Menú Buscar

El PSC resiste el envite

2 min

Antes de las elecciones municipales, muchos daban al PSC por desahuciado, pero finalmente ha resistido bien el envite en muchas de las principales municipios catalanes.

Es cierto que los resultados de Barcelona no han sido buenos, quizás peores de los esperados, pero el resto en general ha sido altamente satisfactorio para un partido que ha sufrido fuertes envites internos hace pocos meses.

En número de votos ha sido la segunda fuerza en Cataluña

El poder municipal en el área metropolitana se ha salvado con mucho dignidad, en Santa Coloma de Gramanet se ha obtenido la mayoría absoluta, en el Hospitalet y Cornellà se mantienen las alcaldías al igual que en la mayoría de ciudades y pueblos donde los socialistas ya gobernaban.

Asimismo se mantiene la alcaldía de Tarragona, se ha ganado en Lérida, y en Gerona se han salvado unos muebles, que hace poco parecían perdidos con las escisiones internas. Y en número de votos ha sido la segunda fuerza en Cataluña.

Empiezan tiempos de reflexión, pero sin estridencias, aunque teniendo claro que algunas cosas son necesarias cambiar de cara a las autonómicas y generales que vienen, aún así el PSC ha demostrado tener una fuerza importante, que es un partido fuerte, y que allí donde gobierna mantiene su músculo gracias a una gestión municipal social, que es la característica principal de este partido.

Los resultados de Barcelona, si bien dolorosos, no deben ser, pues, el árbol que tape el bosque de unos resultados que han sido muy dignos; y que deben servir para afrontar el futuro de forma más tranquila y pausada sin las estridencias internas, que por desgracia nos han sacudido estos últimos tiempo

Artículos anteriores
¿Quién es... José Miguel Villarroya?
José Miguel Villarroya

Se licenció en Historia Contemporánea por la UB, y más tarde se doctoró en Historia por la misma universidad y por la Universidad Libre de Berlín. También es licenciado en Filosofía Teórica y en Teología Dogmática por la Universidad Ramon Llull. Actualmente es redactor de deportes en el diario As, tertuliano deportivo en diversos medios, y colaborador habitual del programa Catalunya Opina de Badalona TV. Es autor del libro 'La Cataluña del Real Madrid', equipo del que se declara seguidor.

Comentar
Ramonsalvat 25/08/2015 - 11:13h
De la capacitat de regeneració del PSC, del seu posicionament clar cap una nova configuración federal de l'estat, del deixar de jugar amb "el dret a decidir", de posicionar-se a l'esquerra socialdemócrata veritable en depen el futur de tots els catalans. Ha quedat demostrat que sense el PSC i sense organizacions a la seva esquerra que fomentin la solidaritat entre pobles, Catalunya pot caure en mans d'un 33% dels cens: els independentistas.
Pepitox 25/08/2015 - 11:13h
Si el PSC abandona el "dret a decidir" y acepta sin reservas el marco institucional de la Constitución y el Estatuto (de reformas federales se puede hablar muy en serio, pero partiendo de la aceptación sin ambages del marco institucional previo), si se presenta como claramente socialista (o socialdemócrata) y si reincorpora a sus siglas con orgullo el nombre del PSOE (lo que implica, por ejemplo, no borrar en las europeas de la lista a los nombres del PSOE, o poner en Barcelona en las generales los mismos carteles del PSOE para toda España), recuperarán mucha dignidad y probablemente muchos votos. El mío entre ellos.
JuanPerez 25/08/2015 - 11:13h
Doncs sembla que el psC de Barcelona ciutat vol establir un pacte amb una alcaldesa (si és que arriba ser-ho) que sembla més preocupada per reunir-se amb l'ANC que amb les associacions de veïns dels barris de la ciutat. Si una vega més el psC anirà de brètol útil del nacionalisme carrincló (perquè aquests antisistema tenen de progresista i moderns el que jo de arquebisbe de la Seu) sembla que la pifiaran definitivament. NO estem parlant d'un tema menor, sinó d'uns deliris que estan enfonsant la credibilitat de l'autonomia, el prestigi de tot el poble català i el futur d'una ciutat com Barcelona.
jbm1966 25/08/2015 - 11:13h
Uno, que ya tiene cierta edad, intuye que esto de la política funciona por ciclos. La gente se ilusiona con la novedad. Luego, la realidad la desilusiona. La gente vuelve a votar cosa práctica. Entonces hay una crisis. Y vuelta a empezar.
¿Quiere hacer un comentario?