 23 de abril, Diada de Sant Jordi, en el Teatro Victoria de Barcelona.

Comentar
JDuck 25/08/2015 - 11:29h
Después de leer el artículo y los muchos comentarios, me parece que hay un común acuerdo en suscribir esta afirmación y el manifiesto que la contiene: "Los catalanes que nos sentimos libres de espíritu proclamamos que Cataluña no está 'oprimida'. No hay ningún argumento político, económico o afectivo que justifique los enormes costes sociales del 'proceso' independentista. ¡La independencia ni la queremos, ni nos conviene! ¡Los catalanes no queremos sentirnos extranjeros en nuestra tierra!". Y añado que considero que todos los residentes habituales en Cataluña somos catalanes, independientemente del origen y apellidos, de las raices culturales, del idioma vernáculo de cada uno. Y no excluyo a quienes, por convicciones propias, y no por adoctrinamiento fanatizante, se declaran a favor de la independencia, siempre y cuando sean respetuosos con quienes no la queremos.
MiquelEscudero 25/08/2015 - 11:29h
Eduardo: está en tres lenguas, a saber: catalán, castellano y aranés. Continúa deslizando el cursor después de la primera página y lo verás. Por otro lado, promover el liderazgo de Cataluña en España es fomentar la mejor conexión del 'Per Catalunya i l'Espanya Gran'.
Uesugi 25/08/2015 - 11:29h
Me sumo a esta interesante propuesta. Cualquier iniciativa a favor de la Catalunya y la España plurales es bienvenida. La unión en la diversidad es la mejor estrategia contra la unificación nacionalmilenaria.
JR 25/08/2015 - 11:29h
M´han enviat el manifest en 5 llengues (Català, castellà, aranès, anglès i francés). Perfecte. Endavant¡¡
Anibal 25/08/2015 - 11:29h
Vaya por delante mi apoyo y mi firma a la nueva entidad, pero ¿ no podríamos liberarnos de una vez por todas de esa "forma de hablar" y de esa especie de complejo a la hora de llamar a las cosas por su nombre y a la hora de dar a las palabras su exacto significado, como temiendo siempre que nos puedan llamar español instas o algo similar. Hay en estos escritos falta de determinación y de claridad o seguridad en las ideas. Ni Cataluña debe comprometerse liberar nada como justificando no se qué, ni se puede llamar catalán o todo el que vive en Cataluña (porque tiene perfecto derecho a seguir sintiéndose extremeño o gallego), ni se puede hablar continuamente de la "diversidad" refiriéndose siempre a las diferencias entre CCAA y nunca a la diversidad interior. Tampoco se como se pueden respetar por igual tres idiomas en una Comunidad o cinco idiomas en una nación, ni por que sólo se pude exigir bilingüismo en lo oficial y no regularlo a nivel de empresas con atención al público
Antoni Ferret 25/08/2015 - 11:29h
Em sembla molt ben fet i molt equilibrat, i molt oportú. Seria bo fer sentir al carrer una veu no independentista. Només estic en contra d'una frase: "proclamem que Catalunya no està 'oprimida'". I ja ho crec que ho està!, però molt menys que en el passat, per causa dels estatuts. De tota manera l'he signat.
Pepitox 25/08/2015 - 11:29h
Suscribo el manifiesto y la necesidad de una unión de los demócratas catalanes por objetivos políticos fundamentales. Hay matices, obviamente, en los que cada uno habría puesto una cosa u otra, pero bueno, no es el momento de discutir por ello. Por ejemplo, lo de que Cataluña lidere España, pues a mí ya me está bien si Cáceres, Soria, Burgos y Las Palmas de Gran Canaria lideran España junto con Tarragona y Gerona. Es que me da igual quién lidere España siempre que sea toda la nación la que lo lidere en una democracia que garantice, de verdad, la igualdad. En todo caso, ya he firmado el manifiesto.
Olegario 25/08/2015 - 11:29h
Seguro que no es afortunada la expresión de liderar España. Liderar se puede entender como "mandar en". De todos modos, la idea subyacente en una "Cataluña definida como parte de España, histórica y culturalmente", conlleva de suyo implicarse en España, con España, con el Estado. Contrasten esta idea con la mantenida habitualmente por CiU: "ser fuertes en Madrit", pero nunca asumir la responsabilidad de gobernar, es decir, "ser fuertes" para condicionar, para chantajear, para influir, para medrar, para extorsionar, para engañar, para pactar por una puerta y traicionar el pacto por la siguiente. Pero arremangarse, pringarse, mojarse, no lo han hecho nunca. De hecho es bastante incomprensible lo de "español del año", lo de minoría catalana" y demás zarandajas. Quedan a beneficio de inventario de la timoratez de comunistas, socialistas y populares, que han coadyuvado como tontos útiles al prestigio del llamado nacionalismo, cuyo regusto interno es el egoísmo narcisista.
Eduardo Pinzolas 25/08/2015 - 11:29h
No me había apercibido de la pestaña que cambia la lengua de la página web. Pido disculpas y retiro lo dicho en mi comentario anterior. En cualquier caso, mantengo la discrepancia en lo del "liderazgo" por cuanto presupone implícitamente que los ciudadanos de una comunidad tienen unas capacidades o potencialidades superiores al resto. ¿Debemos aceptar la idea de que el resto de ciudadanos y comunidades no tienen, por lo que sea, "capacidad de liderazgo" y deben ir a remolque? Prefiero la idea de que el liderazgo sea compartido por todos, cada cual en su ámbito, esto es que no haya un "real" liderazgo sino que cada comunidad tire del carro común según su realidad y sus circunstancias en diferentes campos. Todos sabemos las políticas y circunstancias (derecho civil, condiciones socio-económicas, régimen de propiedad, etc.) que han posibilitado que unas comunidades estén más industrializadas y sean más ricas que otras,
Anibal 25/08/2015 - 11:29h
Una cosa que choca en Cataluña (a los de fuera. A los de dentro ya no) es la obsesión de que quien viva en Cataluña debe sentirse obligatoriamente catalán y si no lo hace esta adoptando una actitud problemática y hostil a Cataluña. No sólo piensan así los nacionalistas, también la mayoría de catalanes y de Castellanos que han llegado a ocupar algún tipo de cargo . El pujolismo ha "normalizado" a todos para que se avergüencen de sentirse de sus regiones de origen Desde fuera de Cataluña se aprecia lo ridículo que es querer influir en lo que cada uno "se sienta". Nadie pide a los catalanes que viven en Andalucía que se sientan andaluces; sería ridículo. Y ningún catalán que viva en Extremadura admitiría que le exigieran sentirse extremeño. Entonces ¿por qué el pujolismo se cree con derecho a dominar los sentimientos de quienes viven en su "territorio". Se llama nazionalismo
1 2 3 4
¿Quiere hacer un comentario?