Menú Buscar

Los servicios jurídicos de la Generalidad reconocen que el 9N es un "referéndum"

La directora general de Servicios Consultivos y Coordinación Jurídica de la Generalidad, Maria Dolors Feliu, admite en una entrevista en TV3 que la votación independentista que promueven para el 9 de noviembre es un "referéndum". Esto tumba la estrategia del Gobierno autonómico, que trata de presentarlo como una simple consulta.

05.10.2014 17:15 h.
3 min
Redacción

¿Consulta o referéndum? Uno de los principales argumentos utilizados en los últimos meses por el presidente de la Generalidad, Artur Mas, para defender la votación del 9 de noviembre es que no se trata de un referéndum -para lo que sería necesaria la autorización del Gobierno- sino de una consulta para, simplemente, conocer la opinión de los ciudadanos de Cataluña, esto es, una especie de gran encuesta.

Esa fue también la tesis a la que apelaron los vocales del Consejo de Garantías Estatutuarias propuestos por CiU y ERC en el dictamen sobre la Ley de Consultas no Refrendarias emitido el pasado 22 de agosto para defender su constitucionalidad.

Sin embargo, los promotores del 9N empiezan a admitir que en realidad se trata de un referéndum. Así lo ha reconocido este domingo la directora general de Servicios Consultivos y Coordinación Jurídica de la Generalidad, Maria Dolors Feliu.

"Este referéndum autonómico"

Durante una entrevista en 324, Feliu ha considerado que el Estado "jurídicamente tiene la obligación de dejar hacer esta consulta" y que el Gobierno "ha incumplido una obligación que tenían derivada del derecho fundamental de participación directa, a dejar votar, es más, a regular este referéndum autonómico, a regular los referéndums autonómicos en general y este en particular".

Feliu ha insistido en que "deberían estar obligados a legislar y a hacer posible en un marco legal esta consulta o referéndum si quieren llamarlo, si quieren autorizarlo, es que creo que sería lo ideal".

Una vocal del CATN ya lo reconoció; TV3 lo niega

No es la primera vez que uno de los promotores del 9N reconoce que se trata de un referéndum. Hace tres semanas, la miembro del Consejo Asesor para la Transición Nacional (CATN) Pilar Rahola también admitió que "se está intentando hacer una trampa legal" al presentar como consulta lo que en realidad es un referéndum.

En ese caso, Rahola lo justificó de una forma sorprendente: "Lo reconozco absolutamente: se está intentando hacer una trampa legal porque no nos permiten vía legal hacer las cosas adecuadamente; sí, sí".

A pesar de ello, desde la televisión autonómica evitan referirse al 9N como "referéndum", e incluso se molestan cuando los medios internacionales lo así lo denomina. En una pieza informativa de hace unos días, criticaron que la prensa extranjera haya realizado "interpretaciones jurídicas y semánticas que les han llevado a utilizar el término referéndum" para aludir al 9N.

Comentar
Xavi1978 25/08/2015 - 11:23h
Lo sorprendente es que se crean tan 'astutos', como diría Mas, como para creer que las instituciones del estado no se van a dar cuenta de algo que, un niño de cinco años, entiende que es un fraude de ley.
Eduardo Pinzolas 25/08/2015 - 11:23h
Una vez más, ante las declaraciones de esta señora, sólo cabe plantearse dos opciones: o son absolutamente simples y tontos o son unos cínicos redomados empeñados en manipular a la gente. Por supuesto que votar es un derecho fundamental y por eso votamos, lo que ya no es un derecho fundamental es votar cualquier cosa cuando a algunos se les antoja. No hau el derecho a votar en un referéndum de autodeterminación, porque el derecho a la autodeterminación es inaplicable a Cataluña, y no hay derecho a votar cuestiones que exceden las competencias del convocante y cuyo contenido y votación contraviene flagrantemente otros artículos constitucionales, por ejemplo el de la soberanía del conjunto de los españoles.
Ramonsalvat 25/08/2015 - 11:23h
De tot el que mes m’indigna es la baixesa moral i ètica en que una gran part de l’esquerra catalana ha caigut en acceptar el joc del “dret a decidir” sense adonar-sen que, des de el primer moment això no era altra cosa que un manera d’ arribar a aconseguir una majoria independentista que no existia . Era dels qui pensava que l’ esquerra tenia el suficient criteri per no caure en aquesta enorme trampa, i que per damunt d’altres coses, primària aquell concepte tan clar de solidaritat entre el poble ras , allò que en Raimon deia “ classes subalternes” de totes les regions i països que avui formem Espanya. Ells, els independentistes no han enganyat mai, ni els radicals d’esquerra a l’entorn de la CUP i altres, ni ERC, ni tant sols ANC. Des-de l’ inici de la seva campanya agitació i propaganda amb les “consultes municipals” deien que la seva feina era per això, construir un nou “estat d’Europa”.
¿Quiere hacer un comentario?