Menú Buscar

Miedo a las urnas

por Francesc Moreno

15.01.2015
Francesc Moreno
6 min

Cataluña sigue creando estilo. No conozco precedentes en los que se anuncien elecciones anticipadas con ocho meses de antelación. Claro que tampoco es muy 'normal' que un líder político de un país formalmente democrático diga quién debe ir o no en la lista de otros partidos, o que en las negociaciones para convocar las elecciones asistan representantes de entidades creadas y/o sostenidas desde el poder.

El dato esencial para entender el parto de los montes de este miércoles es la debilidad de Mas y Junqueras

Aunque la lista de anomalías es infinita, recordaré alguna más: ¿dónde se ha visto sancionar a empresas privadas por no hacer publicidad gratuita de una pseudoconsulta no oficial, o que se llamen plebiscitarias a unas elecciones como cualquier otras?. Y, por último, ¿es 'normal' convocar elecciones en septiembre y en medio de un puente -el día 24 es La Mercè- para que baje paticipación en una zona no especialmente favorable al nacionalismo?

La conclusión preliminar es que Cataluña es una pseudodemocracia, y no es directamente un régimen autoritario porque sus dirigentes carecen del poder suficiente. Si lo tuvieran, es decir si tuvieran un Estado, no sería extraña la persecución de los disidentes y su envio a algún gulag, a reeducarlos como ya ha escrito algún personajillo. Es lo que se hace a los "quintacolumnistas", es decir, a todo aquel que no comulga con ruedas de molino, como explica Antoni Puigverd en su articulo de La Vanguardia bajo ese mismo título.

El dato esencial para entender el parto de los montes de este miércoles es la debilidad de Mas y Junqueras. La presencia en la reunión de las representantes de la ANC y Òmnium, y del presidente de una asociación de municipios así lo ratifican. Mas no quería unas elecciones en las que, en el mejor de los casos, iba a perder un quincena de diputados. ERC sí que las quería inicialmente, no en vano las encuestas les eran muy favorables, pero en los últimos meses se detuvo su crecimiento, y la aparición de Podemos ha acabado de complicarle las cosas. Recordemos el famoso lloro de Junqueras.

El problema era cómo diluir la presión de la opinión pública nacionalista a la que repetidamente se le ha prometido que la independencia era inminente

A la situación de ambas fuerzas políticas debemos sumar que el 9N visualizó que la mayoría de los catalanes no están por la independencia y que Cataluña continúa profundamente dividida entre la Cataluña interior, volcada a favor de las posturas nacionalistas, y el cinturón de Barcelona y buena parte de la propia Ciudad Condal, en los que el mensaje nacionalista, a pesar de los esfuerzos de todo tipo empleados, no ha cuajado.

Ante un panorama en el que CiU pierde muchos escaños y ERC gana alguno pero entre ambos pierden la mayoría absoluta, no es de extrañar que ninguna de ambas formaciones quiera elecciones, a pesar de las declaraciones de cara a la galería. El problema era cómo diluir la presión de la opinión pública nacionalista a la que repetidamente se le ha prometido que la independencia era inminente. A eso se han dedicado en los dos últimos meses. Se ha creado una cortina de humo, aunque no fuera pactada de forma explícita entre Mas y Junqueras, para ganar tiempo y justificar la no convocatoria inmediata de elecciones sin explicar la verdad a los electores. No digo que haya habido un pacto explícito, como no es necesario que lo haya cuando un empate sirve a dos equipos para pasar la eliminatoria. En estos casos, siempre hay riesgos de que por error alguien marque un gol, pero al final los intereses comunes prevalecen.

¿Y ahora qué? El primer objetivo se ha conseguido: ganar tiempo sin que sus seguidores les insulten demasiado. Ayer, los comentarios en la red de los independentistas -muchos cumpliendo órdenes de sus formaciones- se repartían entre los que se declaraban frustados y engañados, y los que trataban de vender esperanza. Pero el pacto es precario. Primero, porque en mayo hay elecciones municipales y la competencia entre ambas formaciones va a ser feroz. Segundo, porque al final no habrá lista unitaria y, por tanto, cada formación tratará de llegar en las mejores condiciones posibles.

El primer objetivo se ha conseguido: ganar tiempo sin que sus seguidores les insulten demasiado, pero el pacto es precario

No recuerdo quién dijo que en política una semana es una eternidad. Ocho meses dan para mucho. Hacer previsiones es jugar a la lotería. ¿Cómo evolucionará la economía, qué pasará en Grecia, qué pasará en las municipales y autonómicas, se consolidará Podemos? Muchos interrogantes, demasiados. Lo único seguro es que durante los próximos meses Cataluña seguirá sin ser gobernada, continuarán cayendo las inversiones y continuaremos con el protagonismo de personajes pintorescos ante la inanidad de quienes deberían gobernar y solventar problemas en vez de crearlos para alargar el uso y disfrute del poder. Lo único positivo es que ya empiezo a tener opiniones diversas que dicen que no hay que enfrentarse a la familia y a los amigos por cuestiones políticas. La decepción de muchos independentistas les ha hecho volver a la sensatez.

