Menú Buscar

La embotelladora de Coca-Cola, “preparada” para readmitir a 650 trabajadores

El grupo asegura que está lista para cumplir con la sentencia de la Audiencia Nacional que le da tres días para reponer a los empleados afectados por un ERE anulado

13.07.2015 14:04 h.
5 min
Imagen de archivo de las manifestaciones de trabajadores contra el cierre de la planta de Coca-Cola en Fuenlabrada (Madrid) a principios de 2014 / EFE
Redacción

Coca-Cola Iberian Partners, la embotelladora del país controlada por la familia Daurella, asegura que está “preparada” para iniciar la readmisión de 650 empleados (según CCOO) que salieron del grupo en 2014 y solicitaron recuperar su empleo cuando el Tribunal Supremo anuló el ERE por el que se vieron afectados el pasado 20 de abril. Así, cumplirá a pies juntillas la sentencia de la Audiencia Nacional que ha sido notificada a las partes este lunes y da tres días a la empresa para comunicar cómo ejecutará la readmisión.

En un comunicado, la compañía relata que los últimos dos meses y medio ha trabajado para ejecutar “todos y cada uno” de los puntos de la sentencia del Supremo. Entre ellos, la readmisión de los empleados. Este hecho “refleja claramente su firme voluntad de cumplirla en su integridad y en el menor tiempo posible”, defiende.

1.190 afectados por el ERE

La reestructuración de la compañía afectó a 1.190 trabajadores y supuso el cierre de cuatro plantas (Alicante, Asturias, Palma de Mallorca y Fuenlabrada). Esta última factoría ha sido el epicentro del conflicto laboral en la compañía. Allí, un grupo de trabajadores acamparon en las puertas como protesta durante más de un año.

La embotelladora española de Coca-Cola está inmersa actualmente en la reapertura de la factoría madrileña como centro de operaciones industriales y logísticas. Su puesta en marcha propicia la creación de hasta 250 empleos, por lo que la lista de reincorporaciones pendiente se queda en 400 personas.

30 días como máximo para la readmisión

Asimismo, estudia la posibilidad de reubicar a los empleados afectados por el cierre de fábricas que ya no existen (Asturias, Palma y Alicante) en otros centros de trabajo de su misma ciudad que mantengan su actividad.

Según el auto de la Audiencia Nacional de este lunes, a todos ellos les deberá mandar una notificación en tres días sobre su futuro puesto de trabajo. La readmisión deberá hacerse efectiva en un plazo máximo de 15 días si el empleados regresa a la fábrica de la que salió en 2014 y de 30 para los que vayan a otros centros.

Reintegrar las indemnizaciones

Los trabajadores que recuperen su empleo también tienen deberes. En su caso, deberán reintegrar a la compañía las indemnizaciones cobradas y las prestaciones por subsidio de desempleo.

Todos ellos cobran sus sueldos desde hace 18 meses, mantiene la compañía. Los sindicalistas han abierto otro conflicto en este punto: aseguran que hay unos 500 ex trabajadores que se han quedado sin ninguna retribución desde hace meses. No percibían el paro porque “en teoría, la empresa tenía que haberles readmitido ya”, según el secretario de acción sindical de CCOO, Ramón Górriz. Esta situación ya ha sido denunciada ante el Sepi y la secretaría del Estado de Empleo. “Estamos a la espera de que nos den una respuesta”, ha indicado.

Ayuntamiento de Madrid

El sindicato pide la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, que eche un cable a los trabajadores de Coca-Cola Iberian Partners y les ayude a conseguir que la empresa reabra las vías de diálogo con los representantes de la plantilla. Afirman que no ha existido ninguna reunión desde el pasado abril y que no tienen ningún tipo de información del proceso de readmisión, algo que les preocupa.

La empresa, a su vez, asegura que las vías de diálogo están abiertas. Indica que el despido masivo se llevó a cabo por los “problemas serios” de sobrecapacidad de producción que arrastraba la compañía cuando se fusionaron las ocho embotelladoras de la península (siete en España y una en Portugal). Se aproximaba al 50% y el grupo estaba amenazado de no ser rentable.

Futuro del grupo

La cúpula de la empresa no hace mención al próximo paso que deben dar, más allá de cumplir con las resoluciones judiciales. ¿Su viabilidad sigue comprometida tras las admisiones o estudian otra reestructuración?
¿Quiere hacer un comentario?