Menú Buscar

El PSC se excusa por haber sido "acrítico" con los "valores neoliberales"

Los socialistas catalanes reaccionan a la pérdida de intención de voto y al auge de la izquierda alternativa reconociendo sus "errores" de los últimos años y apostando por un giro progresista, sobre todo en materia económica. También reivindican sus "aciertos" históricos, y declaran "abierto" a la ciudadanía su próximo congreso, previsto para el otoño.

02.02.2015 19:18 h.
7 min
Títol de la imatge
Redacción

El PSC pide "excusas". Y reacciona. En un momento en que las izquierdas radicales van al alza, una semana después de la victoria de Syriza en Grecia, al día siguiente de la demostración de fuerza de Podemos en Madrid, y con un panorama nada alentador en las encuestas para los socialistas -en un apretado año electoral-, el partido presenta un manifiesto en el que reconoce algunos de sus "errores" de los últimos años. A la vez que reivindica sus "aciertos". Un movimiento que sugiere un giro hacia la izquierda, -en formas y en contenido-, y que los socialistas catalanes quieren ampliar en el próximo congreso del partido, este año, que quieren hacer "abierto" a toda la ciudadanía.

En el manifiesto, que ha presentado este lunes la portavoz del PSC, Esther Niubó, los socialistas catalanes recuerdan que han sido "una gran fuerza por el cambio en el pasado", y explican que "ambicionan volver a serlo". Para lo cual el partido proclama que "quiere empezar por cambiar él mismo".

"El 'inventario autocrítico de nuestros errores pone de manifiesto que hemos aprendido debidamente y que estamos en estado de alerta para no reincidir", proclama el manifiesto, que hace una lista de "errores" y "aciertos" propios de los últimos tiempos.

Los "errores"

Y los primeros de los "errores", significativamente, son de tipo económico, y reconoce un cierto abandono de las ideas tradicionales de la izquierda. "A menudo hemos sido acríticos con los valores neoliberales que se hicieron hegemónicos y que nos han llevado al desastre que sufrimos", explica el PSC. "La globalización económica y financiera nos ha cogido desprevenidos", reconoce, para añadir que "no hemos sido lo bastante diligentes a la hora de oponerle un poder democrático con proyectos de izquierda".

Finalmente, lamenta que tardaron demasiado en percibir la gravedad de la crisis", tanto en Cataluña como en el conjunto de España, y que sus respuestas "se vieron atrapadas por las políticas de derecha que se imponían en la Unión Europea"

No han podido "articular el catalanismo de izquierda"

Los socialistas también entonan el mea culpa por su papel en el debate sobre la relación con el resto de España, desencadenado a raíz del desafío independentista de CiU y ERC. "No hemos podido articular debidamente y encabezar el catalanismo de izquierda desde el socialismo democrático, catalanista y federalista en respuesta a la sentencia contra el Estatuto y al final de etapa que comportaba en la conciencia de muchos catalanes", razonan. Y analizan que han fallado al permitir que "la indignación general fuera capitalizada" por los nacionalismos "catalán y español" para aprovechar el carburante popular y los reflejos más atávicos para recuperar posiciones de poder".

Más allá de la economía y la cuestión territorial, el partido admite que ha "caído en el cerramiento" -a pesar de que matiza que el resto de fuerzas "también"-, y que sus representantes "no siempre han sostenido una relación lo suficientemente directa y continuada con la ciudadanía". Y también se excusa por los casos de corrupción que lo han afectado. "No hemos estado lo bastante alerta frente a los desaprensivos, de los cínicos, que corrompían su compromiso de servicio público", se disculpa.

Los "aciertos"

En la parte positiva, el PSC reivindica básicamente logros históricos. Como la "implantación y desarrollo del Estado del bienestar", en sanidad, educación y pensiones; la "regeneración de nuestras ciudades" desde los ayuntamientos, o haber hecho posible el "regreso de la Generalitat exiliada", a pesar de la posición de fuerza que les daban los resultados de 1977.

Los socialistas también se enorgullecen de su papel en la implantación de la inmersión lingüística a las escuelas. Sin emplear este término, sino aludiendo a la "batalla por la "escuela común" que el PSC encabezó y ganó mientras el pujolisme propugnaba la doble red escolar, una en catalán y otra en castellano, con la separación que esto comportaba de los niños por razón de lengua".

Relacionado en parte con esto el PSC también presume de su "papel determinante en favor de la unidad civil del pueblo de Cataluña, amenazada tanto por el lerrouxismo cómo por el nacionalismo excluyente".

