Primeras planas

Rajoy quiere el mando de los Mossos y CDC traiciona a Mas

Avalancha de trompazos al 'president' desde todos los flancos. Del artículo de Riera en 'La Vanguardia' al de Savater en 'El País'. CDC comienza a pensar sin Mas. 9-N, la gran efeméride: Cristales rotos

09.11.2015 09:28 h.
28 min
Pablo Planas
ABC: Lorenzo, tres veces grande

El Mundo: Moncloa prevé tomar el control de los Mossos y cortar la liquidez

El País: Convergència prefiere sustituir a Mas que celebrar nuevas elecciones

La Razón: Mas propondrá hoy ser presidente sólo 18 meses para crear el Estado catalán

Ara: Un altre 9-N decisiu

El Periódico: El Parlament entra hoy en la fase de "desconexión"

El Punt Avui: 9-N de debò

La Vanguardia: El Parlament inicia el proceso de ruptura sin president

Cinco Días: Gestamp toma Abengoa

Expansión: Gestamp toma Abengoa (coinciden ambos)

El Economista: Telepizza abrirá un restaurante cada dos días para salir a bolsa


Amanece, que no es poco mientras Sazatornil dispara al sol. Hoy es el día. El paisanaje llamado a la revolución toma café o toca la bocina. Es lunes, pero no parece tormentoso. Nos vamos a desenchufar y no se nota ningún telúrico aviso ni en el cielo, ni en el poso del café ni en los higadillos de las golondrinas. Las vestales duermen y los plumillas afilan el instrumental.

Noticia bomba en El País. Convergència es un nido de Brutos con la daga presta a asesinar a Julio César a pocos metros del Senado. Artur Mas desconfía de su sombra y sólo habla con Homs, Rull y Turull, el trío que guarda las espaldas del caudillo independentista. Pintan bastos, según la nota de Miquel Noguer, y vienen de la zona cero del tres por ciento. Escribe el periodista, que arranca en portada: "Convergència, el partido de Artur Mas, comienza a asumir que si el bloqueo de la CUP a su investidura se eterniza deberá buscar una alternativa para evitar las que serían terceras elecciones en Cataluña en cinco años. Hoy, tras la votación de una declaración de independencia, comienza el debate de investidura de Mas, que se resolverá mañana. Si, como parece, la CUP, que tiene la llave de la presidencia, se opone, se abrirá un plazo de dos meses para volver a votar la investidura de un candidato que apoye la CUP. Su diputado Benet Salellas asegura que no verían con malos ojos a Raül Romeva, pues “representa muy bien la idea de momento de excepcionalidad”, o a Neus Munté, actual vicepresidenta, que no tiene lazo alguno con la corrupción o con el clan Pujol. Sin embargo, la apuesta de Convergència es, de momento, Mas, que en su discurso hará recuento de sus esfuerzos a favor de la independencia y presentará una agenda social inédita para su partido, tradicionalmente de centroderecha. El presidente de la Generalitat en funciones sostiene que si es reelegido convocará otros comicios en 18 meses, en las que no será candidato, para abrir paso a la secesión".

Artur Mas en el búnker redacta un discurso para suavizar los perfiles del no. Sólo habría que aguantarlo dieciocho meses y ya, finito. Lo cuenta en La Razón Carmen Morodo: "El presidente de la Generalitat no se fía ni de los suyos ni de la mayoría de los de Convergència, e incluso ha intentado explorar personalmente el acuerdo con la CUP para el apoyo a su investidura. Está tan obsesionado con la idea de que hay una conjura en su contra como con la necesidad de borrar todo el pasado que le vincula a los Pujol y a las comisiones del 3%. Y el ruido de espadas en alto ya no le llega sólo desde el entorno de Esquerra, de la CUP o del Estado central, sino que sale de sus propias filas. Como sostiene uno de sus críticos, «sabe que si no consigue ser investido, la purga empezará inmediatamente, y empezará por él». Los suyos empiezan ya a acusarle de haber dinamitado al partido por su alineación con el independentismo, sin respetar su doctrina ni sus Estatutos ni su trayectoria".

