Menú Buscar

Martinsa Fadesa despierta el apetito de los ‘buitres’: un fondo internacional puja por la firma

EMS Capital, con sede en Hong Kong, ejerce de intermediario en la compra del 100% del capital de la inmobiliaria, símbolo de la burbuja en España

28.07.2015 12:22 h.
2 min
El presidente de Martinsa Fadesa en el momento de la quiebra de la compañía, Fernando Martín
Redacción

La inmobiliaria que fue el símbolo de la burbuja en España, Martinsa Fadesa, ha seducido a un “gran fondo internacional” representado por la firma de Hong Kong EMS Capital Management Ltd. Esta sociedad ha anunciado que puja por el 100% de las acciones del grupo en liquidación y que su oferta está en manos tanto de la administración concursal como del Juzgado de lo Mercantil 1 de A Coruña, responsable de gestionar la quiebra de la firma desde hace más de seis años.

Los detalles económicos de la operación no han transcendido. Los asesores jurídicos de EMS Capital, el despacho Iberian Key, con sede en Barcelona, indican que antes de fijar una cuantía económica procederá a realizar una due diligence para conocer el estado actual del grupo en liquidación. “No obstante, sabemos que por el volumen de activos de Martinsa Fadesa, el importe de la compra ascenderá a varios cientos de millones de euros”, indica el letrado David Figueras.

Quiebra de 7.200 millones

Cuando la inmobiliaria solicitó el concurso voluntario de acreedores hace más de seis años la inmobiliaria valía 680 millones de euros. La quiebra ha rebajado considerablemente esta valoración. La dirección de Martinsa Fadesa fue incapaz de cumplir el acuerdo con los acreedores aprobado en marzo de 2011 por el juzgado de lo mercantil gallego. El pacto fijaba devolver 7.200 millones en 10 años, una cantidad que convirtió la quiebra de la inmobiliaria en el mayor concurso de España.

La falta de liquidez abocó al grupo a la liquidación. La disolución de Martinsa y de otras cinco filiales (Fercler, Jafemafe, Inomar, Town Planning Consultores e Inmobiliaria Marplus) se inició en marzo. La banca acreedora --Sareb, Caixabank, Popular y Abanca, principalmente-- espera recuperar parte de los 6.600 millones que la empresa la adeuda. Quienes dan por perdida su inversión en el grupo son los accionistas. Son los últimos en el orden de pago concursal.
¿Quiere hacer un comentario?