Menú Buscar

La estrategia de Rajoy ha fracasado

6 min

El pasado domingo sucedió lo que muchos pensábamos que no pasaría: se celebró la consulta independentista. Sin censo, sin controles, sin garantías, con voluntarios, pero se celebró. Y esto tiene un gran valor simbólico porque el 9N sí hubo colegios abiertos, urnas y una afluencia de votantes. Es una victoria del independentismo; debemos aceptarlo y reflexionar a partir de esta nueva realidad aunque no sea fácil.

Llegó el 9N y Rajoy no garantizó nada; se votó frente a la incredulidad de muchos que pensábamos que la estrategia se llevaría a cabo hasta el final

Muchos desconfiábamos de Rajoy, visto su currículum, pero parecía que en el tema del referéndum independentista tenía una estrategia clara: no echar más leña al fuego y remitirse a la ley, al mismo tiempo que anunciaba su voluntad de diálogo dentro de la Constitución. Era una estrategia insuficiente, en mi opinión, pero en comparación a lo que podía haber hecho Aznar, por ejemplo, era un paso adelante. Rajoy se pasó dos años hablando de la ley y de que su gobierno la garantizaría. Llegó el día y no garantizó nada. Se votó frente a la incredulidad de muchos que pensábamos que la estrategia se llevaría a cabo hasta el final.

Algunos de los Whatsapp que recibí y envié el domingo pasado son indicativos del estado de ánimo de muchos de nosotros aquel día. "Es una gran sensación de desamparo"; "nos han dejado solos y en ridículo"; "en Cataluña, los gobernantes hacen lo que les da la gana"; "Rajoy es un inútil"; "Mas ha ganado la partida"; "van a ser imparables a partir de ahora y hay un responsable, el gobierno inepto del PP"; "estoy tan cabreado, hay que felicitar a Rajoy por su ceguera y sordera"; "el Estado nos ha dejado tirados a los que creemos en él y que hemos trabajado para defender la unidad". Tristeza e indignación. Y sobre todo, perplejidad.

En este momento, cuando leo artículos post 9N que enumeran los delitos en los que ha incurrido Mas para que se le inhabilite, sé que todo ello es pura palabrería. Nadie va a hacer nada. La Fiscalía General del Estado ya se ha inhibido. Fue increíble escuchar el sábado 8 al fiscal general preguntar a Mas si él había ordenado que se abrieran los colegios. Todos en Cataluña sabíamos que así era desde hacía dos semanas pero la Fiscalía no se había querido enterar. Mas les respondió el domingo: el único responsable es él. Desafiante, porque estaba seguro que no iba a pasar nada. Y no pasará nada. Esto, ahora, ya lo sabemos todos. La vía penal es incontemplable.

La vía penal es incontemplable, y eso muestra claramente la impotencia del Estado de derecho en España para operar con normalidad; lo vimos el domingo y lo vemos ahora

Y es bueno que así sea porque sería un segundo error garrafal a añadir al primero. Convertiría a Mas en un mártir y ofrecería toneladas de victimismo a los independentistas. No es una opción. Sin embargo, también muestra claramente la impotencia del Estado de derecho en España para operar con normalidad; lo vimos el domingo y lo vemos ahora. Aunque este hecho resulte un golpe grande para muchos de nosotros, podemos encontrar algo de consuelo en que la falta de respeto a la ley es endémica en España. Es, pues, por una parte, un episodio más pero efectivamente, debemos ver que, por otra, tiene una envergadura especial. Es un salto cualitativo que nos lleva a una situación rayana en lo que se conoce por "Estado mediado". Se trata de un tipo de Estado que no es fallido -aquel que no puede imponer su soberanía en todo el territorio- pero tampoco es pleno como para poder afirmarla sin problemas. Para existir en determinadas zonas debe pactar el cumplimiento de la ley con las élites locales, que lo mediatizan.

Durante dos años, Rajoy sólo ha tenido un discurso, o más bien, una frase: nosotros haremos cumplir la ley. A la vista de todos está el incumplimiento de esta promesa. El único freno que puso al independentismo se ha estrellado. Se ha quedado sin nada, y este vacío se evidenció en la conferencia de prensa que realizó, claramente nervioso, el pasado miércoles 12. El PP no tiene nada que ofrecer más que el no.

Ya en el post 9N, después de dos agotadores años, empieza una nueva fase del "procés infinit". Si aún nos queda algo de energía, no la malgastemos criticando a los independentistas. Ya sabemos muy bien cómo operan y qué piensan. Será mucho más útil para nosotros empezar a cuestionar seriamente la estrategia del Gobierno frente al independentismo. Esta sí que empieza a ser una tarea inaplazable. Y no sólo reflexionar, también actuar. Y para ello, quería hacer una propuesta de acción: plantearnos realizar nosotros en un futuro próximo una concentración para pedir la dimisión de Rajoy y exigir un Gobierno con sentido de Estado, capaz de proponer un plan inteligente y constructivo. El Gobierno actual, presidido por un anti-líder, ya nos ha mostrado que no posee la capacidad para hacer frente a la magnitud del reto.

Artículos anteriores
¿Quién es... Mercè Vilarrubias?
Mercè Vilarrubias

Catedrática de inglés en la Escuela Oficial de Idiomas Barcelona-Drassanes y autora del libro 'Sumar y no Restar. Razones para introducir una educación bilingüe en Cataluña' (Editorial Montesinos). Es miembro del colectivo Puerta de Brandemburgo.

