Menú Buscar

Los barceloneses no tienen claro qué candidato socialista prefieren para el Ayuntamiento

Los socialistas apuestan por las primarias para elegir a su candidato en Barcelona en las municipales del año que viene. Un proceso incierto, que puede ser un dolor de cabeza de entrada para la cúpula del PSC: los posibles candidatos mejor valorados son críticos con la dirección que encabeza el primer secretario, Pere Navarro.

20.10.2013 14:30 h.
6 min
Evolución (en términos relativos) del número de empresas manufactureras catalanas entre 1999 y 2011, según su tamaño
Carles Bellsolà

El PSC, que gobernó en el Ayuntamiento de Barcelona desde las primeras elecciones municipales después de la recuperación de la democracia (1979) hasta los últimos comicios, se enfrenta ahora a una travesía del desierto en la capital de Cataluña. Al menos, según la encuesta que ha publicado este domingo La Vanguardia.

Esta misma encuesta asegura que el proceso de primarias que han puesto en marcha los socialistas catalanes para elegir su candidato a la alcaldía arranca con todas las posibilidades abiertas: ninguno de los nombres que suenan en las quinielas recoge un apoyo significativo. Con el matiz de que los mejor colocados son nombres críticos respecto a la línea del la dirección del partido.

Según este estudio, el -posible- candidato del PSC preferido de los encuestados es la ex diputada autonómica Laia Bonet. Pero con un apoyo muy exiguo, de sólo el 15% de las respuestas. La siguen el actual número uno del PSC en el Ayuntamiento, Jordi Martí, con un 9,2%, la diputada autonómica Rocío Martínez Sampere (8,2%), y el también diputado autonómico y además portavoz de la formación, Jaume Collboni (4,1%). La situación cambia ligeramente si se tiene en cuenta sólo la opinión de los encuestados que afirman haber votado el PSC en las últimas municipales. En este caso, el preferido es Martí, seguido a poca distancia de Bonet.

Unas preferencias no precisamente muy marcadas. Con el añadido de que el 58% de los encuestados -y el 60% de los votantes socialistas encuestados- no optan por ningún candidato. Pero que, con todos los matices pertinentes, dibujan una situación que de entrada no parece que tenga que ser muy del gusto de la dirección del partido. Y es que los nombres preferidos salen de los sectores críticos.

Bonet, relegada en las listas con Navarro

Bonet, considerada como integrante del ala nacionalista del partido, fue portavoz adjunta del PSC en el Parlamento autonómico durante la legislatura anterior. Y fue relevada de su puesto en la primera remodelación del grupo parlamentario tras la llegada al poder en Nicaragua de Pere Navarro. Poco después, con la convocatoria de elecciones anticipadas, cayó espectacularmente su posición en las listas: de ser la cuarta por Barcelona en 2010, pasó al decimoquinto lugar el año pasado. Con el resultado de que no salió elegida.

Por su parte, Martí se ha distinguido en los últimos meses por exhibir públicamente unos planteamientos divergentes respecto a Nicaragua en cuanto al posible referéndum independentista y el proceso para prepararlo. Así, criticó en julio, en un artículo, que el PSC no estuviera presente en la primera reunión de Pacto Nacional del Derecho a Decidir, así como que la formación se posicionara claramente en contra del concierto proindependentista celebrado entonces en el Camp Nou. En aquel mismo artículo, Martí se proclamaba "federalista convencido", pero matizaba que "el federalismo tendría que ser la respuesta de España [la respuesta al proceso independentista, se podía leer entre líneas], más que la propuesta del PSC".

La tercera posible candidata mejor valorada en la encuesta, Rocío Martínez Sampere, no se puede considerar como integrante del sector nacionalista del PSC. Pero sí los apoyó de forma notoria este mismo año. Concretamente, en la votación en el Parlamento autonómico de la Declaración de Soberanía, cuando, junto con otros cuatro diputados autonómicos díscolos -el alcalde de Lérida, Àngel Ros; el líder de la corriente crítica Avancem, Joan Ignasi Elena; la ex consejera Marina Geli; y Núria Ventura- desobedeció la consigna del partido de votar en contra y no emitió ningún voto.

Collboni, el oficialista

Por el contrario, el posible candidato oficialista, Jaume Collboni, es el menos valorado en la encuesta de La Vanguardia. A su favor, en cambio, juega el hecho de que, de todos estos nombres, es el que disfruta de más visibilidad pública, justamente por su condición de portavoz del partido.

Finalmente, no se puede olvidar el papel que pueda jugar en el proceso de primarias la federación de Barcelona, poderosa y con una considerable autonomía respecto a la dirección del partido. El hombre fuerte es el primer secretario de Barcelona y senador, Carles Martí. Que, por ejemplo, no tuvo ningún problema en tomar la iniciativa en contra del fallido proyecto de Eurovegas cuando Navarro todavía no se había posicionado. Pero no parece claro que Martí (Carles) tenga que dar un apoyo incondicional a Martí (Jordi). Y es que, a pesar de que el primero fue el valedor del segundo como número uno en el grupo municipal tras la renuncia del ex alcalde Jordi Hereu, la línea tomada por Jordi Martí en relación a la consulta los distancia ahora políticamente.

En este sentido, la apuesta de Jordi Martí -y probablemente de Laia Bonet, si finalmente fuera candidata- pasaría por unas primarias abiertas. Es decir, donde no sólo participaran los militantes, sino también los simpatizantes. Este tipo de primarias son, por motivos obvios, más incontrolables por parte del aparato, y por este mismo motivo son la gran baza de los outsiders. La encuesta de hoy les allana el camino: más del 50% de los encuestados preferirían unas primarias abiertas, y el porcentaje todavía se eleva más, hasta el 66%, entre los votantes socialistas.

Comentar
Juan Pérez 25/08/2015 - 11:35h
(1) Ja és ben trist que parlem sempre de persones i mai de programes, de projectes engrescadors, d'ideologia socialista autèntica. Qualsevol dels candidats del psC no evitarà, a no ser que faci un tomb de 180º als seus plantejaments polítics, els desastrosos resultats que auguran avui mateix les enquestes. Les hi faig confiança, en aquesta ocasió, perquè coincideixin amb el meu olfacte electoral: cap dels rostres ut supra representa res per la iutadania, més enllà d'un "nom d'aparell", i és ben sabut que un alcalde, per definició, ha de ser algú proper al ciutadà, al votant. Cares boniques o un sòsia del comunista de Primera Plana, de Billy Wilder, els portarà cap a la catàstrofe electoral. Ignoren, i ja es paradoxal, que ha d'exiistir una vinculació fins i tot afectiva entre el candidat i els votants.
Juan Pérez 25/08/2015 - 11:35h
y (2) Per entendre la dimensió del que plantejo, nomes hem de recordar com una figura de primera línia del partit, La Tura, es va estavellar en unes primàries contra el més grisós dels polítics possibles: l'Hereu. Si ni tan sols va aconseguir vèncer una mena d'home invisible electoralment parlant, com creu que pot ser considerada gairebé com una peça indispensable del partit. Que consti que em sap molt de greu que el psC passi per aquesta situació, perquè, amb la irresponsable complicitat de la Direcció federal del partit, del PSOE, han aconseguit fer captiu un vot filoespanyol que hauria de plantejar-se si no està funcionant com a cooperadora inconscient del sobiranisme cataà que representa el psC. http://provinciamayor.blogspot.com.es
¿Quiere hacer un comentario?