Menú Buscar

Mas evita aplaudir al Rey Felipe VI porque se refiere a España como "nación"

El presidente de la Generalidad aprovecha el acto de proclamación del Rey Felipe VI para hacer una nueva reivindicación nacionalista. Lamenta que el nuevo monarca no reconozca a España como "un Estado plurinacional" y señala que ha acudido a su proclamación como "acto de buena vecindad". "Creo que no podía hablar en catalán, aunque hubiese querido, porque, según el reglamento del Congreso, no se puede hablar en catalán", ironiza.

19.06.2014 16:18 h.
4 min
El presidente de la Generalidad, Artur Mas, y el lendakari, Íñigo Urkullu, evitan aplaudir el discurso de proclamación del Rey Felipe VI
Redacción

El presidente de la Generalidad, Artur Mas, ha aprovechado el acto de proclamación del Rey Felipe VI para efectuar un nuevo ejercicio de reivindicación nacionalista. Según él mismo ha reconocido, su decisión de no aplaudir el discurso del Monarca es un gesto de protesta por el hecho de que este se haya referido a la "nación española" y no haya hablado de España como "un Estado plurinacional".

"A mí me hubiera gustado escuchar en algún momento que estamos en un Estado plurinacional; en vez de hablar de una nación, la española, me hubiera gustado que se hablara de las naciones que hay dentro de España, dentro del Estado español. Cuando se hace referencia a una nación y no a un Estado plurinacional, ustedes comprenderán que para mí este es un discurso que no es nuevo, esto es lo que hemos oído durante 35 años", ha explicado a los medios una vez finalizado el acto.

Mas ha lamentado que el discurso de Felipe VI no ha planteado "prácticamente nada nuevo". "Hay un Rey nuevo, es verdad, al que le deseo suerte, acierto, éxito y talento, de todo corazón, pero podría haber habido un discurso nuevo o no, y creo que ha hecho el discurso esperado, pero que no es nuevo, y como no es nuevo, tendremos que ver qué pasa a partir de ahora, cómo evolucionan las cosas. Es esa teoría mía del wait and see", ha señalado.

Asiste a la proclamación de Felipe VI como "acto de buena vecindad"

Según el dirigente nacionalista, "el gesto de cortesía era estar, y, para estar, he tenido que hacer cambios muy significativos en mi programa". "Pero una vez ya estoy y este gesto de cortesía ya está más que hecho, yo habría podido aplaudir el discurso si hubiese sido un discurso en gran parte nuevo, pero si el discurso es más o menos el de siempre y se habla de España como una nación, y no se tiene en cuenta que en España hay diferentes naciones, entre ellas, la catalana, pues entonces prefiero ser neutral, quedarme con el wait and see y verlas venir, a ver qué pasa a partir de ahora", ha insistido.

"Hubiera podido no venir, pero he venido. Eso ya ha sido un gesto de buena vecindad que hay que entender como de respeto institucional, y a las instituciones hay que respetarlas", ha reiterado.

Mas ironiza: "Según el reglamento del Congreso, no se puede hablar en catalán"

El presidente de la Generalidad ha reconocido que los Reyes "han estado muy cariñosos" con él. "Me han hablado en catalán, me han saludado en catalán, cosa que yo agradezco porque esta sensibilidad los actuales Reyes de España la tienen, y yo creo que esto hay que agradecérselo porque va en la línea de un Estado plurilingüístico. Bueno, ya es algo; en este sentido, yo lo aprecio. Han estado amables, cordiales e incluso cariñosos en este gesto de decir algunas palabras en catalán", ha indicado.

Pero inmediatamente después ha criticado que, durante su discurso ante las Cortes Generales, Felipe VI no haya utilizado el catalán -salvo en la despedida final-. "Creo que no podía hablar en catalán, aunque hubiese querido -que no sé si quería o no-, porque, según el reglamento del Congreso, no se puede hablar en catalán", ha ironizado.

