Menú Buscar

La "lista unitaria", para unas plebiscitarias, el nuevo frente de batalla de CiU y ERC

ERC plantea -no oficialmente- una lista "de país", quizás no encabezada por Mas, para unas plebiscitarias con declaración unilateral de independencia posterior. CDC responde con apartente entusiasmo a la propuesta de lista unitaria, pero calla sobre su cabeza de lista y matiza sobre la urgencia de una declaración unilateral. Mientras tanto, la ANC y Òmnium no se cruzan de brazos.

16.10.2014 16:45 h.
7 min
El portavoz de ERC en el Congreso, Alfred Bosch; el portavoz del Gobierno de la Generalidad, Francesc Homs, y la presidenta de la Assemblea Nacional Catalana, Carme Forcadell
Redacción

Las dos principales formaciones del frente secesionista, CiU -especialmente, CDC- y ERC, han acrecentado sus disensiones en las últimas semanas, por sus discrepancias en torno a la manera de abordar el referéndum secesionista del 9N -suspendido por el Constitucional y finalmente abortado-. Unas discrepancias que, no obstante, no han llegado hasta la ruptura. Y este juego de tira y afloja se está reproduciendo de nuevo, ahora en relación al simulacro de consulta planteado por el presidente de la Generalidad, Artur Mas, y sobre todo, en relación a unas posibles elecciones plebiscitarias. El último punto de conflicto, la lista unitaria que pretende Mas, y que ERC no puede rechazar así como así.

Por parte de ERC, el globo sonda lo lanzó ayer el portavoz del partido independentista en el Congreso, Alfred Bosch, cuando dejó caer que esta hipotética lista conjunta de las formaciones independentistas que pretende Mas "igual no tendría que ser una lista encabezada por ningún partido", sino ser una "lista de país", compuesta por representantes de la sociedad civil además de los partidos políticos claramente independentistas. Llegando a añadir que esta candidatura podría estar encabezada por un "independiente". Traducido: que ERC plantea apoyar las pretensiones de Mas si este renuncia a ser candidato.

El planteamiento lo hizo Bosch a título personal, y no el líder máximo de ERC, Oriol Junqueras, ni su 'número dos', Marta Rovira, ni ningún portavoz en nombre del partido. Lo que no deja de ser significativo, y podría interpretarse como que la formación tantea el terreno ante la opinión pública independentista, en un momento en que debe meditar bien cualquier paso, de cara a sus intereses electorales: no puede poner en bandeja la salvación en las urnas a Mas, ahora por detrás en las encuestas, pero tampoco puede aparecer como responsable de dinamitar el "proceso" secesionista.

A la vez, Bosch planteó también otra futurible exigencia de ERC: que, en caso de victoria de esta eventual candidatura unitaria, el Parlamento autonómico proclame inmediatamente la independencia de forma unilateral.

Con este subtexto muy presente, es significativa también la reacción de CDC a las palabras de Bosch. Lejos de negarse -lo que, a su vez, haría aparecer a los 'convergentes' como quien pone palos en las ruedas del proyecto secesionista-, han mostrado entusiasmo ante la propuesta.

CDC recoge el guante de Bosch

Así, el consejero de Presidencia Francesc Homs -y también vicesecretario general de estrategia de CDC, y hablando como tal-, ha declarado este jueves que en su partido están "dispuestos a hacer lo que haga falta para que esto vaya adelante". "No estamos en condiciones de poner condiciones a nadie", ha llegado a confesar.

"Es tan grande lo que tenemos que hacer en este terreno, tan de todos, que sería bueno que los partidos nos pusiéramos un poco al lado, más para ayudar que no para protagonizarlo", ha añadido. Incluso ha coincidido con Bosch en que "lo que nos convendría a todos es que hubiera una lista de país", y no ha descartado que en ella se integren independientes. Eso sí, sin entrar en el espinoso asunto de quién debería encabezar esta hipotética lista.

Posteriormente, el 'número dos' de CDC, Josep Rull, ha coincidido con Homs, aunque añadiendo un 'pero' a los planteamientos de ERC. Rull se ha mostrado en desacuerdo con una inmediata declaración unilateral de independencia tras una hipotética mayoría independentista tras las plebiscitarias. En este sentido, ha puesto el ejemplo de Escocia, dónde los partidarios de la secesión planteaban un periodo de transición de año y medio, en el que deberían negociar con el Gobierno británico.

Aparte de esta objeción, Rull no solo ha estado de acuerdo con la insinuación de ERC -que no propuesta, desde el momento en que no viene de la dirección del partido-, sino que ha instado a la formación de Junqueras a ponerse manos a la obra. "Tenemos que sentarnos, ponernos de acuerdo y llegar a este acuerdo trascendente que puede ser el gran instrumento que nos permita conseguir un país definitivamente libre", ha declarado.

La ANC y Òmnium, el tercer jugador

Y en esta partida de Risk entre CiU y ERC, aparece un tercer jugador. Siguiendo con el paralelismo con este popular juego de estrategia, sería el jugador 'neutral', cuyos ejércitos mueven por turnos los dos contendientes, para sus propios intereses. Solo que, en este caso, el jugador neutral tiene una agenda propia. Y un nada despreciable poder, en forma de influencia en la opinión pública independentista.

