Menú Buscar

La incertidumbre se mantiene sobre Grecia pese al acuerdo

Los observadores coinciden en que el pacto puede asegurar la devolución de la deuda, pero no estimula la recuperación económica

13.07.2015 21:27 h.
3 min
Alexis Tsipras entra en la sede de la presidencia del Gobierno griego ayer, a su regreso de Bruselas

Los parabienes oficiales que han seguido al acuerdo entre la Unión Europea y Grecia no ocultan la cruda realidad: que el país no está ahora en mejores condiciones para afrontar su futuro que antes de las negociaciones y del pacto.

El propio Alexis Tsipras, el primer ministro griego, ha asegurado que el acuerdo permitirá al país recuperarse, pero sus declaraciones son más un ejercicio de voluntarismo que un reflejo de la realidad.

Culpa del Gobierno griego

El consenso de los expertos es que el final de este tramo de la negociación para el tercer rescate ha sido el que tenía que ser por culpa del propio Gobierno de Atenas, pero que otra cuestión es cómo afectará a la economía del país.

El corralito se mantiene hasta el miércoles, día en que el BCE debatirá si continúa con la asistencia para facilitar liquidez. Hay serias dudas de que Grecia pueda salir del pozo y más todavía sobre si le ayudará un acuerdo que se centra mucho más en que devuelva la deuda y bastante menos en que su economía se recupere.

Las bolsas han reaccionado bien, con ganancias cercanas al 2%, pero con cautela, mientras que la prima de riesgo han bajado sensiblemente. La española se ha situado en 126 puntos, frente a los casi 160 de hace unos días.

Las acusaciones del Nobel

Paul Krugman ha publicado un artículo en el que acusa a Alemania de haber promovido unas negociaciones políticas de castigo a los griegos, lo que supone un peligro para el futuro de la Unión. El premio Nobel insinúa, de hecho, que la voluntad última de Berlín sería impedir la recuperación de la economía griega. Lejos de generar confianza, el pacto a que se ha obligado a Atenas aumenta, dice, la desconfianza en Alemania.

La nueva fase en que entra Grecia se va a estrenar con una crisis política, puesto que Tsipras tendrá que remodelar su Gobierno y prescindir de los ministros que no aceptan el acuerdo.

Inestabilidad política

En el Parlamento tampoco conseguirá su objetivo fácilmente, dado que una parte de su propia organización, Syriza, no apoyará el pacto. Y tampoco lo harán todos los diputados de sus socios de coalición, Griegos Independientes.

Quienes sí han anunciado su respaldo es el socialista Pasok, el centrista To Potami y los conservadores de Nueva Democracia. Los tres son candidatos a formar un eventual Gobierno de concentración y a disputarle la mayoría a Syriza en las nuevas elecciones anticipadas que ya se dibujan en el horizonte y en las que Syriza difícilmente volverá a ganar.

Comentar
Marino 25/08/2015 - 11:11h
La línea de Krugman y seguramente Stiglitz es correcta en el mismo sentido que reclamaba Varoufakis. Porque con la UE o nos salvamos todos o nos hundimos. No sirve aquello de que lo que es malo para Grecia es bueno para los demás ni viceversa. El problema es que no solo supone un peligro para la UE la política de castigo que denuncia Krugman. También lo es, y seguramente mas, el permitir que se rompan las reglas en una negociación dando la voz al pueblo y poniendo su decisión por delante de las instituciones europeas. Yo creo que la Comisión ha dejado las cosas claras respecto a las normas y a partir de ahora queda avanzar en la reestructuración de la deuda europea, toda, y entender que Europa solo puede salvarse unida. Política, social, fiscal y económicamente. Lo malo para uno es malo para todos. Como en cualquier país, excepto España, donde lo malo para ella es bueno para Cataluña o el País Vasco, mejor dicho para sus dirigentes nacionalistas y acólitos miopes.
Antoni Ferret 25/08/2015 - 11:11h
Hi ha alguns elements del pacte, algunes concessions, que són inacceptables. És necessari que el Parlament voti NO a aquest nyap. Es tracta d'enfonsar un país per raons ideològiques. La Púrria europea (i sobretot alemanya) no s'haurien de sortir amb la seva.
¿Quiere hacer un comentario?