Menú Buscar

La Generalitat 'pasa' de la pobreza infantil

En la legislatura que acaba sólo se ha producido un debate parlamentario sobre pobreza infantil. El Idescat no actualiza los datos desde 2011 y el CEO nunca pregunta por la cuestión

28.07.2015 13:55 h.
6 min
Laura Fàbregas

El debate sobre la pobreza infantil en Cataluña sigue siendo un asunto incómodo para el Govern de la Generalitat, que se resiste a incorporar el tema en la agenda política pese a las demandas de parte de la oposición y de las entidades de atención a la infancia para que se tomen medidas al respecto.

Cataluña, junto al resto de España, presenta las cifras de pobreza infantil más elevadas de Europa, a niveles como Rumanía y Bulgaria, según ha publicado el Eurostat en su estadística sobre pobreza infantil en la Unión Europea. 

 

Si se observan los últimos datos del Instituto de Estadística de Cataluña (Idescat), la Generalitat sólo destina el 0,9% del PIB a combatir la pobreza infantil (España, el 1,4%). Al contrario de sus socios europeos. Unas cantidades que en ningún caso responden al contexto de crisis actual, ya que la tasa se ha mantenido invariable tanto en momentos de recesión como de prosperidad económica.

El desinterés en el tema, por lo tanto, respondería a otros motivos más allá de los recortes presupuestarios consustanciales a la actual coyuntura económica.

Desde 2011 no se publican datos sobre pobreza en Cataluña

En la actual legislatura, por ejemplo, solo ha habido un debate parlamentario --marzo de 2014-- sobre pobreza y desigualdad, y CiU y ERC vetaron en la junta de plenos que las entidades sociales --entre estas, Cruz Roja y Cáritas-- participaran en el diagnóstico. Los diputados, además, utilizaron datos de 2011 porque a fecha de hoy no existen nuevos datos sobre la cuestión. El debate se celebró a petición de PSC, ICV y CUP, y con los votos favorables de PP y C's. ERC y CiU fueron las únicas fuerzas del arco parlamentario que se opusieron.

El otro estudio más reciente se presentó el viernes pasado en el pleno del Ayuntamiento de Barcelona, cuando se encargó la realización de un Barómetro de infancia y familia, elaborado por el Instituto de Infancia y Mundo urbano, a instancias de la concejal de UDC, Irma Rognoni.

Pocas iniciativas exitosas

El único antecedente a estos dos debates se remonta a agosto de 2013 cuando se presentó un monográfico sobre malnutrición infantil a petición de PSC, ICV y CUP en la diputación permanente. Con todo, las iniciativas que han salido adelante han sido muy escasas, prácticamente inexistentes.

La diputada autonómica del PSC, Eva Granados, es una de las políticas que más ha insistido en el tema de la pobreza en el Parlament. Granados explica que pidió en "más de diez ocasiones" la presencia del consejero de Salud, Boi Ruiz, y del Govern, en la comisión de infancia sin resultado alguno.

La diputada también denuncia que la partida presupuestaria destinada a educación infantil ha quedado en 0 euros debido a un acuerdo entre CiU y ERC. Un ejemplo que considera "paradigmático" de los recortes implementados en todas las áreas dirigidas a la infancia y a la pobreza. 

El CEO 'olvida' preguntar sobre la pobreza

En la misma línea, el Centro de Estudios de Opinión de Cataluña (CEO) no ha preguntado nunca en sus encuestas sobre cuestiones relativas a la pobreza ni a la infancia. Al menos en los barómetros de la última legislatura. Una ausencia que contrasta con el tema de la independencia y el sentimiento identitario, que ocupan la mayor parte de sus barómetros.

También llama la atención que se pregunte por cuestiones de lo más variopintas como la frecuencia de los catalanes en ir a buscar setas, o en qué lengua prefieren consumir productos culturales. De pobreza e infancia, ni rastro.

El proceso independentista eclipsa el debate social

La entidad Fedaia --plataforma que agrupa en Cataluña al conjunto de entidades que atienden a la infancia-- ha iniciado una campaña de cara a los comiciones autonómicos del 27S para pedir a los partidos políticos que aumenten su inversión hasta el 2,2%, la tasa media europea.

No obstante, parece que no será fácil que el tema entre a formar parte de la agenda política. A medida que se acerquen las elecciones autonómicas del 27 el bloque nacionalista intentará que el debate gire en torno a la secesión de Cataluña.

El proceso se lo 'come' todo

Pau Marí-Klose, colaborador de la entidad Fedaia y profesor de Sociología en la Universidad de Zaragoza, ha asegurado que "el proceso [soberanista] se lo come todo", y se ha mostrado muy crítico con las medidas que se aplican desde la Generalitat.

"El debate sobre la pobreza infantil ha sido muy pobre, se le ha concedido muy poco espacio", explica Marí-Klose, quien considera que "los esfuerzos para sacar el tema a la luz" nunca han "cristalizado en medidas concretas". "Solo han habido medidas de maquillaje, de cosmética", ha zanjado.

Las entidades y algunas fuentes de la oposición coinciden en afirmar que no ha habido compromiso político por parte de la Generalitat para paliar esta emergencia social, ni siquiera para recabar datos sobre el asunto. Ahora todo apunta a que, con el horizonte político del 27S, el tema de la pobreza infantil continuará sin formar parte de las prioridades del Gobierno de la Generalitat.

Comentar
Antoni Ferret 25/08/2015 - 11:10h
És una "tradició" desgraciada. Amb els governs de CiU, Catalunya ha sigut el país més desafavorit en matèria social. Ha sigut així durant dècades, excepte durant els tripartits, i encara.
nuria 25/08/2015 - 11:10h
Un perfecto resumen del estado del lamentable estado de la cuestion i de las prioridades de nuestros gobernantes. Un ejemplo básico del divorcio entre políticos y sociedad civil. Felicidades por la labor informativa.
manodepiedra 25/08/2015 - 11:10h
La Generalitat siempre utiliza la táctica "cuanto peor, mejor". Ellos discriminan y malgobiernan, si no pagan farmacias, si se ciscan en los que tienen problemas, si no pagan los medicamentos que adelantan los farmaceúticos y los hunden, su excusa es que el estado opresor les hurta el dinero.Pero es todo mentira. Cataluña está sobrefinanciada respecto a otras autonomías porque les favoreció ZP cuando gobernaba el Tripartit con Montilla. Además los catalanes se administran muy mal. Gastan en darle carguitos en embajadas al hermano de Carod, en independencia, en catalán, en comprarse voluntades en medios de comunicación, etc.
¿Quiere hacer un comentario?