Menú Buscar

Elecciones legislativas en Grecia: victoria quizás breve del lirismo radical

El margen de maniobra de Syriza es muy limitado. No intentará salir del euro y tendrá que negociar con Europa para encarar problemas espectaculares, ligados a viejas disfunciones de un país pobre y pésimamente gobernado. Pronto se podrá constatar la demagogia satisfecha de Syriza y de Podemos.

25.01.2015 23:13 h.
7 min
Títol de la imatge
Alfons Quintà

En Grecia ha surgido el entusiasmo lírico propio de una victoria electoral. Allí lo siente la ultraizquierda griega (Syriza) y aquí la casera (Podemos) así como aquellos bobos a los que ni la caída del Muro de Berlín despertó del delirio comunista.

Ese entusiasmo, humanamente comprensible, durará poco. Muy, muy poco. Será así porque Grecia seguirá siendo lo que es: un país con muy pocos recursos y con unos desbarajustes monumentales. Son de orden conceptual, identitario, político y muy en particular político-administrativo. En síntesis, el país no va ni en ruedas, y nadie con un poco de cordura puede prever que sus muchas disfunciones se puedan resolver en un futuro ubicable en el horizonte. Sencillamente, no es posible. Aunque pudiera llegar a hacerlo Syriza, el revuelo continuaría. Los problemas de Grecia se arrastran desde hace muchos años.

Cincuenta por ciento de déficit

Por dar un dato puntual y relativamente reciente, recordemos que en 2009 el déficit público griego alcanzó el 15 por ciento de su PIB, equivalente al cincuenta (sic) por ciento del presupuesto. En 2004 había sido del 7,5 por ciento, en 2005 del seis, etcétera. O sea que el Estado griego lleva años en estado de quiebra.

Para hacer una comparación en el orden microeconómico, Grecia -y la cosa viene de lejos- tiene tan pocas expectativas económicas, sea quien sea quien gobierne, como una fábrica de hielo en el Polo Norte.

Una Grecia que no hay por donde cogerla

Podría dar muchos detalles, cada uno de ellos peor que el anterior. El catastro y el Registro de la Propiedad no funcionan ni han funcionado nunca. Por tanto, se entiende que tanto en el campo como en las ciudades haya un desorden paralizador que aquí no se puede ni imaginar. En Atenas hay muchos edificios apuntalados como si acabaran de ser bombardeados. ¿Tienen propietario? ¿Quién es? Misterio.

No digo nada del funcionamiento de los servicios públicos, en particular de la sanidad. Un tercio de los griegos no tiene ninguna cobertura sanitaria. Por tanto, se mueren. Es lo que parecen querer los destrozadors de lo poco que queda de la sanidad pública catalana.

Los amigos de Milosevic

Tampoco digo nada de una jerarquía religiosa ortodoxa extremadamente rica e intervencionista en política, como si estuviéramos en la Edad Media. Ha estado sin pagar impuestos durante años y años. Tampoco digo nada sobre cómo Grecia (derecha e izquierda confundidas) apoyó a la Serbia de Slobodan Milosevic, durante las últimas guerras de los Balcanes. No se les puede perdonar. Como tampoco se puede perdonar a la demagógica Liga Norte italiana su apoyo explícito al bípedo comunista serbio acabado de mencionar.

Tampoco se puede entender cómo es que Grecia pudo ser admitida en la Unión Europea estando como estaba y como está. Ciertamente, podía ser para ayudarla a salir del derrumbe moral y político causado por la dictadura denominada de "los coroneles" (1967-1974). Se pensó que, por su poco peso demográfico, Grecia democratizada podía ser asistida para siempre.

Políticos corruptos

También jugó el sustrato de la Grecia clásica. Pero entre aquella y la actual ha habido siglos de ruptura total. Los griegos de hoy no son descendientes directos de aquella Grecia, admirable en mucho puntos pero también basada en la esclavitud, como la que existió casi todas partes.

