Menú Buscar

La Gran Mentira del 'prusés'

3 min

"La mentira tiene las patas muy cortas", así reza uno de los dichos más populares del lenguaje popular español, y viene muy al cuento en todo el desarrollo del llamado, por los cuentistas del reino, el "prusés". Ni una verdad se ha contado por su parte desde que empezó.

Que no habría consulta el 9N lo sabía hasta el más incauto de los que han apoyado la historia, pero eso sí, han mantenido la ficción, y la siguen manteniendo, hasta superar los límites de lo que debería ser una política seria, algo que lamentablemente no abunda por estos lares.

Ahora andan todos con la calculadora electoral, pero no para la consulta que está muerta antes de nacer, si no para unas posibles autonómicas adelantadas

Todo el "prusés" es una tomadura de pelo mayúscula, primero para los independentistas que se han creído que esto iba en serio, pero también para todo el resto del pueblo catalán y para el resto de los españoles, mareando una perdiz que se sabía en qué casilla iba a quedarse desde el principio.

No obstante sí que ha servido para algo, para tapar las incompetencias del Govern, que prometió una mejor gestión que el tripartito y lo que ha demostrado es una incompetencia y una incapacidad para gestionar la crisis económica y social; y como no, para tapar sus desvergüenzas en materia de corrupción, o es que acaso es una casualidad que se firme el decreto de convocatoria un día después de la declaración de Jordi Pujol, está claro que no.

Ahora andan todos con la calculadora electoral, pero no para la consulta que está muerta antes de nacer, si no para unas posibles autonómicas adelantadas, y a ver quien queda mejor colocado en la parrilla de salida, y fundamentalmente en la noche electoral.

Todo sería de chiste, si no fuera que detrás de la gran mentira hay ciudadanos que tienen que ir a comer al banco de alimentos, que hay pobres energéticos, que ha desaparecido la dependencia, que las farmacias no cobran, que no hay becas comedor, etc, etc, etc. En definitiva política ficción y problemas reales, ésta es la situación catalana actual, si no es Matrix se le parece mucho.

Artículos anteriores
¿Quién es... José Miguel Villarroya?
José Miguel Villarroya

Se licenció en Historia Contemporánea por la UB, y más tarde se doctoró en Historia por la misma universidad y por la Universidad Libre de Berlín. También es licenciado en Filosofía Teórica y en Teología Dogmática por la Universidad Ramon Llull. Actualmente es redactor de deportes en el diario As, tertuliano deportivo en diversos medios, y colaborador habitual del programa Catalunya Opina de Badalona TV. Es autor del libro 'La Cataluña del Real Madrid', equipo del que se declara seguidor.

Comentar
EduardoPinzolas 25/08/2015 - 11:23h
Discrepo de usted. Tal vez sí que, al principio, a la Generalitat y a CIU les fue conveniente alentar el procés de cara a tapar su gestión y su corrupción (y es cierto que han conseguido en gran manera ese objetivo), pero el procés no empieza y se acaba en CIU: hay fuerzas (partidos, entidades y parte de la sociedad) que sí van en serio y están dispuestos a llegar donde haga falta (hasta una DUI si es preciso) para culminar su sueño identitario. A Mas hace tiempo que se le ha escapado el procés de las manos y hace tiempo que es esclavo de su propia torpeza política al cortarse todo margen de maniobra y su irresponsabilidad gobernante. El verdadero peligro no viene de Mas sino de los que lo empujan.
EduardoPinzolas 25/08/2015 - 11:23h
(2)A mi modo de ver, hay en todo esto un gran error estratégico de Mas. Intentó, por un lado, tapar una gestión gubernamental deplorable y la salida a la luz de una situación corrupta, salida a la luz que empezaba a ser inquietante tras las revelaciones de El Mundo, y, por otro lado, conseguir lo que pretendía (el concierto económico, el blindaje de ciertas áreas como cultura y educación y una línea privilegiada de inversiones estatales) no vía negociación sino vía chantaje (la amenaza al Estado y a la integridad de España por medio del procés) confiando en que, finalmente, el Estado accedería a negociar y ofrecería compensaciones sustanciosas y, de otro lado, en que la UE respaldaría e incluso impondría esa negociación. Falló en la convocatoria electoral anticipada de 2012 y ha fallado después en cuanto a la respuesta esperada por parte del Estado. Dicho de otra forma: se pasó de chulo o de listo.
EduardoPinzolas 25/08/2015 - 11:23h
(3). Y, a la vez, se encadenaba a los radicales y conducía a su partido a la ruina, porque, en palabras de Clemente Polo publicadas aquí ayer mismo: “una vez ya iniciado el camino de la confrontación equivocada, a Mas sólo le quedaba seguir arrastrando la cruz hacia el calvario para evitar que le tildaran de traidor a la causa.”
i.g.c 25/08/2015 - 11:23h
Lo que se aprende tanto del artículo como de la réplica.
¿Quiere hacer un comentario?