Menú Buscar

La presión popular obliga al Gobierno de Rajoy a cambiar su política de indultos

El Consejo de Ministros rechaza aplicar las medidas de gracia solicitadas por Jaume Matas, Baltasar Garzón, Julián Muñoz, Ángel Carromero, José Ortega Cano, Antonio Alemany y Lluís Gavaldà. En los últimos meses, el Gobierno había recibido duras críticas por conceder indultos a políticos y personajes famosos de forma abusiva.

12.07.2014 13:06 h.
1 min
Jaume Matas, en un acto de 2007, cuando era presidente autonómico balear
Redacción

La presión popular empieza a tener efectos tangibles. Después de las críticas lanzadas al Gobierno de Rajoy por haberse excedido a la hora de conceder indultos, este parece que empieza a reccionar.

Una muestra de ello sería la retahíla de rechazos a toda una serie de peticiones de indulto que se han conocido este viernes. La más significativa ha sido la del ex ministro y ex presidente autonómico de Baleares Jame Matas (PP), que deberá cumplir los nueve meses de cárcel a los que fue condenado por corrupción.

Pero Matas no es el único caso mediático que se ha visto afectado por el cambio de criterio del Gobierno. El Ejecutivo también ha denegado el indulto al juez Baltasar Garzón, al ex alcalde de Marbella Julián Muñoz, al ex dirigente de las juventudes del PP Ángel Carromero, al torero José Ortega Cano, al periodista Antonio Alemany, y al ex dirigente de UDC Lluís Gavaldà.

En la mayoría de los casos, los informes de los tribunales sentenciadores y de la fiscalía eran contrarios a que se les concedieran las medidas de gracia solicitadas, una circunstancia que, en ocasiones anteriores, no había impedido la concesión de indultos en casos similares.

Comentar
Antoni Ferret 25/08/2015 - 11:26h
Desgraciadament, la pressió popular no aconsegueix parar els acomiadaments o els desnonaments.
Antoni Ferret 25/08/2015 - 11:26h
Veig que les notícies es publiquen abans en la versió castellana del diari i, moltes hores després, en la catalana. No sé si això té a veure amb el nacionalisme. Perquè per a la traducció amb un traductor automàtic i el repàs per arreglar els disbarats electrònics és cosa de minuts, de mitja hora. Per tant, altra causa hi deu haver...
¿Quiere hacer un comentario?