Menú Buscar

España y Reino Unido se dan la mano para frenar el secesionismo

El Gobierno británico presenta su noveno análisis sobre las consecuencias negativas de la eventual independencia de Escocia y advierte de que, en todo caso, la secesión de un territorio en el interior de un Estado miembro de la UE supone la expulsión de la misma. En este sentido, avisa de que el Gobierno español vetaría, por cautela, cualquier tipo de movimiento secesionista, algo que, a juzgar por las declaraciones del ministro británico de Exteriores, Londres también estaría dispuesto a hacer.

17.01.2014 12:04 h.
3 min
Banderas de Québec, independentistas de Cataluña y Escocia
Redacción

El ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, ha insistido este viernes en que si un territorio de un Estado miembro de la Unión Europea (UE) se independiza "tiene que volver a pedir la adhesión". "No tengo ninguna duda", ha dicho en relación al supuesto escocés, de que "irse del Reino Unido quiere decir irse de la UE".

Hague presenta hoy en Glasgow (Escocia), junto al responsable del Tesoro, Danny Alexander, el noveno informe del Gobierno británico que, bajo el rótulo "Análisis de Escocia: UE e Internacional"evalúa las consecuencias, nacionales e internacionales, de la eventual independencia de Escocia. En una entrevista para la BBC Radio Scotland, el titular de Exteriores ha advertido de que "está muy claro" que la parte escindida de un miembro de la UE va a necesitar el visto bueno, sin excepción, de los 28 Estados que la componen. 

En este sentido, Hague ha señalado que los escoceses tendrán un segundo referéndum sobre si quieren irse de la UE, habida cuenta de que el Gobierno ha propuesto a los ciudadanos la votación en 2017 acerca de la permanencia de todo el Reino Unido en la UE. El primero de ellos, pues, será el 18 de septiembre de 2014, fecha prevista para la celebración del referéndum independentista escocés.

Alianzas para frenar el secesionismo 

Hague ha defendido que el Reino Unido es más "fuerte" si no se fractura, y asimismo ha alertado acerca del impacto negativo que tendría para el mundo empresarial la independencia de Escocia. El mismo tipo de advertencia ya ha sido puesto sobre la mesa en el caso catalán

Pero todavía puede darse una segunda coincidencia entre estos dos movimientos separatistas, por lo demás, tan distintos entre sí. En efecto, los gobiernos británico y español pueden conformar una alianza para vetar en la UE la entrada como países independientes de sus territorios segregados.

En esta línea puede interpretarse que el Gobierno británico haya advertido este jueves de que España puede vetar la adhesión de una supuesta Escocia independiente a la UE. "Algunos países con movimientos secesionistas serían muy cautos a la hora de dar luz verde", anticipó el secretario británico de Exteriores, David Livington.

El propio Mariano Rajoy ya declaró en su momento que "cualquier región que obtuviera la independencia de un estado miembro de la UE se quedaría fuera", palabras que pueden servir de apoyo a los intereses del Gobierno británico este mismo viernes durante la presentación del informe.

Comentar
Uesugi 25/08/2015 - 11:32h
Es evidente que los estados europeos se apoyarán ante la amenaza de la independencia. Y es evidente que ésta provoca desolación, desamparo y una profunda inestabilidad. Pero en el caso catalán eso ahora no importa. Los independentistas han perdido cualquier atisbo de razón, hablan de una DUI como quien habla de irse de un bar sin pagar la consumición. A éste nivel de bajeza moral e intelectual hemos llegado.
wiki 25/08/2015 - 11:32h
Tanta irresponsabilidad no puede ser fruto sólo de la propaganda. Ha habido falta de pedagogía y de previsión.
Antoni Ferret 25/08/2015 - 11:32h
No estaríem en aquesta situació si no fos per la irresponsabilitat del PP d'impugnar l'Estatut, i la irresponsabilitat dels jutges del caducat TC de donar una mala sentència contra el sentit comú.
mimartin 25/08/2015 - 11:32h
A. ferret está en su derecho de repetir su obsesión con el Estatut. Recordemos los hechos: ni el 8% d ellos catalanes estaban interesados en un nuevo Estatut, impulsado por una alianza entre las oligarquías encabezadas por Maragall y Mas. Ni la mitad de los catalanes lo votaron ras una campaña institucional brutal. Contenía artículos que creaban un poder judicial independiente catalán, es decir un Estado independiente de jure y de facto, vagamente confederado con España a través solamente de unas Fuerzas Armadas ( por puro interés) y un rey florero enfermo. Ningún país democrático de Europa toleraría un desmembramiento así, solo beneficiador de la oligarquía burocrática de la Generalitat, que desea manos libres para que las 300 familias catalanas de siempre tomen Cataluña como un cortijo
¿Quiere hacer un comentario?