Menú Buscar

Los impuestos directos aportan al Fisco diez puntos menos que hace seis años

En el ejercicio de 2009, renta y sociedades supusieron el 63% de la recaudación, una contribución que este año baja al 53%

05.08.2015 20:24 h.
3 min
En la imagen, Elena Salgado entrega la cartera de Hacienda a Cristóbal Montoro durante su relevo

La aportación de los impuestos directos a los Presupuestos Generales del Estado ha descendido 10 puntos durante los últimos seis años, cuatro de ellos bajo el Gobierno de Mariano Rajoy.

De esta forma, se puede decir que la estructura impositiva de España es el aspecto de la economía que más converge con la media europea, donde los impuestos indirectos son, desde hace mucho tiempo, los que aportan más a las arcas del Estado.

Una sistema menos eficiente

De hecho, el sistema tributario español ha presentado esa anomalía siempre respeto a la Unión Europea, una rareza tan importante como su ineficiencia: con los mismos tipos y figuras semejantes, la recaudación respecto al PIB es mucho menor que en los países del entorno.

Las rebajas fiscales del IRPF y las subidas del IVA han obrado el milagro español en este capítulo. Si en la recaudación de ingresos fiscales españoles en 2009, un año de crisis profunda, los impuestos directos representaron el 63,53% del total, en 2015 la contribución será del 53,6%, diez puntos menos.

El proyecto de presupuestos de 2016 que Mariano Rajoy quiere aprobar antes de disolver las Cortes, pese a que no tiene ninguna garantía de volver a gobernar, consolida una previsión del 53,9%.

Paralela subida de los indirectos

Esa tendencia es paralela a la subida de la aportación de los impuestos indirectos, los que afectan al consumo, a las gasolinas, el alcohol, entre otras cosas. En los últimos seis años la recaudación ha tenido grandes altibajos, muy influida por la coyuntura y por los cambios, pero en línea ascendente.

En 2009 Hacienda ingresó en concepto de impuestos indirectos el 36,4% del total, con una caída sobre el año anterior cercana al 20% a resultas de la recesión. En línea con ese tropiezo, la previsión que el equipo de José Luis Rodríguez Zapatero hizo para el año siguiente en los Presupuestos de 2010 era que la imposición indirecta supondría el 38% del total.

Rodríguez Zapatero se equivocó

Se equivocó en más de seis puntos, porque al final la recaudación fue del 44,47%. Pero el error no fue consecuencia de un mal cálculo. Sencillamente, cuando proyectó los Presupuestos de 2010 aún no sabía que en julio de ese año subiría el IVA por imperativo comunitario del 16% al 18% en el tramo general y del 7% al 8% en el medio. Una medida que implementó Elena Salgado, la titular de Hacienda en aquel momento.

A Rajoy le pasó algo semejante en noviembre de 2012, porque después de haberse comprometido a no subir impuestos un año antes volvió a incrementar los tipos del IVA hasta el 21% y el 10%. En este caso, el ejecutor fue Cristóbal Montoro, que aún es su ministro de Hacienda.

Esos cambios y la lenta recuperación del consumo han hecho el resto hasta llegar a las proyecciones para 2016: 44,92% será la contribución de los impuestos indirectos y del 53,9% la de los directos.

Comentar
Antoni Ferret 25/08/2015 - 11:10h
La imposició ha de ser: IRPF alta en els seus trams alts, i baixa en els baixos; IVA molt baix; especial fort per a les grans fortunes.
¿Quiere hacer un comentario?