Menú Buscar

El Supremo limita el ámbito de los descuelgues de convenios colectivos

La modificación de los pactos entre empresa y trabajadores no puede tener efectos retroactivos

18.08.2015 16:58 h.
4 min
Título de la imagen
Redacción

La Sala de lo Social del Tribunal Supremo ha dictado una sentencia en la que establece que la inaplicación de un convenio colectivo (descuelgue) no puede tener efectos retroactivos, aunque se haya pactado así entre la empresa y los trabajadores.

La sentencia se refiere a  las pretensiones de la empresa Ariete Seguridad (ASSA), que en diciembre de 2013 alcanzó con una mayoría de los representantes de los trabajadores de la Comunidad de Madrid un acuerdo para descolgarse durante el ejercicio 2013 de las condiciones de jornada laboral y salario recogidas en el convenio estatal de empresas de seguridad privada 2012-2014.

Recurso ante los tribunales

CCOO y UGT presentaron entonces demanda de conflicto colectivo ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) para anular el acuerdo de descuelgue. Su demanda fue estimada parcialmente y el TSJM procedió a anular la parte del acuerdo referida a la retroactividad de sus efectos, al entender que con ello se vulneraba la ley y la Constitución.

ASSA interpuso entonces recurso de casación ante el Supremo, alegando que las partes negociadoras pueden pactar que los efectos económicos de un descuelgue se retrotraigan a una fecha anterior.

Efectos sólo a partir de cuando se pacta

El alto tribunal examina en este fallo el ámbito de aplicación temporal que puede tener un acuerdo de descuelgue por razones económicas en materia de jornada laboral anual y salario, y más en concreto si la inaplicación de un convenio puede tener efectos sólo a partir del momento en que se pacta o si es lícito que se acuerde retrotraer los efectos a un momento anterior.

El Supremo reconoce que el artículo 82.3 del Estatuto de los Trabajadores, en el que se regulan los descuelgues, no limita expresamente la posibilidad de dar eficacia retroactiva al pacto modificativo. Pero, desde su punto de vista, la existencia de esa restricción legal "está implícita en el texto de la norma, que empieza estableciendo que el convenio colectivo obliga a todos los incluidos en su ámbito de aplicación durante todo el tiempo de su vigencia".

"De ese mandato se infiere que el convenio colectivo es de forzosa aplicación mientras no se acuerde su inaplicación parcial, así como que esa inaplicación, el descuelgue o apartamiento de lo en él acordado sólo puede tener efectos a partir del momento en que se acuerda", subraya el Supremo, que insiste en que los descuelgues "actúan hacia el futuro" y no hacia el pasado.

El convenio está por encima de un "simple acuerdo"

La empresa de seguridad ASSA argumentaba que los artículos 84.2 y 86.1 del Estatuto de los Trabajadores dan plena libertad y autonomía a los negociadores de los convenios para fijar la vigencia de sus pactos y preferencia aplicativa a los convenios de empresa, lo que autorizaría la retroactividad del descuelgue.

Pero el Supremo entiende que en este caso no se está ante un convenio colectivo negociado con plena libertad y autonomía que fije su vigencia, sino ante un "simple acuerdo" por el que se concierta la inaplicación de ciertas condiciones del convenio colectivo, "lo que comporta que los efectos temporales del acuerdo, su vigencia, sea distinta por existir limitaciones que los negociadores de ese pacto deben respetar".

 

Comentar
Antoni Ferret 25/08/2015 - 11:09h
1) Encara que tinc limitacions en la manera d'entendre aquests raonaments, per la manera jurídicista d'explicar-los, crec que el tribunal té raó. / 2) Els treballadors i les treballadores no solament tenen en contra TOTA la força del capital, sinó també la de la majoria de governs i (de vegades) de tribunals, i, encara, de vegades, la vacil·lació de representants sindicals no prou ferms. Per tant, està bé que un tribunal honest fili prim. / 3) Un acord és de rang inferior a un conveni, que és col·lectiu, reconegut per la Constitució. / 4) Els acords han de referir-se sempre al futur, no a un temps ja passat. Això és de calaix.
¿Quiere hacer un comentario?