Menú Buscar

El silencio de los corderos

13.03.2014
Toni Bolaño
3 min

¿Somos un país normal? ¿Seguro? Creo sinceramente que no. Aquí, en Cataluña, si estás bajo el manto del soberanismo, si eres lo que se autollaman un patriota, tienes una especie de patente de corso. Puedes ser un condenado por asesinato y dirigir Ónmium Cultural en una comarca a la vez que amenazas con sentar en el banquillo a todos "los colaboracionistas", o sea todos los antiindependentistas o no nacionalistas por colaborar con "el invasor español".

Anna Tarrés dice sin ruborizarse que "no quieren la independencia aquellos que hablan castellano en Cataluña, estos son colonos, no son catalanes". A pesar de estas declaraciones los colonos de SÚMATE, esos que piden la independencia en castellano, no han abierto la boca

Este tipejo todavía se pasea como víctima mientras acumula sentencias judiciales y no paga demasiados impuestos como ciudadano. Puedes decir que cuando Cataluña sea independiente se pasarán cuentas, sin que nadie afee a su autor, Joel Joan a la sazón cuando las pronunció presidente de la Academia de Cine.

Si eres una patum del teatro catalán tienes permiso para decir barbaridades. Mariona Carulla a la que no se le conoce resistencia alguna al franquismo pronunció unas palabras racistas –"Aquel hombre, el dictador Franco, en los 60 nos envió mucha gente, cargó trenes de gente para ver si nos diluía. Él quería a Cataluña pero quería una Cataluña castellana"- que fueron jaleadas por una panda de xenófobos en las redes sociales. Insisto, Carulla y su marido, doblador de éxito de películas americanas en los años 40, no se distinguieron por su independentismo en esos años. Tampoco por su lucha antifranquista. Menos por denunciar a la burguesía catalana que era la guardia pretoriana del propio Franco.

No queda ahí la cosa. La pseudo historiadora Anna Tarrés dice sin ruborizarse que "no es catalán alguien que no habla catalán, es catalán sólo aquel que habla catalán, el que defiende la nación catalana". Y añade, "no quieren la independencia aquellos que hablan castellano en Cataluña, estos son colonos, no son catalanes". A pesar de estas declaraciones los colonos de SÚMATE, esos que piden la independencia en castellano, no han abierto la boca. Las subvenciones a Tallers de Músics deben mantener en silencio a Luís Cabrera. Nadie le ha afeado esta afirmación racista y fascista. Nadie ha dicho una palabra. Estamos en el tiempo del silencio de los corderos. Concluyo, no somos un país normal. Y menos cuando ves un tuit del actor subvencionado Toni Albà que afirma "que nada nos ciegue, el Estado Español ha causado más muertos que todos los grupos terroristas". Ser actor no quita que tengas un cerebro de mosquito.

Artículos anteriores
¿Quién es... Toni Bolaño?
Toni Bolaño

Periodista. Miembro del Consejo Editorial de CRÓNICA GLOBAL. Ex director de Comunicación de la Presidencia de la Generalitat y del Ministerio de Industria, Energía y Turismo. Tertuliano en Cadena Ser, Antena 3 y La Sexta.

Comentar
m.a. 25/08/2015 - 11:30h
Los inmigrantes vinieron a Cataluña a cargar con el trabajo más duro y a contribuir al enriquecimiento de muchos catalanets y al desarrollo económico del país, que precisaba mano de obra, y la obtuvo muy barata. Cataluña, con el casposo catolicismo de sus élites y de una mayoría de la población, más aún la rural, se sintió muy cómoda con el franquismo. A finales de los sesenta, santa inocencia, yo me sorprendía de la poca gente que acudía a las manifestaciones antifranquistas, cuatro y el apuntador. Sí recuerdo, la Rambla de Catalunya repleta de puestos ambulantes vendiendo las palmas de Semana Santa. Y estos nazios siguen siendo igual de meapilas que entonces, sólo que todavía más cutres.
Olegario 25/08/2015 - 11:30h
Anna Tarrés ratifica con su afirmación lo que acaba de decir Dion: el derecho a decidir es reclamar el derecho de declarar extranjero a tu compatriota. Este robo de la legitimidad merece ser incluido en el código penal (el asunto no es baladí, es tremendamente grave y no debe ser tomado como un juego de palabras)
mikyfrombcn 25/08/2015 - 11:30h
Es tan grave y doloroso escuchar palabras con tanto odio, como lo fue hace 50 años atrás , dejar pueblos, familia y amigos para enriquecer una tierra, que aún sintiéndola, ya te decían 4 burguesones de alma franquista/catalanista-de-foyer que no serias jamás parte de ella.
albertfonxe 25/08/2015 - 11:30h
A pesar de que la mayoría de los habitantes de Catalunya tienen apellidos de origen no catalán (el primer apellido catalán en la lista de los más comunes está en el nº 21 de la lista), la realidad de las elites políticas dirigentes es muy distinta. Basta con analizar los apellidos de los diputados del Parlament, de los consellers, de los altos cargos de las administraciones catalanas y partidos catalanes. En absoluto guardan proporción con la realidad social y demográfica de Catalunya, lo que en el fondo demuestra un cierto componente xenófobo de las elites.
MCL 25/08/2015 - 11:30h
Esas palabras xenófobas son el producto del "miedo". El miedo a no seguir mandando en el "cortijo catalán". En democracia un hombre un voto y se necesita para monopolizar el poder sugerir, convencer,emplear cualquier forma de manipular a la sociedad, incluso amedrentar para seguir con las prebendas de unos pocos y someter a los demás.
¿Quiere hacer un comentario?