Menú Buscar

Otra política lingüística sí es posible

11 min

Como en todos los otros puntales del proyecto político nacionalista/independentista, la política lingüística (PL) ha sido sometida a un pensamiento único blindado a toda crítica. Sucede con el déficit fiscal, las infraestructuras, la interpretación de la Historia, etc. Pero es que, además, la PL recae en el corazón de la catalanidad, la que se considera su esencia, que es la lengua. Por eso, toda la PL -y no sólo la inmersión- es considerada una línea roja que ningún gobierno español ni grupo organizado en Cataluña puede ni siquiera soñar en modificar.

Nunca ha habido en los medios de comunicación catalanes un debate sobre modelos alternativos de promoción de una lengua minoritaria

Es lógico que amplios sectores de ciudadanos piensen que la PL que sigue la Generalidad es la única posible para promocionar y proteger el catalán. Nunca ha habido en los medios de comunicación catalanes un debate sobre modelos alternativos de promoción de una lengua minoritaria. La Generalidad siempre ha presentado su PL como la única posible y ha convertido cualquier crítica, por razonable que fuera, en una actitud españolista que quiere atacar el catalán. La desinformación en este tema es, como en tantos otros, escalofriante.

El hecho, no obstante, es que existen modelos alternativos a la PL de la Generalidad. Un modelo alternativo de PL sería aquel que promovería y protegería el catalán pero que lo haría de manera diferente de cómo se ha hecho hasta ahora. Existe una amplia bibliografía académica sobre este tema y tenemos documentadas las muchas experiencias de promoción de una lengua minoritaria en muchos países del mundo. La PL como campo de estudio académico surge a partir de las experiencias de los años 1950 y 1960 cuando los diversos países de Oriente Medio, Asia y África salen de la colonización y quieren establecer sus lenguas autóctonas como lenguas oficiales y de uso mayoritario, a veces junto con la lengua colonial, a veces sin ella. Las experiencias son variadas, desde la masiva promoción del swahili en Tanzania a la introducción del hebreo en Israel.

También en Europa existen muchos casos de promoción de lenguas minoritarias. De hecho, prácticamente todos los países de Europa tienen grupos de población que hablan una lengua diferente de la mayoritaria de cada país. En el Reino Unido, el galés, en Eslovenia, el italiano, el alemán y el húngaro, en Holanda, el frisón, en Francia, el occitano, el bretón, el catalán y el alsaciano, entre otros, en Dinamarca, el alemán, en Finlandia, el sueco. Todos estos países, en mayor o menor medida, tienen planes de PL y sus experiencias están documentadas y analizadas.

Así pues el mundo es muy grande, las experiencias en el campo de la PL son diversas y el conocimiento que tenemos sobre como implementar buenos programas es amplio, después de medio siglo de estudios académicos sobre el tema. En primer lugar, podemos decir que hay dos grandes orientaciones en el campo de la PL: la corriente de intervencionismo débil y la corriente de intervencionismo fuerte. Como sus nombres indican, la primera orientación es la que piensa que los gobiernos tienen que intervenir poco en la PL, que tienen que elaborar e implementar unas líneas generales pero que tienen que dejar hacer, que las mismas dinámicas sociales ya llevarán a un equilibrio entre lenguas o un mayor uso de la lengua que se quiere promover. La orientación de intervencionismo fuerte, al contrario, piensa que el gobierno tiene que legislar en todos los ámbitos posibles y que el dirigismo desde los poderes públicos es imprescindible si se quiere hacer progresar una lengua. El modelo catalán de PL es, sin lugar a duda, el segundo.

El modelo catalán de política lingüística parte de un diagnóstico muy particular: Cataluña es monolingüe y el castellano es un accidente de la Historia

Dentro de esta orientación de intervencionismo fuerte, el modelo catalán de PL parte de un diagnóstico muy particular: Cataluña es monolingüe y el castellano es un accidente de la Historia. Este es el diagnóstico que hizo la Generalidad ya en el primer Plan de PL de 1983 (actualmente el que está en vigor es el segundo, de 1998). En lógica consecuencia, el objetivo de los dos Planes será el de modificar esta anomalía.

Toda la PL está al servicio de la idea que Cataluña es monolingüe. Por lo tanto, lo que se promueve no es la presencia del catalán en los ámbitos públicos sino la presencia exclusiva del catalán. Esto lo vemos en la administración pública, que es una Administración monolingüe. En contraste con esto, podemos pensar en una Administración escrupulosamente bilingüe: ¿no aseguraría una Administración bilingüe la presencia y progreso del catalán en este ámbito? Lo mismo es aplicable a la educación, con unas escuelas bilingües, donde también estaría asegurada la presencia y uso del catalán. Se podría haber legislado para crear una Administración bilingüe y una educación bilingüe pero no era esto lo que se quería hacer. Lo que se quería y quiere hacer es reparar la anomalía de la presencia del español y configurar instituciones que operen únicamente en catalán.

Actualmente, toda la PL está orientada a vencer al español. Esto se intenta materializar en páginas y páginas de normativas lingüísticas, obsesivamente detallistas, que llegan a legislar en qué lengua tienen que estar todos y cada uno de los letreros y anuncios que hay en cualquier departamento o institución de la Generalidad.

