La boda de Clooney, Mejide, Vázquez y el referéndum

Las revistas del corazón pasan por alto los "históricos" acontecimientos catalanes y se centran en la boda de George Clooney. Amal, la novia, ha tenido un accidente doméstico que le ha crispado el pelo.

27.09.2014 11:58 h.
5 min

En ninguna de la revistas del corazón se habla de política, salvo en el Hola. Pero ni rastro de la cadena de acontecimientos "históricos" que se suceden en Cataluña. Victor Klemperer escribió al respecto de lo histórico: "Y he aquí la palabra que el nacionalsocialismo derrochó a mansalva desde el principio hasta el fin. Se toma tan en serio, está tan convencido o pretende convencerse tanto de la duración de sus instituciones, que cualquier bagatela que le interese, cualquier cosa que toque es de importancia histórica. (...) Y como el Tercer Reich sólo consiste en días de fiesta -podría decirse que estaba enfermo de ausencia de días normales, mortalmente enfermo, así como un cuerpo puede estar mortalmente enfermo por falta de sal-, considera históricos todos sus días".

El libro de Klemperer tiene dos títulos y un subtítulo: LTI. La lengua del Tercer Reich". Apuntes de un filólogo. Las siglas responden a "Lingua Tertii Imperii". A riesgo de que Francesc Homs tome nota de la comparación, sólo el fútbol es más histórico que el proceso secesionista. Hoy, 27 de septiembre, es histórico. Ayer también. El fin del pujolismo y una pequeña firma para Mas pero un gran paso (¿en falso?) para el catalanismo. El viernes que aprobaron la consulta también fue histórico. "Ausencia de días normales". Melancolía, nostalgia, pena, tristeza y duelo por los "días normales".

El papel couché es nuestro consuelo. En la peña La Chistorra nos quitamos el sombrero y nos bajamos los pantalones ante los pronunciamientos de Evaristo Mejide y Jorge Javier Vázquez a favor del "derecho a decidir". Nosotros también somos partidarios, qué coño. Y somos cinco, los auténticos "cinc a taula". Los de verdad. Se nos reconoce porque somos gente educada, bebemos con moderación y pagamos al contado. Mejide y Vázquez quieren votar. No sale en el Hola.

Amal Alamuddin aún cree que se va a casar con George Clooney. A estas horas esa boda tiene el mismo pronóstico que el referéndum del 9N, que le llaman consulta como al coito le dicen amor, por no entrar en detalles fisiológicos. Hay una división de opiniones que se reduce a dos opciones: los que creen que sí y los que creen que no, que no se va a celebrar. La boda, claro. Lo del referéndum parece ser que según y cómo, puede que y tal vez. Amal está encantada, pero de los nervios, como se puede comprobar en todas las fotografias, en las que su cabello luce los efectos de haber introducido los dedos mojados en un enchufe. Está frita, la pobre. Un pelo horrible, un peinado imposible a lo Amy (te añoramos) Winehouse.

Organizar una boda es lo que tiene. Consume los nervios. Es una fase crítica. Todo pende de un hilo. A Clooney le provoca ardor de estómago, por lo que posa en todas las fotos con un aspecto ceruleo, como de intoxicación por evacuol. Está fatal, con las puntas quebradas, ajado, arrugado. La mejor instantánea está en el Diez Minutos, en la que el actor se oculta tras unas gafas de sol y avanza el mentón como si se estuviera encajando la dentadura postiza. Todo es terrible en Venecia.

Nadie se aclara con la fecha de la boda. Para unos es ya, hoy, está siendo. Otros medios en cambio afirman que el enlace será ofcial el lunes por la mañana, cuando firmen los papeles ante el alcalde. La prensa del corazón no es precisamente un ejemplo de periodismo de precisión. No ayuda el hecho de que Cloney espere un milagro que de no producirse precipitaría una cadena de acontecimientos que comenzaría así: "Amal, tenemos que hablar". El protocolo marca que eso se debe decir el día anterior, para que de tiempo a cancelar el "evento".

En la actualidad local destacan las bodas de plata con la Armada de Felipe VI. Se ha vuelto a dejar barba. El "empoderamiento" varonil comienza por la barba, que es la libertad primitiva, el adanismo, pero también el orden, la severidad de un amish, la tendencia bioespiritual del desviacionismo cristiano. El Rey está con la Reina y ambos han estado también en los Estados Unidos, con los Obama y en la ONU, por lo del cambio climático.

27 de septiembre. San Vicente Paúl, Adolfo, Cayo, Florenciano, Hilario y Terencio.

¿Quiere hacer un comentario?