Menú Buscar

El PSC se decide: pacto de izquierdas antes que Ciudadanos

Miquel Iceta asegura que quiere “una Cataluña mejor en una España diferente” y lanza una batería de propuestas sociales para conformar el próximo Ejecutivo catalán

25.07.2015 11:34 h.
3 min
El líder y candidato del PSC para las elecciones del 27S, Miquel Iceta, ante el consejo nacional del partido

El PSC tiene clara la hoja de ruta que seguirá ante el 27S. El candidato y primer secretario de la formación, Miquel Iceta, pasó página este sábado a la amalgama de pactos municipales que han llevado a los socialistas a pedir la adhesión a la Asociació de Municipis per a la Independnència (AMI) al abrir la puerta a un gran acuerdo de izquierdas que aparte a CDC-ERC de la presidencia, la “mayoría del lío y de los recortes”, según sus palabras.

Ante el consejo nacional, el líder socialista manifestó que su objetivo es conseguir “una Cataluña mejor en una España diferente”, una “Cataluña rica, orgullosa de sus orígenes e historia que no parezca enfrentada ni cabreada, sino abierta moderna y tolerante”.

Y para conseguir este objetivo, a Iceta no le vale un pacto ni con el PP ni con Ciudadanos. “No vamos a poder ponernos de acuerdo con quien ataca a la identidad catalana y no aporta solución al encaje con España”, indicó.

Propuestas en clave social

Tras un aplauso de los presentes, el dirigente del PSC enumeró una lista de propuestas en clave social que formarán parte de su programa. Entre ellas, la eliminación de ciertos recortes de CiU como los “concursos en las áreas básicas de salud”, una mayor “financiación de guarderías” y el fin de las tasas judiciales que más perjudican a la ciudadanía.

Iceta fue un paso más allá al hablar de una “renta garantizada para la ciudadanía”. No detalló las condiciones del proyecto ni los fondos de los que se nutrirá, pero el objetivo del PSC es que “garantice el sustento de las familias”. Especialmente las que están al cargo de menores de edad.

Guiños a Catalunya sí es pot

Asimismo, anunció que se prohibirá realmente por ley el recorte de los suministros básicos de la vivienda y se planteará un bono social para quienes no puedan hacer frente a este gasto.

El último guiño socialista a Catalunya sí es pot, la marca blanca de Podemos en Cataluña junto a ICV-EUiA, se encuentra en el capítulo de los controles a la corrupción. Iceta prometió aplicar mano dura si aparecen nuevos casos de corrupción que salpiquen a diputados e incrementará la transparencia en la gestión.

Elecciones no independentistas

Para el PSC, las elecciones del próximo 27S son unos comicios más para elegir a los representantes de la ciudadanía en el Parlament. “Del 27S no saldrá ninguna independencia, sólo el Gobierno de los próximos cuatro años”, remarcó Iceta.

Pidió que la máxima movilización para evitar que siga el la presidencia de la Generalitat un partido que cerrará su segunda legislatura con un déficit “de 68.000 millones frente a los 35.000 que dejó el Tripartito”.

“Si ni siquiera son capaces de evitar el lío a la hora de conformar una lista. ¿Quién se puede fiar de esta gente?”, sentenció.
Comentar
LARRA 25/08/2015 - 11:10h
Las dos almas los hundiran
JuanPerez 25/08/2015 - 11:10h
Qui ha de recòrrer a allò tan abstrús i inversemblant de la "identitat catalana" per justificar la seva complicitat amb el nacionalisme identitari i xenòfob més valdria que es tallés la llengua abans de continuar dient disbarats amb una frivolitat que només és comprensible quan ens parla un indigent intel·lectual, com ara és el cas.
serena 25/08/2015 - 11:10h
Sólo sé que hay bien poco de socialismo en sus discursos. Ahora van de altruistas y que piensan en la ciudadanía. Demasiado poco, demasiado tarde.
gforteza 25/08/2015 - 11:10h
Es lo que llevan haciendo los socialistas desde hace años, liarla, liarla y, al final, favorecer al independentismo
Antoni Ferret 25/08/2015 - 11:10h
Endavant companys/es: moltes propostes socials, i ens trobarem al Govern, si hi ha sort.
EduardoPinzolas 25/08/2015 - 11:10h
Como el extremo nacional-independentista está cada vez más alejado del centro, el PSC, sin moverse un ápice de donde ha estado siempre para acercarse a la defensa de la nación española y del constitucionalismo, parece “falsamente” más distante de los nacionalistas catalanes. La realidad, en cambio, es ésa: que el PSC no se ha movido un ápice y sigue estando donde estaba: en la defensa de la inmersión (fábrica de nacionalistas), en la “nació catalana” descrita por el nacionalismo y en los arcaizantes privilegios asimétricos forales. “No vamos a poder ponernos de acuerdo con quien ataca a la identidad catalana y no aporta solución al encaje con España”, dice Iceta, palabras vacías y tópicas, imposibles de demostrar, pero que sirven como prejuicio justificatorio y excluyente.
¿Quiere hacer un comentario?