Menú Buscar

La prensa, unánime: Han palmado todos menos Colau y Carmena

Rejonazos de castigo para Rajoy y Mas. Poder rojo en Barcelona y Madrid. Toni Aira, en El Periódico, describe el descalabro soberanista. Juliana habla de digestión lenta.

25.05.2015 11:35 h.
11 min

La cubierta está llena de cadáveres despanzurrados. La grácil, ágil y marinera Barcelona ha caído en manos de los piratas de Colau, Mary Read, que no dan cuartel. En el interior, el fortín de Madrid no resiste y el fofisano Iglesias junto a la jueza Carmona doblegan a la derecha. Fuego graneado en toda España contra el PP, que gana, pero pierde. También contra CiU, que pierde la capital y más de cien mil votos, pero gana en Cataluña. El PSOE y el PSC también ganan y pierden. Hasta pierde Ciudadanos, pues coinciden los periódicos en que al cava le falta gas y a la bisagra un par de agujeros. Y eso que se ha convertido en tercera fuerza municipal en España, lo que sin duda contribuirá a la salud de sus finanzas y la difusión de sus mensajes.

Más que nada, los resultados electorales son complicados, raros, difíciles de entender. Tan enrevesados que aún ondean las mismas banderas en los edificios públicos del país. En la urgencia, Enric Juliana recurre a la abstracción y describe el panorama como si abordara las crónicas gálicas: "Cuatro años después de la puesta en marcha, a pleno gas, del programa de devaluación interna de la economía española, las grandes ciudades del país viran a la izquierda y arrastran consigo, entre otras, a las comunidades autónomas de Valencia, Baleares y Aragón, dibujando un singular mapa político en el que el PP pierde pie en los territorios de la antigua Corona de Aragón".

Sigue: "Los dos grandes partidos españoles a duras penas superan el 50 % en el cómputo general del voto municipal – con ligera ventaja para el Partido Popular –y el desplazamiento a la izquierda en las dos grandes áreas metropolitanas lleva el acento de Podemos. Cable de la agencia de noticias Frances Press ayer a las once de la noche: “ Municipales en Espagne: forte poussée des ‘ indignés’à Madrid et Barcelone”. Barcelona, siempre por delante en los movimientos sísmicos de la política española. Meritoria y notable victoria de Ada Colau, de la plataforma Barcelona en Comú, sobre el alcalde saliente Xavier Trias, de Convergència i Unió. Novedad mayúscula, que abre la posibilidad de un gobierno municipal de izquierdas en Barcelona, con apoyo o participación del disminuido PSC. El vuelco en Barcelona influirá sobre los acentos de la estrategia soberanista ante las elecciones al Parlament de Catalunya inicialmente previstas para el 27 de septiembre".

Más y sobre Mas de Juliana: "El área metropolitana de Barcelona se aleja del corredor central del soberanismo, mientras el voto de los partidos pro independencia crece y se afianza en el resto de Catalunya, especialmente en las comarcas interiores. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, subrayó anoche la victoria de CiU en el cómputo general catalán y regresó a la expresión “projectes de país”, con escasas referencias al “procés”. La digestión de los resultados electorales en Barcelona y Catalunya será larga".

Y pesada, como de callos y cazalla para desayunar. En El Periódico, el análisis de Toni Aira hurga en los efectos de los resultados en el tránsito intestinal del nacionalismo y escribe: "Si CiU quiere conformarse con ganar en las cifras globales de las elecciones, si Esquerra quiere darse por satisfecha por doblar los resultados de las últimas municipales (cuando se desplomó) y si el soberanismo quiere animarse con el despunte de las CUP, que lo hagan. Que se conformen, que se den por satisfechos y que se animen. Pero lo harán básicamente ellos solos y engañándose, porque el resultado de estas municipales, con la capital Barcelona a la cabeza, son un frenazo en seco al proceso soberanista. Algo más que un traspié. Y aún más que lo será si los de Artur Mas y Oriol Junqueras persisten en su proceder".

Sigue: "¿Barcelona es toda Catalunya? No, claro. ¿Y su área metropolitana? Tampoco, evidente. Pero si alguien en CiU, en Esquerra y en la CUP hace un análisis mínimamente ecuánime de los resultados, verá que su presencia municipal en esta parte del país ha recibido un duro golpe si es que se aspiraba a ser opción de gobierno".

Frenazo en Cataluña y volantazo en el resto del país. En El País, Anabel Díez y Javier Casqueiro firman una sobria y panorámica crónica: "Con una mayoría insuficiente, el PP perdió en las elecciones autonómicas y municipales de ayer el gran poder local y autonómico que acumuló en 2011 y sufrió un severo castigo frente al fuerte avance de las fuerzas de izquierda lideradas por las listas de Podemos. Los casos más relevantes de la profundidad del cambio son Madrid y Barcelona, donde podrían gobernar la juez Manuela Carmena y la activista antidesahucios Ada Colau, respectivamente. El PP se aferró anoche a que sigue siendo el primer partido en votos y ediles, pero esa victoria no esconde la preocupación por el aviso que el resultado supone con vistas a las generales. Los resultados evidencian también la erosión del bipartidismo. La suma de votos de PP y PSOE en las municipales es 13 puntos menor a los resultados de 2011".

