Menú Buscar

Muere Mas, muere la puta y la ramoneta

Carles Enric
2 min

En los momentos de alta tension uno debe siempre refugiarse en las cifras. Con prácticamente el 100% de los votos escrutados, la lista de Junts pel Sí baja 9 diputados, de 71 a 62 diputados. Curiosamente, a pesar del gran aumento de votos, el número de votantes independentistas se ha estabilizado en 1.600.000. Es decir, menos del 40% de los votantes.

Quizás no lo sabremos hoy ni mañana pero, por suerte, lo que podemos decir hoy es que la carrera de Artur Mas se ha acabado

Cifra insuficiente. Tan insuficiente que hasta si hubiera un gran pacto entre el resto de partidos podria quedar Artur Mas fuera de la presidencia. Pero, claro, para eso la CUP debería abstenerse. Y, claro, ya sabemos que Antonio Baños con la llave de Cataluña decidirá lo que decidan en asamblea. Quizás no lo sabremos hoy ni mañana pero, por suerte, lo que podemos decir hoy es que la carrera de Artur Mas se ha acabado.

Y, seamos sinceros, ya que las cosas en votos en relación al eje catalanista apenas ha cambiado desde 1980, sí podemos confirmar también la muerte de una forma de hacer politica. Muere Artur Mas como político, y muere la puta y la ramoneta: Unió. Esa forma que permitió los momentos con más progreso de Cataluña desaparece. Ahora, campo libre al voto catalán desde la radicalidad. Vienen tiempos nuevos. Tiempos de tempestad. Pero mueren Mas, la puta y la ramoneta.

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric

Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.

Comentar
Marino 29/09/2015 - 17:19h
Esa tempestad que viene debe ser combatida con la cabeza fría pero las mismas armas: La movilización festiva en la calle. Han caído Mas y la puta y la ramoneta como estilo político, pero si mantienen intactas y politizadas las estructuras de poder va a ser muy difícil contrarrestar al fanatismo y ganar la calle. Es necesaria la reforma institucional en favor de la independencia funcionarial. Miquel Escudero en un artículo aludió al comentario que Tarradellas hizo a Iván Tubau en su día: ¿Conoce Vd. a alguien recién entrado en la Administración Autonómica que no sea de Convergencia? De ahí viene todo.
EduardoPinzolas 29/09/2015 - 17:19h
Se equivocan quienes consideran a Mas el gran problema. Mas es un oportunista aventurero, cínico y falsario, pero con él no acaba ningún problema. El problema de fondo es esa mitad de la población catalana que se ha dejado embaucar crédulamente, el problema es su inmunidad a la realidad y la racionalidad, el problema es su pervertida visión de la democracia y el menosprecio de la función capital de la legalidad como garante de los derechos cívicos.
Olegario 29/09/2015 - 17:19h
"...y muere la puta y la ramoneta: Unió. Esa forma que permitió los momentos con más progreso de Cataluña desaparece." ¡Hombre!, Definir la etapa en la que se ha realizado y consolidado auténtica ingeniería social con la población, blindando progresivamente a una parte de la sociedad y excluyendo a la otra parte, con tesón inmisericorde, mediante una definición de la legitimidad social pensada para esa segregación entre verdaderos y "nouviguts", esa definición, digo, parece un poco irreflexiva.
¿Quiere hacer un comentario?