Sigue la periodista: "Mientras Mas teje su red para intentar no ser el primero en caerse por el precipicio soberanista, en el bloque de los partidos que defienden la Constitución se volverá a escenificar hoy la voluntad de ir de la mano en la defensa de la legalidad, de la unidad nacional y del principio de igualdad entre todos los españoles. Rajoy tiene abierto el teléfono con los máximos líderes del PSOE y de Ciudadanos, Pedro Sánchez y Albert Rivera, respectivamente. Y esa voluntad de ir de la mano se escenificará hoy en la decisión del PP, de Ciudadanos y del PSC de intentar aunar posiciones en una reunión antes del Pleno".

En la contraparte, Casimiro García Abadillo, en El Mundo, afirma sin titubeos que el Gobierno está dispuesto a actuar sin ídem. Rajoy lo tiene todo controlado en la sala de mapas del comité permanente sobre el tema. Apunta así García Abadillo: "«Están contemplados todos los escenarios», confiesa un miembro del Gobierno a la pregunta que el presidente, Mariano Rajoy, rehúsa responder en público: «¿Qué va a ocurrir si la Generalitat y el Parlament desobedecen las resoluciones del Tribunal Constitucional?». Hoy comienza, con la aprobación por el Parlamento de Cataluña de una resolución pactada entre Junts pel Sí y la CUP, que contempla la puesta en marcha de instituciones propias de un Estado independiente, un periodo crítico en la historia de España. De cómo se conduzca, dependerá si se rompe la unidad territorial y política que ha perdurado durante cinco siglos y si estamos irremediablemente abocados a la creación efectiva de un nuevo Estado. A cortísimo plazo, la gestión del problema catalán determinará en gran medida quién va a gobernar el país a partir del 20 de diciembre".

Continúa la información con el estado general de Rajoy, que está orientado y además es consciente: "El presidente del Gobierno es consciente del reto al que va a enfrentarse a partir de hoy. Y, por ello, no ha dejado nada a la improvisación. «Rajoy lo tiene muy claro», asegura una de las personas que ha participado en las reuniones secretas que se han mantenido a lo largo de la última semana para contemplar las medidas a adoptar en los distintos escenarios. Aunque, formalmente, no se pueda decir que se haya establecido un «gabinete de crisis», en la práctica, se han creado grupos de trabajo en los ministerios implicados que han sido coordinados por la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y, en última instancia, por el propio Rajoy, para establecer las prioridades y la gradualidad de la respuesta en función de los pasos que se den desde las instituciones de Cataluña. Los departamentos afectados en la elaboración de los «dossieres sobre Cataluña» han sido: Justicia, Hacienda y Administraciones Públicas, Economía, Interior, Exteriores y, por supuesto, Presidencia del Gobierno".

El Mundo
Más: "El calendario está claro: hoy lunes, se aprobará la resolución de ruptura con España; inmediatamente se producirá la reunión urgente del Consejo de Estado para dar luz verde a su preceptivo informe al Gobierno (ya prácticamente redactado) para justificar el recurso de inconstitucionalidad; el martes o, a más tardar, el miércoles, se reunirá el Consejo de Ministros para aprobar la presentación del recurso ante el Tribunal Constitucional. El jueves, el TC ordenará la suspensión de los acuerdos que contempla la resolución que se aprueba hoy. El Gobierno juega con una primera hipótesis (que sería la más factible, sobre todo, si se confirma que la CUP no apoya la investidura de Artur Mas): el Parlament no dará pasos efectivos, como la creación de organismos para poner en marcha una Hacienda o una Seguridad Social propias, hasta después de las elecciones generales. Incluso, los actos de desobediencia efectiva, podrían retrasarse hasta la convocatoria de unas eventuales elecciones anticipadas en Cataluña, que se celebrarían en marzo".

En este enlace consta la información íntegra, que incluye los pasos a dar para tomar el mando de los Mossos, intervenir la administración y mandar a los consejeros a por café, como a los becarios del siglo pasado se les mandaba a por coñac y bolígrafos.