En el Abc, Ignacio Camacho recurre a las metáforas automovilísticas. Ya saben, cuando Paco con el mono grasiento se frota las manos con un paño guarro y dice: "Eso va a ser cosa del cigüeñal". Escribe Camacho: "Si las elecciones las gana, como parece obvio, el que tiene más votos, el PP ha ganado por los pelos las de ayer. El pírrico triunfo cuantitativo le sabrá amargo porque ha sufrido una sangría de apoyos, ha disipado sus mayorías absolutas, se ha descalabrado en su simbólica ciudadela de Madrid y con alta probabilidad va a perder significativas cuotas de poder. Todo un ERE político, un despido masivo de cargos públicos. Rajoy ha cumplido más mal que bien su principal objetivo, que era el de encabezar el partido más votado; con el resultado de ayer volvería a ganar, aunque en minoría insuficiente y muy raspada, las generales. Aunque desde su perspectiva de resistencia haya salido vivo del trance, los costes son muy altos y dan más sensación de desplome progresivo que de atisbos de remontada. El Gobierno lleva el motor gripado y su estrategia está bloqueada; no le acaba de funcionar el discurso de la recuperación, ni el de la estabilidad, ni siquiera el del miedo. Todos los errores de estos tres años de Gobierno –la falta de respuesta a la corrupción, el desprecio por la sensibilidad política, el desamparo de sus sectores naturales de apoyo– han cristalizado en un ajuste de cuentas ejecutado a la mínima oportunidad por el electorado. El fracturado centro-derecha está en riesgo como proyecto de mayoría social".

Más crudo aún lo pinta en El Mundo Federico Jiménez Losantos: "Cuando se pierde un ayuntamiento, por importante que sea, la culpa puede ser del candidato. Cuando se pierde cualquier comunidad autónoma, la culpa puede ser del candidato, de la campaña electoral o de un escándalo imprevisto. Pero cuando se parte de una situación de Poder casi absoluto, el Congreso, el Senado, la mayor parte del poder municipal y del autonómico, la Policía, los servicios de inteligencia y muchos medios de comunicación y, pese a todo ello, un partido pierde prácticamente todos los ayuntamientos y comunidades autónomas, quedando, en el mejor de los casos, a expensas del rescate por una fuerza política, Ciudadanos, a la que viene atacando en la campaña como si fuera más enemigo que Podemos, es evidente que lo derrotado no es un candidato, una ciudad o una región sino todo el partido a nivel nacional. Y eso, exactamente eso, simplemente eso, trágicamente eso, porque era el último partido nacional, es lo que le pasó ayer al PP de Rajoy". (...)

Y remata: "Ayer se hizo realidad la fantasía de Rajoy que aquí comentamos ya hace semanas: que no quedara nada del PP para que él pueda presentarse en las Generales como último valladar ante un Frente Popular -Podemos, PSOE, IU y los separatistas, incluida la ETA- cuyo programa es acabar con el régimen constitucional del 78 y abrir la fosa del 36, la desintegración del Estado y la ruina de España. ¿Y puede este prodigio de doblez, ese archivo de necedades y traiciones, pensar en sí mismo o en su vicesombra, la torva Soraya, como remedio de un desastre del que es único responsable? Claro que puede, y si le dejan, lo hará. Tras matar al PP, aún lo dejará sin enterrar".

Cierra La Razón con un artículo de Alfonso Ussia sobre nuestras religiosas de cabecera, inagotable filón, en el que acuña la simpática expresión "coñazo tamaño baño" para sor Mercedes de Lucía Caram y sor Citröen de Forcades.

25 de mayo. Santoral: Beda el Venerable, del que dice la "santopedia": "San Beda el Venerable, presbítero y doctor de la Iglesia, el cual, servidor de Cristo desde la edad de ocho años, pasó todo el tiempo de su vida en el monasterio de Wearmouth, en Northumbria, en Inglaterra. Se dedicó con fervor en meditar y exponer las Escrituras, y entre la observancia de la disciplina regular y la solicitud cotidiana de cantar en la iglesia, sus delicias fueron siempre estudiar, o enseñar, o escribir".

Posdata: Los coches siguen circulando por la derecha. Dijo la alcaldesa Colau que su primera medida sería llamar a capítulo a los banqueros para exigirles que dediquen sus pisos vacíos a alquiler social. ¿Se habrá comunicado ya con Fainé y Oliu? Luego vendría el eurocolau, promesa que también deberá cumplir. ¿O era un chiste? Cuando el sol llega a lo más alto, comienza a caer. Be water, my friend.

Comentar
Jokin 25/08/2015 - 11:13h
"Boca torta", una de las manos que mece la cuna de Godó, no està gaire content. Buen síntoma `para la gente con sentido de la realidad
¿Quiere hacer un comentario?