Se trata de la Assemblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural, las dos entidades que organizaron la multitudinaria manifestación independentista de la última Diada, y que, siguiendo su propia hoja de ruta, también plantean ahora una lista unitaria "de partidos y fuerzas sociales", de cara a unas plebiscitarias con posterior declaración unilateral de independencia. Pero añadiendo un nuevo elemento de presión a los partidos: si no se ponen de acuerdo entre ellos, amenazan con crear su propia candidatura al margen.

Y ni tan siquiera la ANC está al margen de las presiones. A pesar de proclamar repetidamente que el suspendido -y abortado- referéndum del 9N era su única opción posible, la entidad tardó apenas unas horas -como ERC y la CUP, por otra parte- en dar su apoyo, aunque fuera a regañadientes, al sucedáneo de consulta de Mas. En todos los casos, la presión es la misma: no dinamitar el proyecto independentista y, al mismo tiempo, no aparecer ante la opinión pública independentista como el culpable de la ruptura.

Comentar
JuanPerez 25/08/2015 - 11:22h
Per cert, the final countdown's watch en Sant Jaume encara anuncia el gloriós esdeveniment? Què penós... I després del sainet de la consuta comencem amb el sainet de les llistes de noces, com si el parvulari en què ens han convertir l'espai polític a nivell oficial no tanqués mai... Arxipenós...
JoaquinM 25/08/2015 - 11:22h
Esto de estar planeando en voz alta el golpe de estado es de una desfachatez increíble. Tanto por ellos, como por la autoridad amenazada que sigue inactiva viendo lo que planean contra ella. ¿Se imaginan que los conspiradores de la Operación Galaxia, o que Tejero, hubieran anunciado en público lo que pensaban hacer, y todos tan campantes?
Antoni Ferret 25/08/2015 - 11:22h
Hi ha d'haver una candidatura unitària de l'esquerra social: Procés constituent IC-EUiA Podemos CUP marees socials, on seria molt ben rebuda ERC si es decidís. Hi pot haver una candidatura independentista, de qui sigui, i una candidatura nacionalista castellana.
jojasoclliure 25/08/2015 - 11:22h
..... jo presentaré una candidatura unitària anarquista personal i revolucionària permanent (sector trotskista)...ah! y en castellano!.......... (dedicada a l'ínclit Sr. Antoni Ferret) ........
Pepitox 25/08/2015 - 11:22h
Realmente andan muy preocupados porque no les salen las cuentas. Si las encuestas dijeran que sacan mayoría absoluta, ya tendríamos convocatoria electoral, pero la realidad es que con un vistazo detallado a la última encuesta del CEO (de la cual conocemos bien sus sesgos) se ve claramente que no llegan. Y eso explica el espectáculo actual. ERC sabe que de momento gana las elecciones pero con una minoría muy baja en número. CiU (junta de momento) está por debajo de los 30 escaños y las apuestas de listas conjuntas, en este caso, restan más que suman.
Pepitox 25/08/2015 - 11:22h
Y es la encuesta del CEO, con un sesgo grandísimo en la muestra hacia la población catalanohablante y nacionalista. Si de la encuesta del CEO se sacan estas conclusiones, no digamos qué debe ocurrir con una encuesta bien hecha. Y, finalmente, yo creo que les asusta el panorama de las siguientes fuerzas políticas en el Parlamento, que se prevé que van a ser Podemos y Ciutadans, ambos con resultados en torno a los 20 escaños cada uno. El panorama va a ser ingobernable, pero lo importante es que, de verdad, no sumen mayoría de ninguna manera. Pues bien, eso están diciendo las encuestas y ese es el miedo real que tienen a convocar ya las elecciones. Y saben que la lista unitaria va más hacia el fracaso que hacia el éxito.
JuanPerez 25/08/2015 - 11:22h
Les llistes del "canguelo" pa' "cagar-la", en efecte. Fa temps que m'ensumo que ells no sumen, que el seu 80 percent viatja en sentit invers cap al 0'8 percent (ja posats, com ells, a exagerar)i el que ara estan avauant és qui es queda fora de la poltrona i a qui no arriba el magnífic sou de partlamentari. Res de pàtria ni de estat; com a molt l'estat del patrimoni..
EduardoPinzolas 25/08/2015 - 11:22h
Creo, como vosotros, que la “lista de país” no consigue mayoría absoluta, a no ser que la abstención en la población no nacionalista sea enorme, lo cual no creo vaya a suceder en las próximas autonómicas, como no pasó en 2012. Por cierto, vaya concepto abochornante ese de “lista de país”, que repite la rancia neolengua convergente (“fer país”, igual a “fer nacionalisme”), pero, claro, es la semántica dominante de la ideología dominante. En todo caso, sería más preciso decir “lista del 40%, siendo optimistas, del país”.
LARRA 25/08/2015 - 11:22h
Por todo lo que esta pasando saben que CIU, va al desastre electoral, por eso buscan cualquier solución, son capaces de venderse por un plato de lentejas, el sector de negocios de Convergencia ya esta desmantelado, les importa un higo que el partido desaparezca.
¿Quiere hacer un comentario?