Los columnistas de la cebolla en La Vanguardia comienzan a reorientar sus baterías. El conde ha dado un toque y la gente es disciplina con sus patrones, en líneas generales. Francesc Marc Álvaro, pionero en la lucha, muestra un indisimulado malestar con la CUP: "Una parte de los votantes soberanistas de orden, mesocráticos y tranquilos, eligió la CUP. No lo hizo por amor repentino al anticapitalismo, lo hizo ­resumiendo­ por dos razones: porque quiso dar a los cuperos la vigilancia de la supuesta autenticidad del proceso y porque vio, en estas siglas, una política sin impurezas (lo cual fascina en una sociedad sin sentido de Estado y limitada por visiones pueriles del poder). Estamos donde estamos porque, en vez de reforzar la calle central del soberanismo, los votantes (incluidos muchos no rupturistas) dieron la llave a una opción lateral que, además, desprecia a la mayoría social que tiene como referente a un converso como Mas. La mayoría ­remarco­ sin la cual la independencia no tiene posibilidad de éxito".

Sigue: "Junts pel Sí se equivocó en la campaña al confundir el buen rollo con la CUP con el silencio sobre el voto útil. Y se ha equivocado ahora, al negociar. Los convergentes han pensado erróneamente que la declaración que se votará esta mañana ablandaría a los cuperos. Pero con eso sólo han precipitado el pulso con el Estado, justamente en medio de la desunión, la confusión y la debilidad. El equipo de Mas quiere dejar claro que el president lo ha intentado todo. Una foto con un precio muy alto. ¿Qué hará el votante soberanista tranquilo que se dio un gusto cuando vea el autogol?".

Tribuna de Fernando Savater en El País sobre lo que és y lo que no és el nacionalismo. Escribe el filósofo: "¿Qué son esas entidades fabulosas de las que hablan los nacionalistas? El maestro de sociólogos Juan José Linz escribió: “El tema de las diversas aspiraciones culturales y/o políticas queda generalmente definido con el uso de expresiones genéricas como los vascos o los galeses, o de términos como la nación vasca, el pueblo vasco, el grupo étnico y demás. Son pocos los intentos para definir de modo más preciso a qué aluden dichos términos, qué características definitorias se emplean para incluir a alguien en esas categorías y cómo verificar el grado en que una entidad colectiva de esta índole es una realidad, experimentada como tal por sus presuntos miembros”. Eso aclara por qué Pujol dijo de Borrell que era “un señor nacido en Cataluña, no un catalán”, Carme Forcadell considera “no catalanes” a los votantes de C’S o el PP, y el inefable Arzallus aseguró en una entrevista que yo no soy vasco “porque mi padre era notario y los notarios no son de ninguna parte”. Todos ellos tienen razón, porque ser “catalán” o “vasco” para un nacionalista no depende de rasgos culturales o biográficos, sino de la adhesión al ideal separatista de romper la ciudadanía estatal. Los no nacionalistas que siguen hablando de “lo que quiere Cataluña” o de que “los catalanes se sientan a gusto” confirman la ideología nacionalista sin saberlo".

Y concluye: "“¡Y se terminó la broma!”, dijo optimista García Albiol. Ojalá, pero por desgracia la broma continúa. Uno se desespera de ver a tantos jóvenes emburrecidos por la alfalfa nacionalista, convencidos de que “nos quieren quitar lo de aquí” y que todo lo malo llega porque no son independientes, es decir, puros y buenos salvajes. ¿Cómo acabará esto? No sé cómo, pero en cambio estoy seguro de que acabará mal. Aplico uno de los estupendos aforismos de Jorge Wagensberg: “Hay cosas que acaban mal porque, si no, no acaban”. Pues eso".

En El Mundo, Federico Jiménez Losantos avista deserciones entre los antiguos conjurados y no deja títere ni vanguardista con cabeza: "Ahora sale Godó -con Zarzalejos 'El malo' de chambelán- diciendo "no es esto, no es esto", como si no hubiera hecho él la lista de Junts pel Sí para asegurar esa mayoría absoluta ahora convertida en absoluto desbarajuste. Ahora viene Juliana, editorialista anticonstitucional de los 11 periódicos catalanes, 11, contra la legalidad española diciendo que fuera de la legalidad no se va a ninguna parte. Pero con Montilla y Pujol, sí que iba el amigo -y sin embargo falsificador- de Tigrekán. Ahora, en fin, el director de 'La Vanguardia' va y escribe esta frase que los retrata a todos: "Los moderados viven más". ¿Y cuándo se han moderado los golpistas del Puente Aéreo, los cacos del 'Espanya ens roba'? ¿Desde que la Generalidad no la deciden los godosios sino los sandalios de la CUP?".