Artículos anteriores
Comentar
JuanPerez 25/08/2015 - 11:19h
DE tot, Francesc, el que més valoro és l'últim paràgraf: que la gent no posi la política suicida identitària per davant de les relacions interpersonals em sembla un guany impagable. Tan de bo s'estengui el costum i les tambors de guerra etnopatriótica callin per sempre més. D'ací a seembre hi ha un 8 1/2 fellinià en què veurem coses molt extravagants i potser alguna resolució judicial que fins i tot inhabiliti Mas i no el permeti presentar-se com a cap de llista...
Pepitox 25/08/2015 - 11:19h
No había caído en lo del puente de la Mercè. Gracias por recordárnoslo. Pero, en todo caso, yo creo que plantear las elecciones en septiembre en medio de la orgía nacionalista del 11S se le puede volver realmente en contra. Ya no es solo que las familias se enfrenten o no, es que los que antes callábamos en las conversaciones familiares ya no lo hacemos. Lo de septiembre es patadón para arriba y después ya veremos. Próxima estación, las municipales.
serena 25/08/2015 - 11:19h
Eso de tener esta situación eternizada se está convirtiendo en una pesadilla. Y las dos angelas exterminadoras (¿pero qué saben estas señoras de gobernar un país?) amparando el procés y cuidando de que sus ovejas no salgan del redil me resulta nauseabundo. Admiro a los políticos que tienen que aguantar firmes contra tanta estupidez y malgobierno.
EduardoPinzolas 25/08/2015 - 11:19h
Voy a centrarme en una de la anomalías citadas por Francesc, la presencia de Forcadell y Casals en el proceso y, especialmente, en la reunión de ayer, esa anomalía que resulta nauseabunda para serena y para todo demócrata. ¿Y por qué especialmente en la reunión de ayer? Por la sencilla razón de que la reunión de ayer no fue una reunión de partidos en la sede de uno de ellos y para decidir una estrategia conjunta partidista, sino que tuvo lugar en el Palau, con el presidente de la Generalitat, para decidir una cuestión de gobierno que nos afecta a todos: la convocatoria anticipada de unas elecciones, elecciones, para colmo, hechas a medida para tratar de obtener resultados favorables al independentismo. La democracia empieza a romperse cuando no hay equidad entre las opciones ideológicas, cuando las opciones ideológicas no disponen de igualdad de oportunidades en favor de una de ellas.
EduardoPinzolas 25/08/2015 - 11:19h
(2) En ese punto es cuando empieza la deriva autoritaria tendente a imponer públicamente la opción favorecida y esto es lo que se ha visualizado durante todo el “procés”, por ejemplo con el uso sectario de las instituciones de todos y del espacio público, y lo que se visualizó de forma más cristalina en la “foto de familia” de ayer. Las sras. Forcadell y Casals pueden representar, como lobby (recordemos que nadie las ha votado en un proceso electoral y por tanto no tienen representatividad institucional oficial), los intereses de la parte ideológica independentista de la población, el 28% que votó sí/sí en la farándula del 9N, pero no de toda la población y su presencia, no ya en la calle con un megáfono sino dentro del despacho y sentadas en la misma mesa negociadora, es un escándalo democrático de primera magnitud. ¿Quién estaba allí para representar y defender los intereses del resto no independentista de la población, para más inri mayoritario con un 70% aproximado de catalanes?
EduardoPinzolas 25/08/2015 - 11:19h
(2)Todo dependerá de la movilización electoral de los catalanes no separatistas y la disminución drástica de la abstención. Lo que está bastante claro, en suma, es que el panorama se ha clarificado notablemente, es sumamente peligroso, y sabemos a lo que nos enfrentamos.
Moret13 25/08/2015 - 11:19h
Las discusiones, las tensiones y las rupturas entre familiares y entre amigos es una cuestión que no hay que dar por resuelta. Ni mucho menos. Me parece que todo eso va a aumentar de forma importante en los próximos meses. No se me ocurre cómo, pero alguna entidad independiente dedicada a la realización de estudios sociológicos debería realizar una encuesta en la que se evaluaran los conflictos personales derivados de la situación política creada por la expansión del independentismo.
m.a. 25/08/2015 - 11:19h
Me sumo a lo vomitivo que resulta que esas dos mujeres y el tipo de la asociación de municipios, formaran parte de ese Consejo político cuando no han sido votados por los ciudadanos. Y, aún estando de acuerdo con lo expresado por E P en su excelente comentario, no veo el panorama tan sumamente peligroso. El Estado y la U E siguen siendo muy poderosos, y esa gentuza es muy cobarde.
serena 25/08/2015 - 11:19h
Gracias Eduardo por incluirme entre los demócratas. No sabes cuanto lo agradezco. Para mí es todo un cumplido. Además, en la línea de lo que dice m.a, leeros el artículo del País: El cuento se ha acabado. Apunta acertadamente a los verdaderos problemas que nos embargan ahora en Europa. http://elpais.com/elpais/2015/01/15/opinion/1421341214_721576.html
m.a. 25/08/2015 - 11:19h
¡27/9/14! Precioso puente final de verano para los barceloneses. Y BCN es un nutrido vivero de traidores a la causa. ¿Que mejor fecha para tener la menor participación posible? Estos impresentables "astutos" trileros están a todas para practicar su mejor virtud, el juego sucio. Se debería crear una plataforma ciudadana de barceloneses ¡qué bien suena! para que se pudiera votar también el 28, en la patochada del 9N se hizo durante dos semanas, o bien trasladarlas al siguiente domingo. ¿O es que le tienen miedo a las urnas?
1 2
¿Quiere hacer un comentario?