Un cambio en este desafortunado estado de cosas requeriría introducir en Cataluña un modelo alternativo de PL. ¿Cuál podría ser un modelo alternativo al actual? Para empezar, aquel que hace un diagnóstico esmerado de la realidad: que Cataluña es bilingüe y que la promoción y protección del catalán se tiene que hacer dentro de este marco si se quiere que tenga éxito y que sea socialmente justa. Este marco sería el de promover el catalán como lengua que convive con el castellano y no como lengua que se le opone.

Con un bilingüismo escrupuloso, la presencia del catalán estaría asegurada, y seria, además, una medida que contaría con el apoyo de la mayoría de los ciudadanos

Con este modelo alternativo, la filosofía de la PL cambiaría significativamente. El nuevo modelo entendería que la mejor manera de promocionar una lengua minoritaria es hacer un programa en positivo. Por lo tanto, los mensajes estarían orientados a seducir e invitar, a despertar el interés y la curiosidad por la lengua, y a conseguir que muchos hablantes del español y otras lenguas, de manera voluntaria, llegaran a hacer suyo el catalán y lo utilizaran en todos aquellos contextos donde se sintieran cómodos.

Por otro lado, en todos los ámbitos de la Administración, el objetivo general de este nuevo modelo sería conseguir un bilingüismo efectivo: señalización e informaciones públicas bilingües, una Administración bilingüe y unas escuelas bilingües. Con un bilingüismo escrupuloso, la presencia del catalán estaría asegurada, cómo hemos visto anteriormente, y seria, además, una medida que contaría con el apoyo de la mayoría de los ciudadanos. En contraste, la PL actual estipula que lo que tiene que haber en la administración pública es presencia exclusiva del catalán.

Respecto al sector privado, la orientación general sería premiar en lugar de castigar. Por ejemplo, una medida sería proporcionar una subvención razonable a todos aquellos comerciantes que quisieran rotular anunciar y/o informar sobre sus negocios en catalán, sea sólo en esta lengua sea junto con el castellano. En contraste, actualmente tenemos un modelo punitivo, que castiga con multas a los comerciantes que no anuncian su negocio en catalán.

Finalmente, este modelo alternativo de PL entendería que algunos ciudadanos hablantes de otras lenguas declinaran participar en este proyecto de hacer suyo el catalán y que optaran por funcionar exclusivamente en español o, en círculos más pequeños, en inglés o en árabe. De hecho, esta es la realidad en todas partes. Cuando los nacionalistas dicen que todos los que viven en Cataluña tienen que dominar el catalán, esta pretensión no tiene parangón en la realidad. No todos los que viven en Inglaterra hablan inglés, ni todos los que viven en Suecia hablan sueco ni todos los que viven en Madrid hablan español. La aspiración no tendría que ser todos los ciudadanos, sino cuanto más, mejor.

En conclusión, otra política lingüística sí que es posible, una que promueva y proteja el catalán dentro de un marco de aceptación de la realidad bilingüe de Cataluña y con una promoción de la lengua en positivo.

Artículos anteriores
¿Quién es... Mercè Vilarrubias?
Mercè Vilarrubias

Catedrática de inglés en la Escuela Oficial de Idiomas Barcelona-Drassanes y autora del libro 'Sumar y no Restar. Razones para introducir una educación bilingüe en Cataluña' (Editorial Montesinos). Es miembro del colectivo Puerta de Brandemburgo.

Comentar
Pepitox 25/08/2015 - 11:33h
Excelente reflexión. Lástima que sea clamar en el desierto... Lo tenemos muy difícil.
Olegario 25/08/2015 - 11:33h
La horma contra la libertad. La lógica de la imposición. Parte de la apropiación de la idea de Cataluña, de la apropiación de la legitimidad social. Toda apropiación, es fruto de la violencia. La violencia puede ser explícita y sangrante, pero también coactiva, silenciosa, furtiva, obsesiva. Hablo de la clase de violencia que retrata Ingmar Bergman en la película Fanny y Alexander. Es la violencia viscosa, de la que difícilmente te puedes despegar. La vesanía se ceba en los más indefensos. En los más débiles, los de menos cultura y menor poder adquisitivo. Produce estragos entre los que carecen de medios compensatorios, ni siquiera la ayuda de los padres puede funcionar. Produce estupor la imposición de los pudientes contra los humildes, mientras ellos la eluden para sus hijos. Mientras, la izquierda se niega a mirar de frente. Mientras, los que gobiernan el Estado dormitan. ¡Educación: competencia ESTATAL ya!
quin melic mes bonic tenim 25/08/2015 - 11:33h
Excelente y sensato artículo Mercè, excelente comentario Olegario. Apunto una discrepancia personal: la presencia de lineas diferentes (en español como lengua vehicular estudiando catalán como lengua y en catalán como lengua vehicular estudiando español como lengua) en las escuelas. Se utiliza ya en Andorra y en Finlandia con excelentes resultados para el niño (y también para la libertad personal). Quizás con introducción progresiva del sistema bilingüe a medida que el niño avanza en la escolarización. Creo que este sistema es mas acorde a lo que indica la UNESCO. No esta de más refrescar por otro lado lo que dijo la señora presidenta de Omnium "Cultural" refiriéndose a los que deseamos educar nuestros hijos en su lengua materna (recomendación de la UNESCO), nos llamó padres "maltratadores". Ese es el nivel del nacionalismo catalán.
¿Quiere hacer un comentario?