Menú Buscar

El Tribunal Constitucional considera ilegal, por unanimidad, la declaración de soberanía

El Alto tribunal advierte de que una Comunidad Autonóma "no puede unilateralmente convocar un referéndum de autodeterminación para decidir sobre su integración en España". Sí considera constitucionales, en cambio, las referencias de la declaración respecto al "derecho a decidir de los ciudadanos de Cataluña", siempre que este se interprete de acuerdo a lo que establece la Carta Magna, y no en el sentido del derecho a la autodeterminación externa de Cataluña.

25.03.2014 18:46 h.
5 min
Representantes del Gobierno autonómico, CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP, durante la rueda de prensa de diciembre de 2013 en que anunciaron la fecha y las preguntas pactadas para celebrar un referéndum independentista en Cataluña
Redacción

El Tribunal Constitucional (TC) ha rechazado este martes por unanimidad la declaración de soberanía aprobada por el Parlamento autonómico el 23 de enero de 2013 en la que se definía a Cataluña como un "sujeto jurídico y político soberano", y que recibió el apoyo de 85 de los 135 diputados autonómicos.

El Alto tribunal ha estimado parcialmente el recurso de inconstitucionalidad presentado por el Gobierno por considerar que una Comunidad Autonóma "no puede unilateralmente convocar un referéndum de autodeterminación para decidir sobre su integración en España".

La sentencia señala que la declaración vulnera los artículos 1.2 (que indica que la soberanía reside en el pueblo español) y 2 (que establece la unidad de la nación española) de la Constitución, así como los artículos 1 y 2.4 del Estatuto de Autonomía de Cataluña, que señalan que Cataluña ejerce su autogobierno y la Generalidad sus poderes de acuerdo a la propia Constitución.

El "derecho a decidir" tiene el límite de la Constitución

El TC sí considera constitucionales, en cambio, las referencias de la declaración respecto al "derecho a decidir de los ciudadanos de Cataluña", siempre que este se interprete de acuerdo a lo que establece la Carta Magna, y no en el sentido del derecho a la autodeterminación externa de Cataluña.

La sentencia advierte de que estas referencias al derecho a decidir suponen una aspiración política a la que solo pude llegarse mediante un proceso ajustado a la legalidad constitucional con respeto a los principios de "legitimidad democrática, pluralismo y legalidad" expresamente proclamados en la declaración en estrecha relación con el "derecho a decidir".

Se puede cambiar "el fundamento mismo del orden constitucional", añade el TC, siempre que no se haga "a través de una actividad que vulnere los principios democráticos, los derechos fundamentales o el resto de los mandatos constitucionales", sino en "en el marco de los procedimientos de reforma de la Constitución".

La ponente de la sentencia ha sido la vicepresidenta del TC, Adela Asúa, que se incorporó a la institución en enero de 2011 tras ser elegida por el Senado a propuesta del Parlamento autonómico del País Vasco, con el visto bueno del PNV, y es considerada como una nacionalista moderada.

CiU y ERC rechazan la sentencia

A pesar de que la sentencia del TC se ha adoptado por unanimidad, el presidente de CiU en el Parlamento autonómico, Jordi Turull, no ha dado "ninguna credibilidad" a las sentencias del TC por considerarlo "un órgano político que decora jurídicamente sus resoluciones", y ha denunciado que algunos de sus miembros actúan como "agitadores de la catalanofobia".

El diputado autonómico de ERC Pere Aragonès ha asegurado que la sentencia no varía "ni un milímetro" el proyecto independentista que su partido impulsa junto a CiU. "El 9 de noviembre pondremos las urnas. El pueblo es mayor de edad y no necesita ningún tribunal que lo tenga que tutelar", ha añadido.

El portavoz parlamentario del PSC, Maurici Lucena, ha señalado que su partido ya "advirtió de que el desenlace más previsible de la declaración sería este", y ha señalado que el "único camino" para celebrar un referéndum secesionista es un acuerdo entre la Generalidad y el Gobierno. "Cualquier otro atajo ya vemos que nos lleva a un callejón sin salida", ha concluido.

La CUP "no reconoce" la sentencia

Enric Millo (PP) ha exigido al presidente de la Generalidad, Artur Mas, que, tras esta sentencia, ponga "punto y final" a su plan rupturista, y ha recordado que ya habían advertido de que la declaración era ilegal.

El diputado autonómico de ICV-EUiA Josep Vendrell, en cambio, ha asegurado que la sentencia no les hará "desistir" de su objetivo de celebrar un referéndum secesionista, y ha considerado que existen marcos legales para llevarlo a cabo.

La portavoz parlamentaria de C's, Carina Mejías, ha instado a Mas a abandonar su "delirio separatista" que solo lleva a Cataluña "al abismo", y le ha instado a trabajar en beneficio de todos los catalanes.

Finalmente, desde la CUP, la diputada autonómica Isabel Vallet ha anunciado que su partido "no reconoce" la sentencia y ha hecho un llamamiento al resto de formaciones independentistas a hacer lo mismo.

Comentar
albertfonxe 25/08/2015 - 11:30h
Vamos, es que hasta los magistrados más "levantiscos" tienen vergüenza torera y no tragan con las ruedas de molino que les ponen encima de la mesa Mas y secuaces.
Antoni Ferret 25/08/2015 - 11:30h
Catalunya, per naturalesa, ÉS subjecte polític i jurídic sobirà. Segons la lletra de la Constitució no ho és, però segons la naturalesa SÍ.
Aleph 25/08/2015 - 11:30h
¿Tiene Cataluña derecho a decidir? Sí, Cataluña tiene derecho a decidir sobre todo aquello que es constitucionalmente competente? ¿Tiene Cataluña derecho a opinar sobre cualquier cosa? Sí, en democracia opera la libertad de opinión. ¿Tiene Cataluña derecho a opinar sobre el derecho a la autodeterminación? Sí, tiene derecho a opinar, pero no a decidir. Una hipotética secesión solo es posible mediante negociación... si hay acuerdo. Si no hay acuerdo, si hubiera una declaración unilateral, sería una acción hostil y delictiva.
Juan Pérez 25/08/2015 - 11:30h
Benvolgut Antoni, el iusnaturalisme, que és que vosté defensa, és com una mena de relíquia del Dret, i avui gairebé només elf a servir l'esglèssia catòlica, que hi creu. El positivismo jurídico -tot això ho trobarà perfectament explicat a la wikipèdia. El positivisme jurídic li ha pres el relleu, i ningú no parla ja de què de la naturalesa emani cap dret que s'imposi de manera que hom el reconegui com a una mena de imperatiu étic. Cregui'm, Antoni, la naturalesa som nosaltres i la raó que arriba a acords pactats entre iguals és l'única naturalesa capaç de produir un dret modern. Així doncs, li agradi o no, Catalunya és i serà el que nosaltres, tots els catalans, decidim que sigui, dintre del marc jurídic que ens posa els límits de la nostra actuació. La resta són patriòtics contes de fades...
dosostenido 25/08/2015 - 11:30h
Jajajaja, que bueno, esto ya es lo que me faltaba por oir, derechos que emanan de la naturaleza, jajajajajaja
fereyes 25/08/2015 - 11:30h
Yo más bien diría que siguiendo la filosofía iusnaturalista, ni Cataluña ni España son sujetos políticos ni soberanos sino el individuo en si. Y ahí es donde entra el derecho positivo a regular la convivencia en sociedad basada en unas reglas claras y previamente acordadas.
¿Quiere hacer un comentario?