Comentar
juanjoUK 25/08/2015 - 11:21h
"Merendiñas" Rajoy. Me lo definió así mi tío... cuando el joven Mariano era el Presidente del Parlamento gallego, era hombre que paricipaba en queimadas y fiestas galegas Tui. Un buen opositor, como usted y yo, organizados y trabajador. De buen comer y buen humor. Nada más. Incapaz de gobernar. La lista de dejadez de funciones de los diferentes gobiernos centrales españoles deja estupefactos a mis colegas europeos. De todos modos, la costellada referendum la vimos venir hace años. No nos engañemos. Ahora hay que refundar el Estado para que sigan sin cumplir las leyes.
juanjoUK 25/08/2015 - 11:21h
"Merendiñas" Rajoy. Me lo definió así mi tío... cuando el joven Mariano era el Presidente del Parlamento gallego, era hombre que paricipaba en queimadas y fiestas galegas en Tui. Un buen opositor, como usted y yo (me refiero a las oposiciones del Estado), organizado y trabajador. De buen comer y buen humor. Afable. Nada más. Incapaz de gobernar. La lista de dejadez de funciones de los diferentes gobiernos centrales españoles deja estupefactos a mis colegas europeos. De todos modos, la costellada referendum la vimos venir hace años. No nos engañemos. Ahora hay que refundar el Estado para que sigan sin cumplir las leyes.
juanjoUK 25/08/2015 - 11:21h
"Merendiñas" Rajoy. Me lo definió así mi tío... cuando el joven Mariano era el Presidente del Parlamento gallego, era hombre que paricipaba en queimadas y fiestas galegas en Tui. Un buen opositor, como usted y yo (me refiero a las oposiciones del Estado), organizado y trabajador. De buen comer y buen humor. Afable. Nada más. Incapaz de gobernar. La lista de dejadez de funciones de los diferentes gobiernos centrales españoles deja estupefactos a mis colegas europeos. De todos modos, la costellada referendum la vimos venir hace años. No nos engañemos. Ahora hay que refundar el Estado para que sigan sin cumplir las leyes.
Ruetrousseau 25/08/2015 - 11:21h
Rajoy no tiene estratégia, porque su partido esta corcomido por la corrupción y, lo mejor que puede hacer, es hacerse invisible. Y Mas después del Pujolazo, ha estado haciendo ruido para sobrevivir pero ha llegado al final exhauto y, si me apuran, lo mismo ERC. Porque la pregunta del millón es ¿y, ahora qué? Pues a esperar que la clase política se renueve, a devolver la ilusión a la gente, un nuevo 1978, una nueva constición .... constituyente y que todo cambie para que todo vuelva a ser como era. Sencillamente Cataluña no puede independizarse porque no tiene fuerzas para ello y España nunca la seducirá completamente porque no tiene encantos suficientes. Lo que habría que conseguir es que los castellanohablantes puedan conseguir educar a sus hijos plenamente en castellano y catalán. Lo demás, será seguir mareando la perdiz. Un retrato de la situación : El cuadro de Goya, dos individios dándose manaporrazos
JuanPerez 25/08/2015 - 11:21h
Això, exactamente això: aspirar a governar Catalunya des d'una majoria que no veu ni el bilingüisme ni el trilingüisme com a una amenaça per res. Una Catalunya amb dues llengües oficials i una cultura expresada en ambdues llengües amb total normalitat, com ho volien a Frankfurt, per cert. Quant a "allò" del 9N, perque em resisteixo a anomenar-lo "consulta", perquè li manquen tots els requisits democràtics mínims que em permetrien anomenar-la consulta, doncs ha estat un carnaval en què els demagogs, han pretés treure un peix ben gros de les aigües revoltes, un campanu!, i només poden exhibir un xeitó ben esquifit. "Allò" de Rajoy, en efecte, tampoc en té, de nom.
josemiguelvelasco 25/08/2015 - 11:21h
La cuestión es que en Madrid tienen una incapacidad congénita para entender esta cuestión. Yo no creo que lo que ha hecho Rajoy ante el 9-N sea una estrategia. Simplemente es el reconocimiento de un desconocimiento atroz y limitarse a enfocarlo desde lo único que saben un poco, que es la respuesta burocrática. No llegan a más. Los ciudadanos de Cataluña que no estamos por la ruptura nos lo tendremos que trabajar solitos
Anibal 25/08/2015 - 11:21h
Lo que sea Cataluña en los próximos años ira en función muy directa de la formación que reciban los niños y los jóvenes en sus centros de enseñanza y en el idioma en que reciban la enseñanza. Esto no es solo una teoría. Es la constatación de un hecho ocurrido en los últimos treinta años.
Olegario 25/08/2015 - 11:21h
Mercé, cierto que hay razones para el pesimismo. Falla el Estado, la diferencia entre Estado mediado o Estado fallido es demasiado sutil. Llevamos con el Estado mediado desde los comienzos de la democracia, implícitamente estaba en el pacto y materialmente en los partidos que han ocupado el gobierno central. La exigencia es que haya Estado, y eso, o se percibe o no se percibe. La situación actual lo hace más evidente, más sangrante; pero no perdamos de vista que Estado somos todos, y una buena parte de ese todos se inhibe sistemáticamente de dejar constancia de su existencia política, más aún en Cataluña, y precisamente en elecciones autonómicas. Actualmente, por fin, se puede votar algo diferente al PUC. Confiemos. Mientras tanto... con el mazo dando.
¿Quiere hacer un comentario?