Rajoy advierte a Mas: "España y la soberanía nacional para mí no son negociables"

"Tengo la impresión de que plantear una reforma de la Constitución para dar satisfacción a alguien que no se va a sentir satisfecho con esa reforma de la Constitución es un enorme error. Yo, desde luego, no lo haré", argumenta el presidente del Gobierno para rechazar la reforma constitucional en clave federal que plantean el PSOE y el PSC.

05.11.2013 23:13 h.
3 min
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy
Redacción

"El artículo 1 y 2 de la Constitución, España y la soberanía nacional para mí no son negociables". Así de contundente se ha mostrado este martes el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (PP), durante la sesión de control en el Senado, ante una petición del senador José Montilla (PSC) para que "dialogue" con el presidente de la Generalidad, Artur Mas (CiU), y "con todos aquellos que queremos estar juntos, pero mejor".

Montilla había advertido a Rajoy del riesgo de "una declaración unilateral de independencia", y este le ha respondido apelando a los artículos de la Carta Magna que establecen que "la soberanía nacional reside en el pueblo español" y que recuerdan "la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles".

El presidente del Gobierno ha rechazado la propuesta de reforma constitucional en clave federal que plantean el PSOE y el PSC:

"Tengo la impresión de que plantear una reforma de la Constitución para dar satisfacción a alguien que no se va a sentir satisfecho con esa reforma de la Constitución es un enorme error. Yo, desde luego, no lo haré".

"La soberanía es del conjunto de los españoles"

Rajoy ha insistido en que, más allá de reformas constitucionales, "lo esencial y lo que se está debatiendo aquí es el artículo 1 y el artículo 2 de la Constitución", algo de lo que no es partidario de cambiar porque cree "en la unidad nacional" y en que "la soberanía es del conjunto de los españoles".

"Y estoy absolutamente convencido de que usted tampoco [quiere cambiarlo], lo cual me tranquiliza y me reconforta", ha respondido a Montilla. "Y a partir de ahí, si alguien quiere hacerlo, que lo haga, cumpliendo los procedimientos establecidos en las leyes y que todos hemos aprobado en su momento", ha añadido.

Rajoy ha recordado que él ha apoyado las dos reformas constitucionales que se han hecho, pero ha alertado de que cualquier reforma debe ser muy concreta y contar con grandes apoyos:

"Cuando hablamos de reformar la Constitución, no estamos hablando de reformar la tarifa del IRPF, estamos hablando de las reglas de juego y de las normas de convivencia. Y es muy importante saber qué es lo que queremos cambiar, es muy importante tenerlo muy claro, es muy importante conseguir el máximo consenso posible, y es muy importante elegir bien el momento".

"Si hay propuestas, estaré abierto al diálogo, pero hay algunos temas sobre los que a mí no se me puede pedir que ceda", ha concluido.

Comentar
Antoni Ferret 25/08/2015 - 11:35h
1) Ja sabem que hem d'esperar dos anys, perquè tant ell com el senyor Mas no hi siguin, perquè són dos indesitjables, i que aleshores ens puguem entendre. 2) La Constitució i tot lo que diu són negociables (però sense ell). 3) La reforma de la Constitució s'haurà de fer sense comptar amb ell. 4) Hi ha catalans que no n'estaran satisfets, però molts altres sí.
Olegario 25/08/2015 - 11:35h
"Tengo la impresión de que plantear una reforma de la Constitución para dar satisfacción a alguien que no se va a sentir satisfecho con esa reforma de la Constitución es un enorme error". En efecto, esa es la clave. Si el nacionalismo quisiera realmente hacer un beneficio al país, debería disolverse y actuar en clave política real, vinculada a la ordenación de la sociedad enfocada al bien común, a la gestión de la economía en términos de derecha e izquierda y sumándose a la construcción europea como demanda el momento histórico que nos toca. Pero, ¿cómo vamos a pedir peras al olmo?
Juan Pérez 25/08/2015 - 11:35h
Estic d'acord en què tot és negociable, quan d'una constitució parlem, però no és menys cert que hi ha articles d'una constitució que poden revestir un caràcter innegociable, perquè són l'eix vertebral de la mateixa, com, per exemple, quin és el subjecte de la sobirania nacional. No crec, sincerament, que en aquest punt hi càpiguen les negociacions, tot i que algunes faccions dels PSOE -Rubalcaba i poc més- estan disposats a reconèixer sobiranies diferent de la que ara recull la constitució del 78. Quins i com negociaran, si per reformar-la necessiten per força els vosts del PP? Aquest és el valor que tenen les constitucions, que una vegada pactades, s'han d'arreplegar consensos molt amples per canviar-les. I això hauria de ser fàcil en el cas del Senat, per exemple. Tot i que, e aquest cas, tots xuclen de la teta el pressupost, raó per la qual s'ho pensen tant.
LARRA 25/08/2015 - 11:35h
POR UNA VEZ LE DOY LA RAZON CON REFORMA O SIN REFORMA LOS SEPARATISTAS NUNCA NUNCA ESTARAN CONFORMES
¿Quiere hacer un comentario?