Gustavo Buesa, el 'Rey de la Basura', utilizó a Pujol Jr para obtener permisos medioambientales y aumentar su negocio

La policía afirma que el empresario trató de camuflar la presencia de 'Junior' en su entramado societario

26.11.2015 20:58 h.
2 min
Gustavo Buesa, conocido también por el 'Rey de la Basura'.

El día 21 de octubre del 2002, el departamento de  Medio Ambiente  de la Generalitat de Catalunya, que entonces dirigía el consejero, Ramón Espadaler, resuelve conceder “la autorización ambiental para la planta de residuos en Tivissa” a la empresa Gestió i Recuperació de Terrenys, sociedad controlada por el empresario Gustavo Buesa, especializado en la recogida y eliminación de residuos urbanos.

Por aquellas fechas, Jordi Pujol Ferrusola, buen amigo de Buesa, entra en el accionariado de Gestió i Recuperació de Terrenys a través de su sociedad Active Traslation.

Pujol entra para “conseguir”

La Udef, que investiga todos los flecos de la causa que dirige el juez De la Mata contra el Júnior por delito fiscal y blanqueo de capitales, considera que la entrada de Pujol Ferrusola en la órbita empresarial de Buesa fue “pactada  y negociada”. Según un informe policial entregado al juez de la Mata, se trata de “una entrada ficticia, para asegurarse por medio de su persona, la obtención de las habilitaciones públicas pertinentes, y con ello, el buen fin de la operación, interponiendo, además, sociedades y personas, a modo de capas de cebolla, en aras a evitar que una simple observación de la misma denotara la presencia de éste (Pujol Ferrusola)".

¿Venta para camuflar comisiones?

 A la policía le resulta sospechosa una operación  en la que Buesa transfiere la compañía a a FCC Medio Ambiente.

 “Jordi Pujol Ferrusola obtuvo el mismo rédito que Buesa y que el otro socio, Josep Mayola. Sin embargo, fue el único socio que no desembolsó el capital suscrito, vendiendo sus  participaciones sin dicho desembolso”.

La sospecha policial es que Pujol se dejó ver lo suficiente en la trama empresarial de Buesa para que éste obtuviera contratos y permisos públicos y, sin desembolsar dinero, cobró por ello unos jugosos dividendos por unas acciones que nunca había comprado. La policía cree que esa operación camufla el pago de comisiones.

Pujol comercial

Buesa reconoce que Pujol Ferrusola le ofrecía “relaciones en el exterior”, haciendo trabajos comerciales, pero dice que no conserva ni el contrato y ni ningún otro documento que identifique o avale esos trabajos.
Comentar
Marino 28/11/2015 - 14:14h
Otra. Y que hayamos tenido que oír aquello de que no tenían patrimonio, que estaban desnudos...
¿Quiere hacer un comentario?