Menú Buscar

La Generalidad prevé registrar a catalanes residentes en el extranjero para completar un censo para el eventual referéndum

Un edicto publicado este jueves en el DOGC da cuenta de ello, y anticipa el proyecto de decreto que el Gobierno autonómico espera resolver en unas semanas para que esté operativo a partir del mes de abril. La idea es que los catalanes que residan en el extranjero dispongan de tiempo para inscribirse y votar, en el improbable caso de que se celebre un referéndum independentista en Cataluña. Si, finalmente, tal cosa no ocurre, el pretexto habrá servido para poner en marcha un nuevo registro en manos de la Generalidad.

21.03.2014 11:07 h.
3 min
El consejero de la Presidencia y portavoz de la Generalidad, Francesc Homs
Redacción

La Generalidad confía poner en marcha un "registro de catalanas y catalanes residentes en el exterior" para "dar participación a la ciudadanía" en el referéndum secesionista planteado por el Gobierno autonómico.

Pese a que, con toda probabilidad, el Congreso tumbará el próximo 8 de abril la petición de la Generalidad de que el Congreso ceda en ella sus competencias para convocar un referéndum, el presidente autonómico, Artur Mas (CiU), sigue moviendo ficha para "conocer las demandas y las necesidades de los catalanes y catalanas", en este caso residentes en el extranjero, y facilitarles así el supuesto "derecho a decidir" el próximo 9 de noviembre.

Un edicto publicado este jueves en el DOGC da cuenta de ello, y anticipa al público el proyecto de decreto que la Generalidad espera resolver en unas semanas para que esté operativo, justamente, a partir del mes de abril. La idea es que los catalanes que residan en el extranjero dispongan de tiempo para inscribirse y votar, en el improbable caso de que se celebre un referéndum independentista en Cataluña. Si, finalmente, tal cosa no ocurre, el pretexto habrá servido para poner en marcha un nuevo registro en manos de la Generalidad.

En busca de un censo propio

Ante la sospecha de que la elaboración del censo al que aspira la Generalidad exceda sus competencias, algunas voces ya han advertido de que la medida puede ser recurrida ante el Tribunal Constitucional. Por lo pronto, el proyecto de decreto evita referirse al referéndum secesionista. Apenas se insinúa, de hecho, que servirá para "conocer las demandas y necesidades de las catalanas y catalanes residentes en el exterior, para desarrollar las líneas de actuación y los programas adecuados por parte del Gobierno de la Generalidad".

Asimismo, plantea la utilidad de "facilitar a los catalanes residentes en el exterior el ejercicio de sus derechos y favorecer que la aplicación de las competencias de la Generalidad de Cataluña que les afecten sea más efectiva". Tal medida, en rigor, estaba pendiente desde 1996, con el objeto de normalizar las relaciones de la Generalidad con los catalanes que residan en el extranjero. Sin embargo, no ha sido hasta ahora, en el año señalado por el Gobierno autonómico para convocar un referéndum rupturista, que se ha puesto en marcha este nuevo registro.

Todavía no está claro cómo podrían votar, ante la eventualidad de una consulta, los catalanes que vivan en el resto de España. En su afán por hacerse con un censo propio, la Generalidad esperar recurrir a los datos del Instituto de Estadística de Cataluña; aunque tampoco esto está exento de controversia, así como tampoco el hecho de emplear los censos de los consistorios sin comprometer la legislación sobre protección de datos.

¿Quiere hacer un comentario?