Comentar
RS 25/08/2015 - 11:26h
Antes de los años 1960, el Estado canadiense tenía una única lengua oficial, el inglés. El primer ministro Trudeau, un francófono, cambió esto y ahora el Estado es estrictamente bilingüe (con pocas excepciones). Los anglófonos, que en un principio no veían esto con buenos ojos, han cambiado mucho su mentalidad, hasta tal punto que el actual jefe del gobierno, un anglófono, siempre empieza sus discursos en francés (haciendo la otra mitad en inglés), incluso cuando está en regiones o países no francófonos. Ojalá España tenga altura de miras y siga el modelo canadiense - como ya propuso uno de sus diplomatas -, aunque me cuesta creerlo.
Antoni Ferret 25/08/2015 - 11:26h
Efectivament: Espanya no és una nació, sinó un Estat compost de 4 nacions, una d'elles Catalunya. Agraeixo a RS la informació sobre el Canadà.
Pepitox 25/08/2015 - 11:26h
Somos una nación maravillosa, con nuestros defectos y limitaciones, pero como todas las naciones del mundo. Y el discurso del nuevo rey, dentro de lo que es la institución, ha sido muy bueno. Si a Mas no le ha gustado, que se fastidie, pero que recuerde que él es una institución del Estado y que debe estar a la altura del cargo que ejerce democráticamente y en representación de todos los catalanes... y hoy no lo ha estado.
JoaquinM 25/08/2015 - 11:26h
Sr. Ferret: dice usted que España no es una nación; permítame que le corrija. El concepto de España como territorio y comunidad humana está presente desde la Alta Edad Media. Desde el siglo XVI, los conceptos de “nación española”, “españoles”, triunfan con una fuerza arrolladora en infinidad de textos, tanto dentro como fuera del país. Nadie quiere perderse eso de ser “español”. Le recomiendo leer a Cervantes, por ejemplo “La española inglesa”. Los Tercios de los Austrias se organizaban por “naciones”, y los españoles eran una de ellas, entonces la más orgullosa por cierto (otras naciones eran italianos, valones, etc.). Pero no desde luego, vizcaínos, catalanes, murcianos, aragoneses o gallegos, ya que se englobaban en la nación española. Esta idea clarísima de españolidad se mantiene durante siglos y eclosiona políticamente con la Nación soberana de ciudadanos que proclama la Constitución de 1812. Sigue...
JoaquinM 25/08/2015 - 11:26h
El uso de "nación" para áreas menores dentro de la española también existió, y se aplicaba a pueblos, ciudades, comarcas o regiones mayores. Pero nunca, obviamente, en contraposición con el concepto de nación española, ya que este englobaba a los anteriores. Las “naciones” que usted indica son básicamente 3 comunidades lingüísticas españolas en las que se mantuvo en mayor o muy menor grado una lengua distinta de la común. Desde finales del s. XIX, teóricos del nacionalismo las han querido convertir en “naciones” haciendo un calco de modelos alemanes, con el resultado que de todos es conocido. En cuanto a decir que España es un “Estado”, es un recurso franquista empleado para evitar denominarla Reino o República, cuando era simplemente una Dictadura.
Ferguson 25/08/2015 - 11:26h
Interesante JoaquinM. Siempre es bueno aprender algo nuevo. Saludos
RS 25/08/2015 - 11:26h
España es una nación en el sentido jurídico (es decir un Estado soberano), mientras Cataluña lo es en el sentido sociológico (es decir un pueblo con historia, cultura, y lengua propias). Canadá ha reconocido los quebequeses y pueblos amerindios como naciones, y en el Reino Unido nadie cuestiona las 4 naciones que forman el país. España - una democracia mucho más joven - todavía no es capaz de aceptar su realidad plurinacional y actuar en consecuencia. Una actitud lamentable que amenaza su unidad.
MonnerSans 25/08/2015 - 11:26h
Tratar aquí de contradecir a quienes niegan la existencia de España como Nación me parece que sería absurdo. Jamás perdería ni un minuto de mi tiempo en tratar de convencer a los que negasen el carácter esféríco de la Tierra. Si un caso, sólo la ironía cabría frente a ellos. Y es por eso por lo que, desde aquí, reivindico el derecho a decidir de la Nación Gomera... pues quién puede dudar de que la isla de La Gomera (en las Canarias, aclaro para víctimas de la "immersió") tiene su propio pueblo (el pueblo gomero, por cierto mucho más uniforme que el catalán), su propia historia (desde los guanches a la situación actual, conquista castellana de por medio), su propia cultura (desde el postre con miel de palma a la Fiesta del Paso, entre otros muchos ejemplos) y su propia lengua (en este caso el silbo gomero, ni más ni menos que Patrimonio Cultural de la Humanidad). Cumpliéndose así todos los requisitos, exclamo: !Viva la futura República Independiente de la (indiscutible) Nación Gomera!
¿Quiere hacer un comentario?