Todos los catalanes de hoy en día podemos constatar mirándonos en el espejo que, cuando una sociedad está jodida y en manos de políticos corruptos (Grecia es aún más corrupta que España según los índices internacionales), un recurso fácil es crear grandes preocupaciones para tapar la realidad. Allí, Syriza ha sacado el determinismo marxista-leninista igual que Mas ha optado por el determinismo estatista. Es más fácil eso que hacer que los trenes lleguen a la hora o que las escuelas y los hospitales funcionen.

El peso de la realidad

Además, una vez encontrado un chivo expiatorio, que para CiU y ERC es Rajoy y para Alexis Tsipras lo es Angela Merkel, cuanto peor vaya todo más fácil es hacer demagogia. Siendo las cosas lo que son, ¿qué puede pasar? El abanico es muy pequeño, lógicamente, porque ya no va de retórica sino de realidades.

De entrada es impensable que Syriza o cualquier otra fuerza opte por salir de la zona euro. Los griegos pasarían a estar peor que ningún otro país del mundo. O sea que nada de nada.

Queda sólo la vía de la negociación. Será volver a empezar porque no hay otra. Por supuesto, la Unión Europea volverá a decirles a que no pueden soñar despiertos y luego pasar la factura a los europeos. Syriza deberá hacer lo imposible. Pero como Tsipras ha encendido un fuego de radicalidad extrema, pasará ser acusado de traidor.

Problemas de difícil solución

Habrá un efecto rebote de la constatación de la imposibilidad de que Syriza pueda resolver nada en cuatro días, como demagógicamente había prometido. Ese efecto será esclarecedor respecto a Podemos, algo inevitable y necesario.

Históricamente, la demagogia y el maximalismo nunca han sido positivos, sino que siempre lo han empeorado todo. Constatarlo será positivo y una oportunidad para fuerzas moderadas, si bien estas fuerzas no parecen estar en un buen momento ni, ay, tener demasiadas ganas de captar la gravedad del momento en que vivimos. Han dejado un vacío político y moral que le ha ido muy bien a Syriza. Winston Churchill diría que, como siempre, la oposición (Syriza) no ha ganado las elecciones sino que las fuerzas del poder constituido las han perdido.

En efecto, una gran dato de las elecciones griegas ha sido el derrumbe del partido socialdemócrata y de diversas fuerzas de centroizquierda y de centroderecha. Hay un espacio al que Syriza o quien sea debería prestar atención, porque el lirismo radical se irá desinflando. No puede ser de otro modo, en Grecia, en Cataluña y en todas partes. Pero todo requerirá años.

Comentar
RS 25/08/2015 - 11:19h
Que se compare Syriza a Podemos, ya me lo esperaba y tiene sentido. Pero servirse de esta noticia (o de cualquier noticia en el mundo) como excusa para atacar por enésima vez el independentismo catalán... parece una mezcla de demagogia patética y obsesión compulsiva. Crónica Global es el reflejo perfecto del españolismo en Cataluña, y leyendo este diario no me sorprendo que esa ideología no convence a más de 20 % de los catalanes. Ya lo comprobaremos (de nuevo) en las tres elecciones de este año.
vicam 25/08/2015 - 11:19h
El ejemplo del separatismo catalán es muy clarificador. Como muy bien dice el articulista, es una cortina de humo que se inició en 2011 con el asalto de la chusma al Parlament. Vemos que fue a partir de ese momento en que la clase política catalana, aterrorizada por lo que implicaban esos sucesos, se sacó de la manga el separatismo para apagar problemas más de fondo, como en Grecia. El inconveniente es que esa táctica es una huida hacia adelante, hacia el precipicio.Trade o temprano, la realidad se impondrá, tozudamente, como siempre.
Ramonsalvat 25/08/2015 - 11:19h
Supongo apreciado RS que el trato "de bobos" dispensado a todo filo-comunista, por el articulista, también es una muestra del perfecto españolismo de "Crónica Global". Mire Vd., en el fondo todo es lo mismo, no hay mas parecido a un español de derechas que un catalán de derechas, ni nada mas parecido al nacionalismo catalán que el nacionalismo español. Y sobre todo, nada mas parecido a la miseria y la reaccionarismo que el anti-comunismo infantiloide, el mismo que profesaba cierto general gallego, bajito y con mala leche.
¿Quiere hacer un comentario?