Menú Buscar

Pujol: la tercera vía "no se puede aplicar"

El histórico dirigente nacionalista profundiza en su giro independentista y considera inviable la tercera vía, la solución alternativa a la independencia que defiende Duran i Lleida. También opina que una hipotética Cataluña independiente no debería "dar la espalda" al castellano.

21.11.2013 19:16 h.
4 min
José Bono, en Barcelona
Redacción

El ex presidente de la Generalidad Jordi Pujol, desde su teórico retiro, continúa haciendo política de primer nivel. Y continúa decantándose hacia posiciones soberanistas. Ahora, criticando la tercera vía que propone el también nacionalista Josep Antoni Duran i Lleida -y que ve con buenos ojos el PSC- como alternativa a la independencia. Una vía que considera que "no se puede aplicar".

Pujol, entrevistado este jueves a RAC1, ha razonado que lo que ahora se conoce como tercera vía no es nada de nuevo, sino que es "un invento del catalanismo del siglo XX", tanto "de derechas como de izquierdas". Un "invento" que "ahora no se puede aplicar", porque, a su parecer, es una vía que "está absolutamente obstruida". Y ha asegurado que él mismo fue un "gran usuario".

En este sentido, Pujol ha interpretado que "un último intento de tercera vía fue el Estatuto del 2006", y que el punto de inflexión fue la sentencia del Tribunal Constitucional del 2010, que ajusta a la ley el Estatuto. Evitando en todo momento alusiones explícitas a la independencia, Pujol ha dicho que después de esta sentencia "mucha gente que hasta entonces no estábamos" en esa opción, pasó a considerar "que no saldremos adelante".

Pujol, de hecho, ya se posicionó en contra del Estatuto de 2006, -que promovió el ex presidente autonómico Pasqual Maragall (PSC)- cuando todavía se estaba elaborando. Sólo que, entonces, no lo hacía desde las posiciones que ha adoptado después de su último giro hacia el independentismo.

Recuerda que el castellano es la lengua "de muchos catalanes"

En una línea parecida se ha manifestado en el editorial de su fundación publicado este miércoles. El ex presidente de la Generalidad interpreta los movimientos independentistas como una "reacción" contra "un marco español muy agresivo" que supuestamente pretende borrar la autonomía y la lengua catalana en dos generaciones, según explica. Y, a pesar de que en este editorial tampoco se posiciona literalmente a favor de la independencia, si que la cita como opción posible:

"Todo pueblo tiene derecho a defender su identidad y su capacidad de crear una sociedad justa y adecuada a su manera de ser. También, si hace falta, con la independencia. Y esto es lo que ahora está en juego en Cataluña".

Pujol añade que, "la manera de hacer que esto sea posible" y "la única manera de hacer las cosas bien", consiste en que "la ciudadanía sea consultada". Y defiende que "si la separación se quiere hacer bien", Cataluña "no se tiene que proponer dar la espalda a lo que de positivo y a veces de extraordinario ha habido en la historia de España o en su cultura". Incluyendo "obviamente la lengua castellana".

Sobre el castellano, Pujol recuerda "su proyección mundial". Pero también señala que "seguiría siendo la lengua de muchos ciudadanos catalanes, también en un Cataluña independiente". "En un proceso así hay que valorar los derechos y los valores de todo el mundo. Hay que saber valorar el otro", concluye.

Comentar
Olegario 25/08/2015 - 11:34h
Olegario 20/11/2013 - 12:11h En una Cataluña independiente, lo más probable es que el castellano siga siendo oficial, además de reconocido como patrimonio de Cataluña, pero como patrimonio un tanto particular; como herramienta es mucho más común que el castellano, en las relaciones comerciales internas y externas, además, es gratis. No habrá que abominar de él porque dejará de ser una herramienta de confrontación. Aún así, seguirá siendo una lengua de segunda en la catalogación social, seguirá siendo "la lengua impropia, traída por los inmigrantes y por las fuerzas de ocupación". El catalán seguirá siendo la lengua de las clases dominantes, aunque su dominio no será gran mérito. En la nueva situación, se implantará otra legalidad, no tan basada en la lengua, sino en la ascendencia de nacimiento y de apellidos. Ténganlo claro, no cabe duda, los nacionalistas lo son por ser refractarios a los valores democráticos e igualatarios. Vean Andorra.
Antoni Ferret 25/08/2015 - 11:34h
Està equivocat, senyor Pujol. Vostè ho ha intentat amb el PP i amb un PSOE depravat. Avui tenim un PSOE refet i reformat.
¿Quiere hacer un comentario?