9 de noviembre, gran efeméride. Santiago González, en el mismo El Mundo, lo deja patente: "Hoy, 9 de noviembre, el programa prevé la desconexión. Un 9 de noviembre tuvo lugar el 'putsch' de la cervecería de Munich; más tarde, en la misma fecha fue la noche de los cristales rotos. Un 9 de noviembre cayó el muro de Berlín y en la misma fecha, 26 años después, se van a poner estos desaprensivos a levantar el de Cataluña. La desconexión pararía la noria, el chorrito de la fuente, el río donde se afanan las lavanderas, el fuego en el que se calientan los pastores. 'Cataluña Unplugged' está llamada a ser un belén cuyas figuras serían todas 'caganers'".

Si el lunes apunta maneras en la prensa, ayer domingo fue día grande. Carme Riera, premio Nacional de Literatura, se despachó a gusto en La Vanguardia contra Rivera, contra Mas y contra la impostura general. Lección de genio matinal a cargo de la escritora que seguro ha levantado más de un sarpullido: "Durante su campaña Obama prefería utilizar el plural porque como líder carismático sabía que tenía que huir de la egolatría, que su yo debía quedar diluido en el nosotros. Algo que le convendría recordar a Albert Rivera, cuya primera persona del singular aflora con demasiada profusión en cualquiera de sus manifestaciones y cuya simpatía, pese a estar ya en campaña, es directamente proporcional a si le rodea la prensa, preferiblemente la televisión, o si se le acerca alguien en la calle, un ciudadano cualquiera, con el que se muestra adusto pornodecirengreído­comoenalgunaocasión he presenciado casualmente­ sin darse cuenta de que tal vez acaba de tirar un voto a la basura o peor, en la urna del adversario, olvidando que uno llega a la presidencia del Gobierno a base de una suma de votos".

Insiste: "Debe de ser una lata que te aborden por la calle, aunque sea para darte la enhorabuena, pero ese es el precio mínimo que un político tiene que pagar. Obama lo sabía bien y su jefe de campaña todavía más. Si en vez del líder de un partido eres el futbolista Piqué y tu mujer es Shakira, estás en tu derecho de mandar a la porra al personal y quejarte de los infinitos abordajes que genera tu presencia. Tantos, al parecer, que el pobre Piqué opta, como otros famosos, por no salir de casa o salir camuflado. A lo mejor lo del camuflaje es una buena idea, del rey abajo lo han usado muchos, aunque no me parece recomendable para políticos. Se les ve el plumero".

Más y sobre Mas: "Recuerden el casco del presidente francés, François Hollande, a quien solo le sirvió para poder separarse de su pareja, la periodista Valérie Trierweiler, a sabiendas de que no le perdonaría la infidelidad con la actriz Julie Gayet. De ahí que esté segura de que a Rajoy le reconoceríamos hasta con escafandra, como reconocemos a Stripe, un terrorífico gremlin disfrazado de Pujol. Saber escuchar a los demás, no sólo a los de tu propio partido, sino a los ciudadanos de a pie es fundamental y son líderes aquellos que precisamente saben prestar oídos a la gente sin caer en el populismo.Una tentación que el líder con carisma debe evitar por todos los medios. El fracaso del president Mas comienza, a mi juicio, el día en que cambia los presupuestos de su federación ­Convergència i Unió­ por los de la Assemblea Nacional Catalana de la señora Forcadell, militante de Esquerra Republicana, hoy convertida nada menos que en presidenta del Parlament. A continuación se cree ungido por Dios, un nuevo Moisés, al que Yahvé en el Sinaí le ha entregado las tablas de las particulares leyes catalanas. Basta recordar los carteles de la campaña electoral del 2012, en los que, a imitación de Charlton Heston en la película Los diez mandamientos, aparecía de espaldas al pueblo, conduciéndole al desastre de la pretendida gloria, en la que nos encontramos ahora".

