Menú Buscar

González Franco, el abogado de moda entra en el ‘caso Sumarroca’

El penalista se encarga de defender al economista de Palafrugell propietario de Asemges, Marià Judez, mientras que la familia Sumarroca elige a Diego Artacho

24.07.2015 13:54 h.
3 min
De izquierda a derecha, el penalista José Ángel González Franco; el presidentede Teyco, Jordi Sumarroca; y el abogado fiscalista Diego Artacho
Redacción

Marià Judez, el economista de Palafrugell propietario de Asemges, ha contratado para su defensa en el caso Sumarroca al abogado penalista de moda en Barcelona. Se trata de José Ángel González Franco y su lista de clientes incluye nombres ilustres como el del presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu; los de Liliana Godia y su esposo Manuel Torreblanca por la causa fiscal que cerraron el pasado junio con el desembolso de más de cuatro millones de euros; y el del deportista Sete Gibernau.

González Franco asiste este viernes a Judez en la declaración ante el juez, igual que el resto de detenidos por en el marco de la operación Petrum. El economista asegura que desconocía la finalidad última de las operaciones en las que participó y por las que acabó detenido este jueves.

Registro en el despacho profesional

La Guardia Civil realizó un registro en su despacho profesional de Palafrugell. Buscaba pruebas de las mordidas que los Sumarroca habrían pagado al ex alcalde de Torredembarra (Tarragona), Daniel Massagué, otro de los detenidos, y de más operaciones ilícitas.

El Juzgado de Instrucción 1 de El Vendrell (Tarragona) y la Fiscalía Anticorrupción tienen indicios de que el clan, muy cercano a los Pujol, formaría parte de una red de intercambio de favores a cambio de obra pública. Los tres delitos que penden sobre el presidente de Teyco, Jordi Sumarroca, son contra la administración pública, blanqueo de capitales y pertenencia a una organización criminal.

Judez se ha visto implicado en la causa al ser un economista de confianza de los Sumarroca. Gerente de su propia gestoría, Asemges, posee un notable patrimonio y prestaba servicios profesionales en la zona a algunos buenos clientes, según han explicado a este medio fuentes conocedoras de su entorno laboral.

Artacho, el hombre de los Sumarroca

Los Sumarroca serán dirigidos por Diego Artacho, un abogado fiscalista pero no especialista en materia penal. Según fuentes jurídicas, ha actuado como la marca blanca de Cristóbal Martell, otro de los penalistas más loados entre la profesión.

Artacho defendió en su día al propietario de Burberrys, Eugenio Mora Olivella, junto a Martell. El cliente realizó una de las mayores regularizaciones fiscales que se llevaron a cabo en España e ingresó en las arcas públicas unos 27 millones de euros procedentes de la fiscalidad distraída con motivo de la venta de su empresa.

Comentar
LARRA 25/08/2015 - 11:10h
A v33 si me entero todos los fundadores de Convergencia son supuestos corruptos
¿Quiere hacer un comentario?