Contra la austeridad y por el Estado del bienestar

Después de reconocer sus faltas, -y sus aciertos-, llega el propósito de enmienda. Que pasa, básicamente, por una reafirmación de los valores de la izquierda. Así, el PSC sitúa ahora como primer objetivo "sustituir las actuales políticas austericidas por políticas de reactivación de la economía"; "defender el estado del bienestar" y oponerse a las "políticas privatizadoras", y "defender y promover" la educación y la sanidad públicas.

En el ámbito de las propuestas regeneracionistas, el PSC apuesta por "revitalizar la democracia", para "abrir nuevos sistemas de participación" y establecer "mecanismos de cogestión y de autogestión en aquellos servicios que lo permitan", así como por implantar una "transparencia absoluta" en las administraciones.

En cuanto a la relación entre Cataluña y el resto de España, recuerda su propuesta federalista, y propone un "nuevo acuerdo" en un "marco federal", que "ha de comportar el pleno reconocimiento de la nación catalana y la redefinición de España como realidad plurinacional, pluricultural y plurilingüe".

"Congreso Abierto"

Estos buenos propósitos del PSC también se manifiestan, ya desde ahora mismo, en la terminología y las formas -quizás debido al efecto Podemos-. Así, el partido se compromete a recuperar "las maneras abiertas, participativas, autogestionaries, de los inicios de la unificación del socialismo catalán". Y empieza por declarar que su próximo congreso, previsto para el otoño, será un "Congreso Abierto", y hace un "llamamiento a todos los hombres y mujeres que se sienten socialistas a participar en él".

En este sentido, Niubó ha explicado que este próximo congreso "será de todo menos ordinario", así como "será muy abierto a la sociedad". Niubó ha añadido que el texto presentado hoy "pone de manifiesto la plena validez de nuestro ideario socialista, y evidencia de que sólo podremos avanzar en los objetivos que nos hemos marcado con la fuerza de la gente, de la gran mayoría de la ciudadanía".

Comentar
Olegario 25/08/2015 - 11:18h
El dilema es simple, estar al servicio de "Cataluña" o de los catalanes de su espectro político. Eso resulta imposible con su pasado y con las mimbres disponibles para el futuro.
Antoni Ferret 25/08/2015 - 11:18h
Em sembla MOLT i molt bé, i m'estranya que hagin trigat tant de temps. Els recordaria el seu programa de 1977, que allò sí que era socialisme: "Per exemple, nacionalització de la gran banca i assegurances, energia, siderúrgia, indústria farmacèutica; socialitzar sectors i empreses amb elevades taxes de beneficis; reforma fiscal progressiva; inversions públiques en indústries i serveis que ocupessin més mà d'obra; garantir l'estabilitat del pagès sobre la terra amb la pròrroga automàtica de contractes; eliminar els majoristes i controlar l'actuació de les multinacionals en el sector alimentari; municipalitzar progressivament el sòl urbà; serveis públics per alliberar la dona de les feines domèstiques; pensió per a tots els jubilats, haguessin cotitzat o no. (El programa del PSOE era similar, excepte les nacionalitzacions.)"
m.a. 25/08/2015 - 11:18h
"socialismo democrático, catalanista"..."Los socialistas también se enorgullecen de su papel en la implantación de la inmersión lingüística a las escuelas"...apaga la luz y vámonos. PSOE, por favor, aterriza en esta C A como única posibilidad de votar a un partido de izquierdas y de paso cierra la barraca de estos estultos orates a los que muchos les hemos dado nuestro voto un montón de veces, demasiadas veces.
Moret13 25/08/2015 - 11:18h
La falta de reacción ante el neoliberalismo ascendente es un error o fallo de toda la izquierda. Con reconocerlo y proponerse la enmienda puede perdonarse. El no ver la gravedad de la crisis tal vez no fue un error. Se sabía pero se ocultó, con la esperanza de que una política económica de reactivación con endeudamiento podría haber conjurado la crisis. Eso sí fue un error perdonable. Lo que no es perdonable es el haber dado la espalda a la izquierda, afiliada y votante, por complejo de inferioridad ante el nacionalismo creciente dentro y fuera del partido. Eso ya no se arregla fácilmente si no es mediante una cierta refundación que empiece desde cero y recuperando a toda la gente que marchó o fue expulsada. Y con ello, recrear un partido con democracia interna real. Federado en el PSOE de la misma forma que Cataluña se federe en España. Bilingüe en todo su funcionamiento interno. Con limitaciones a la ocupación de cargos orgánicos por gente que vive de la política. En fin, socialista.
¿Quiere hacer un comentario?