Remate: "Tal vez a la postre, Mas no era un líder carismático, aunque pudo parecerlo, pues, en efecto, generó empatía e ilusión en los que creían en su proyecto. Era y es un ególatra de tomo y lomo, tan aferrado al poder que ha preferido dinamitar su partido, romper con Unió e ir el cuarto en las lista de Junts pel Sí, resguardándose, para que las minas, en caso de que las hubiera, estallaran bajo los pies de los primeros de la fila, dejándole a él incólume, de ahí que no participara en los debates ni diera la cara. Hoy por hoy, perdido el timón y el rumbo al que tanto le gustaba aludir, ni siquiera es capaz de retirarse, como hubiera hecho un verdadero líder carismático. Una lástima".

Félix de Azúa también daba la cara en una entrevista en El Mundo del domingo:

"¿Cuál es la vocación independentista de Artur Mas?

No lo era, pero fue forzando la máquina para conseguir una negociación mejor hasta que la máquina se volvió loca. A la vez que no pueden pagar las deudas con las farmacias, por ejemplo, invierten sumas ingentes de dinero público en embajadas inútiles de Cataluña en el extranjero. En este proceso, Artur Mas (un empleado de Pujol) se dio cuenta de que si detenía el camino iniciado Pujol acabaría en la cárcel. Y no sólo Pujol, sino sus siete hijos. Son como la familia Gadafi. Así que aconsejado por el patriarca pensó en forzar al máximo el desafío para evitar que se toque a la familia.

¿Y Antonio Baños, qué es?

No tiene el menor interés. Es uno de esos tipos a los que les ha ido muy mal en la vida y en su deriva apuestan por incendiar el mundo. Este pobre hombre, que debe de ser muy simpático como compañía de tasca, se ha visto con un poder monumental porque en Cataluña hay mucha gente que vota frikis. El problema no es Baños sino de la gente que le ha dado el voto.

¿Se llegará a la suspensión de la autonomía en Cataluña y a la aplicación del artículo 155?

Yo ya lo habría aplicado.

¿Sin más?

No sin más, sino con todo lo que ya hemos visto. Si se hubiera aplicado hace un par de años no estaríamos en esta situación. En el momento en que el presidente de una Comunidad Autónoma, que es un empleado del Estado, desobedece las órdenes del Constitucional hay que decapitar ese Gobierno. Es igual que cuando nos piden cumplir con Hacienda mientras la mayoría de los miembros de las clases dirigentes tienen cuentas en el extranjero. Estas son las cosas graves de este país.

¿Cree que aplicarán el 155?

No creo que Rajoy lo aplique. Es un hombre sin sangre ni cerebro. Qué podemos esperar de alguien que alardea de leer sólo prensa deportiva. Es un hooligan de la idiotez.

¿Ve alguna solución para este asunto?

Es que los catalanes están convencidos de que hay que pagarles la vida. Han vivido siempre del privilegio. La industria textil, que es su orgullo, está erigida con la sangre de los españoles. Se convirtieron en lo que son gracias a Franco. Esta locura, que dicha así parece un chiste, es absolutamente real. Y además son xenófobos hasta la médula, como demostró Marta Ferrusola. En un artículo de su libro Contra Jeremías habla de que en estos años España se ha dejado ver mejor en el lugar donde lleva mucho tiempo instalada, en la pobreza.

¿Es el mayor problema?

Uno de ellos. Es que España es un país pobre y sigue siéndolo. Las nuestras son ciudades pobres, sucias, desarticuladas, desorganizadas, sin recursos inmediatos... La sociedad es pobre porque nadie se ha preocupado de sus necesidades primarias. Aquí hablan de ayudar a los desfavorecidos con asuntos como el IRPF o el IBI, pero no se plantean ayudar con mejor educación, con bibliotecas públicas, con mejor asistencia sanitaria. Son unos mediocres".

Hoy independencia y mañana fútbol. No pain, no Spain.

