Menú Buscar

Pablo se traga 'L'estaca' y se arma frente a Albert

4 min

Una cosa hay que reconocerle a la derecha en España: hay que tener huevos para ser de ella. Muchos. Porque si eres de izquierdas, o eso dices, todo cuela, todo hace gracia y todo vale. Pero como seas de la acera política de enfrente... uf.

Para muestra, un botón: va Mariano Rajoy, se pone al pairo de todo lo que sucede en Cataluña, y llamarle maricomplejines es poco. Los unos le critican por no sacar los tanques, o por lo menos el artículo 155, los otros por no dialogar (de qué, ya ni se sabe, claro...), los todos por no hacer nada de nada, curiosa crítica, ya que esa siempre fue su especialidad. ¿O acaso se creen que Rajoy llegó a la Moncloa a base de ser hiperactivo?

Respeto más al que se sumó a la V por sincera convicción independentista que a aquel que pretende estar ahí no queriendo la independencia, con el falaz argumento de que si la democracia es esto o aquello

Coñas y críticas (algunas muy bien fundadas) aparte, a mí hace rato que me llama la atención que a Rajoy le dijeran de todo por hacer el gallego en Cataluña, por no quererse implicar ni mojar, mientras nadie afeaba para nada que mantuvieran esa misma conducta desde un montón de dirigentes socialistas hasta los sindicatos todos, pasando por IU y derivados y, como no, Podemos.

Lo de la izquierda catalana, española y hasta islandesa, de haberla, con el dret a decidir es que es la hostia, con perdón. Aterrados ante la idea de parecer fascistas, no les ha importado quedar como idiotas. Respeto más al que se sumó a la V por sincera convicción independentista que a aquel que pretende estar ahí no queriendo la independencia, con el falaz argumento de que si la democracia es esto o aquello. Oigan, y ya lanzados en este plan, ¿para cuándo un referéndum sobre si queremos seguir pagando impuestos, manteniendo parlamentos enteros y soportando sindicatos? ¿Por qué no podemos decidir si queremos la anarquía pura y dura?

Son muchos, son muchísimos, no solo Rajoy, los que se han puesto descaradamente al pairo. Empezando por los de Podemos, que cerraron su congreso de Vistalegre con 'L'estaca' de Lluís Llach cuando ya no se saben la letra ni los de ERC, pero a la vez sale Pablo Iglesias a decir, bajito y con la coleta en la boca, que a él personalmente li sabria greu que la independencia se concretara...

Observo que en los últimos días se ha sacado la coleta de la boca y hasta se le oye más fuerte. Aprecio una ligera pero positiva desambiguación en el discurso de Pablo Iglesias sobre Cataluña. ¿Se ha hecho mayor? ¿Ha entendido que el cielo no se conquista por asalto, sino con ideas sólidas y seriedad? Que le pregunten sino a Lucifer.

En mi opinión no ha habido ni habrá maduración ni madurez. Lo que ha habido es una arriolada de izquierdas. Ellos también temen a Dios y a las encuestas. Ellos también se dan cuenta de cuando se les dibuja en las narices una amenaza que les obliga a bajar a las barricadas, ponerse a la defensiva.

Esa amenaza, dentro y fuera de Cataluña, se llama Albert Rivera. Abriendo Cataluña y cerrando España.

Artículos anteriores
¿Quién es... Anna Grau?
Anna Grau
Periodista y escritora. Ha sido delegada de 'Avui' en Madrid, corresponsal de 'Abc' en Nueva York y ha sido o es colaboradora de TV3, Catalunya Ràdio, RAC1, COM Ràdio, RNE, TVE, Telecinco, Antena 3, 13 TV y Televisión de Castilla-La Mancha. Actualmente firma desde Madrid en 'Abc' y en el digital 'Cuarto Poder'. Es autora de tres novelas y del ensayo 'De cómo la CIA eliminó a Carrero Blanco y nos metió en Irak' (Destino, 2011).
Comentar
JoaquinM 25/08/2015 - 11:20h
Estupendo artículo. Por cierto, ya el propio Pablo Iglesias ha dicho, en parte para camuflar su cooperación con los principios de los secesionistas (el fantasioso "derecho a decidir" la secesión, que él asume), que también quiere que los ciudadanos voten de todo y en cualquier momento, es decir, democracia interactiva, cada día con el mando de la tele o tal vez llamando a una centralita, o tal vez tipo "Aló presidente" para sugerirle personalmente al gran líder las cuestiones. Por cierto, como curiosidad histórica: "Santiago y cierra España", no tiene nada que ver con cerrar España. Se trata de una deformación del significado de una arenga de combate típica de las tropas españolas desde finales de la Edad Media. "Cerrar" significaba reducir la distancia, es decir, acercarse al enemigo para luchar (en inglés aún perdura ese uso). Por tanto, era como decir, "Con la protección de Santiago, entra en combate, España". Es decir, curiosamente, algo muy parecido a "¡España, a por ellos!"
EduardoPinzolas 25/08/2015 - 11:20h
Muchas gracias a JoaquinM por esa etimología, a la par curiosa y desconocida, del “cerrar”. Respecto al artículo, seamos francos: más felices que algunas cabezas españolas si Rajoy echara a correr a su Batet particular o el 155 estarían los chicos de ERC, CDC, ANC, Òmnium e incluso otros, porque la dialéctica de los nacionalismos es el enfrentamiento, mejor si violento, y el consecuente victimismo que se deriva de aquél. No obstante, lo que muchos siguen viendo como proceder de maricomplejines, galleguismo o presunta pereza existencial del presidente, yo lo sigo viendo adecuado, qué quieren que les diga. Ni tanques ni 155 ni diálogo fuera de la ley y, si ha habido algún contacto, de momento no ha producido más consecuencia práctica que tolerar la mamarrachada del 9N, consecuencia discutible si se quiere, pero no absolutamente negativa a mi modo de ver.
EduardoPinzolas 25/08/2015 - 11:20h
Echo en falta, eso sí, más batalla ideológica y más pedagogía política por parte del Gobierno, claro que esa falta no es sólo achacable al Gobierno. SCC hace lo que puede, pero está demasiado sola en este campo.
Olegario 25/08/2015 - 11:20h
http://cronicaglobal.elespanol.com/es/notices/2014/12/el-fin-de-una-extrana-especulacion-retorica-corona-generalidad-14574.php#comments Olegario 29/12/2014 - 19:26h "Rajoy... quería ofrecer el blindaje de las competencias en educación a favor de la Generalidad y un plan escalonado de eliminación radical del déficit fiscal catalán. Rajoy llevaba un papel en el bolsillo que no pudo entregar a Mas". Esta información, poco divulgada, es una losa en la credibilidad del PP en Cataluña, como garante de los derechos constitucionales y tira por tierra el esfuerzo sincero y consciente de personas de este partido.
¿Quiere hacer un comentario?