Última hora. Análisis de Juliana sobre la CUP: Es un partido a la izquierda de la izquierda que nunca ficharía a un general de la OTAN para reforzar su reputación y abrir el compás electoral en dirección al centro. Resistente a la posmodernidad, la CUP es hija de diversas tradiciones radicales, pero está más emparentada con el antiguo POUM, que con el viejo PSUC y su pasión por el realismo político. La CUP es una vivencia. Es una reencarnación de los fraticelli, con guión de Pier Paolo Pasolini. David Fernández presidió la Comisión Pujol y se convirtió en el político catalán mejor valorado en las encuestas. La regla monástica le impidió encabezar por segunda vez la lista electoral. De haber repetido, los cuperos tendrían hoy más de diez diputados y un papel todavía más determinante para la estabilización, o no, de la mayoría independentista".

Sigue: "¿De dónde salieron los 337.794 votos obtenidos por la CUP el 27 de septiembre? La respuesta es fácil: salieron del interior del cráter Pujol, de los tejidos sociales heridos por la crisis, del funcionariado más irritado y de algunas zonas bienestantes. (Siempre hay un toque chic en la radicalidad catalana). La CUP más la candidatura catalana de Podemos sumaron 705.407 votos (17.7%), casi tantos como Ciudadanos (17,9%). Mienten quienes escriben que Catalunya es indiferente a la corrupción. Ocurre todo lo contrario. La actual radicalización política de la sociedad catalana es consecuencia directa, entre otros factores, de la desmoralización provocada por la corrupción. Artur Mas depende hoy de la CUP como consecuencia de las radiaciones del cráter Pujol. No son gente fácil de domesticar. Al igual que aquellos franciscanos espiritosos de la Edad Media que tanto entusiasmaban a Pasolini (apostólicos, miguelistas, begardos, beguinas, joaquinitas y fratre d'opinione), los nuevos fraticelli son rigoristas. Son gente leída, poseen un fuerte sentimiento de comunidad, la mayoría de ellos tiene poco que perder, están dispuestos a aplicar sus ideas, y se sienten llamados a ajustar cuentas con el partido que ha gobernado Catalunya durante 28 de los 35 años de autonomía. "Ara és la nostra!", viejo lema catalán de la menestralía radicalizada".

Y remata: "CDC seguramente se han equivocado estos días al aplicarles el protocolo ERC: adulación, concesiones retóricas y programáticas y presión final en las redes sociales para asegurar la obediencia. La CUP no es Esquerra. Está fabricada con otros materiales. Los convergentes aprueban hoy una resolución que se halla lejos de su cultura política sin haber obtenido nada a cambio. El error táctico es inmenso. Las consecuencias, impredecibles".

¿Franciscanos? Gente leída y toque chic. Una vestal ha despertado y dice que Cataluña es territorio plagado de jalabolas. Grande.

9 de noviembre, santoral: Ntra. Sra. de la Almudena, Eustolia de Constantinopla, Agripino de Nápoles, Jorge de Lodève y Orestes de Capadocia.
 
Comentar
Marino 10/11/2015 - 12:06h
Solo una puntualización: Tengo entendido que el padre de Arzalluz no era notario sino chófer en una línea de autobuses, excombatiente carlista convencido, y premiado con la concesión de un estanco por su lealtad a la Dictadura. ¿En qué entrevista dijo Arzalluz eso? ¿Es cierto lo primero o lo que yo leí a Jon Juaristi y acabo de ver en internet?
Alquife 10/11/2015 - 12:06h
El Notario aludido es el padre de Fernando no el de Arzallus, personaje despreciable que no precisó que su padre fuera carliston para serlo, con ser jesuita tuvo bastante.
Olegario 10/11/2015 - 12:06h
Ciertamente, ..." porque en Cataluña hay mucha gente que vota frikis. El problema no es Baños sino de la gente que le ha dado el voto". Si damos un significado amplio a la palabra friky, somos muchos los que merecemos esa "reprimenda", ya que llevamos toda la democracia creyendo que votamos a comunistas, socialistas e izquierdistas, sin haber percibido que no, que son unos farsantes, que son nacionalistas disfrazados, que son agentes del PUC.
¿Quiere hacer un comentario?